Lo que cambian las tornas

Creo que he dejado claro que Alba Carrillo me caía regular. Vamos, no la podía soportar con esa voz tan aguda que tiene y que, cuando se pone intensa, parece metérsete en el cerebro dando la sensación de que vaya a taladrarlo. Sin embargo, lo que cambian las tornas, esta Navidad he descubierto que la modelo, protagonista en los últimos tiempos de todo tipo de numeritos ante los medios de comunicación a cuenta de sus relaciones con Fonsi Nieto y Feliciano López, tiene un gran sentido del humor bajo el que se ríe de todos y de todo (empezando por ella misma).
Verla delante del televisor cantando en modo karaoke “La niña de la estación” por Concha Piquer ha abierto una nueva dimensión para mí de este personaje que, insisto, hasta ahora me resultaba un poco antipático y redicho. Pero no. Tras esa apariencia se esconde una cachonda mental que cuelga en las redes actuaciones del salón de su casa como la referida o mensajes de advertencia para los “malos” de una película que, en su caso, es de esas que te mantienen con la atención expectante, aguardando qué será lo próximo con lo que nos sorprenderá.
No tomar nada tan en serio, quitarle la pátina de rigurosidad a las cosas hace que todo sea más fácil, con lo que siempre recomendaré seguir el ejemplo de personas como Alba. Perded la vergüenza y, de vez en cuando, haced alguna locura. Lo mismo hay quien no os entiende pero, quien vaya en vuestra misma onda, os dará la gran satisfacción de quereros por aquello por lo que sois. Y una realidad sin máscaras se disfruta mucho más. Os lo aseguro.

(Visited 275 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión