Lo mejor de la temporada: Marisa Jara

Marisa Jara: “Soy tan feliz por mi mala memoria”

La sevillana presenta su libro, ‘La talla o la vida’, protagonizando con nuestra revista el primer editorial de ‘moda curvy’ de Andalucía a través del que celebramos la llegada de la Primavera

por Ricardo Castillejo

Acaba de cumplir 37 años y sin duda está pasando una de las mejores etapas de su vida. Y es que aunque Marisa Jara triunfó en la moda desde que, siendo muy jovencita, se marchó de su tierra con destinos internacionales, es ahora cuando más a gusto se siente en su piel y cuando, por fin, ha dejado de luchar contra una naturaleza que por constitución le hacía difícil mantenerse en la 36 o la 38 que, en general, se le suele imponer a una modelo. Referente de “moda curvy” en España, la sevillana continúa con su blog, La vie en curvy, ha lanzado una colección de complementos, JadeJara (www.jadejara.es) y presenta su libro La talla o la vida donde, además de contar sus experiencias -y cómo la tensión de tener que estar siempre perfecta llevó a provocarle problemas psicológicos que ha tenido que superar-, aporta recomendaciones para afrontar la vida de forma mucho más positiva y sin tanta angustia por tener un cuerpo con unas curvas de las que, sin excesos, hay que estar muy orgullosas.

La modelo vestida por Lenaná.

La modelo vestida por Lenaná. Fotos: Juanjo Moreno

-¿Cómo surgió la idea de este libro? ¿Cuál ha sido su proceso?
-Me lo propuso la Editorial Planeta. Hacía bastante que tenía muchas ganas de escribir algo pero lo veía como a largo plazo. Pero cuando menos me lo esperaba me ofrecieron reflexionar sobre esto de las dictaduras de las tallas, los kilos de más, cómo está la sociedad hoy día a este nivel… Era una aventura que me apetecía y me puse con la ayuda de una redactora que me ayudó a darle forma hasta que, un año después de haber comenzado, ¡aquí está el resultado! No quería centrarlo en una sola cosa sino tocar diferentes asuntos, eso sí, centrándonos en el problema que he tenido con el peso durante toda mi carrera. Cuento anécdotas, vivencias, comento a las lectoras cómo vestir si se es una “chica curvy”, intento favorecer el que se eliminen ciertos complejos estéticos, doy alguna receta… Es una mezcla de la que ha salido justamente lo que tenía intención de lograr.
-¿A qué problemas te refieres a la hora de hablar de tu trayectoria y los kilos?     
-Al tener una constitución ancha y ser grande siempre he tenido que luchar contra mi físico y mi naturaleza. Ha sido una presión constante. Pasé por una fase bastante delicada en la que tuve problemas con la alimentación y me vi obligada a ponerme en manos de profesionales que me ayudaran a enfrentarme con lo que me sucedía y, casualidades del destino, justo cuando empecé a controlar todo eso Elena Miró se fijó en mí para ser modelo de tallas grandes. No comer me quita hasta la alegría y pensé que no merecía la pena esa batalla contra mi constitución. Lo más importante es mi salud y vivir y yo estoy en un punto bonito en el que me cuido y me mimo.

-¿Cuál fue el instante en el que pensaste: ‘Esto no puede ser’?              
-Cuando reconocí que tenía un trastorno alimentario, bulimia, y que hacía actos que no eran sanos. Al principio había días que no comía y otros en los que me daba unos atracones tremendos. Lo pasé bastante mal porque era un castigo y un desequilibrio y un círculo vicioso que nunca controlaba y que me impedía estar contenta. En mi trabajo debía tener unas medidas y cumplir unos cánones muy marcados y eso era una guerra mental complicada. No sabía qué hacer porque desde los quince años llevaba en esto.
-¿Nunca te planteaste dejarlo?    
-Sí pero mi familia me apoyó siempre y no me dejaron tirar la toalla. Ellos querían que me recuperara y que estuviera bien y sí que me recomendaron tocar otras ramas de la moda. Después surgió lo del cambio de talla y me dejé llevar.

Marisa vestida por Estilarte.

Marisa vestida por Estilarte.

-¿Por qué eres modelo?    
-Siempre me ha encantado y es una profesión que me ha dado todo. No concibo mi vida sin ella. He viajado y viajo por todo el mundo, conozco culturas, disfruto… A los 16 me marché a Japón y ya no he parado.
-¿La clave para triunfar como modelo es ser muy guapa?
-No, para nada. Es un conjunto. Sobre todo necesitas una cabeza muy bien amueblada, estar equilibrada, dirigida por buenos profesionales, con una alimentación sana… No es solo una cara bonita ni mucho menos.
-Te has convertido en España en un referente como ‘modelo curvy’… ¿Cómo es tu presente?      
-Bueno, ha habido un cambio y una evolución en mi interior. Me siento muy querida por el público femenino. Es más importante que me piropee una mujer que un hombre, porque eso es más complicado. Que haya chicas que se identifiquen conmigo me llena mucho y es de lo mejor que tiene mi trabajo, poder conectar con ese sector. No soy de aconsejar mucho pero si puedo apoyar, encantada y emocionada. La belleza no depende de una talla sino de la actitud de la persona, del carisma, de cómo te cuides… Para mí todas las mujeres son bellas. Si no tiene una sonrisa preciosa tiene un pelo espectacular o una mirada penetrante.

La modelo sevillana vestida por ERDesign.

La modelo sevillana vestida por ERDesign.

-¿Has visto muchas compañeras pasar el mismo calvario que tú con la comida?          
-Es que esto no es exclusivo solo de las modelos. Cualquiera de a pie de calle puede sufrir desórdenes en la alimentación. Pones la “tele” o abres una revista y todos los anuncios enseñan la perfección y al compararnos con eso nunca te ves bien. Las bailarinas o las actrices o quienes se dedican a la imagen tienen esa mochila detrás que no te deja disfrutar de media tableta de chocolate.
-Sin embargo tu defensa no es la obesidad…  
-No, no. La obesidad es una enfermedad como la anorexia. Apuesto por lo saludable, por tener curvas y estar cómodas con nuestro peso. El límite es que estés sano y que te mires al espejo y te gustes. Ése es el punto. Ni que sobren muchos kilos ni que estemos midiéndonos con una cinta métrica de continuo para parecernos a la del desfile o las fotos.
-¿Triunfas más en el amor ahora?    
-La verdad es que soy una mujer que siempre ha gustado mucho siempre a los hombres pero, en ese aspecto, no he notado en ese cambio.

-¿Eres más sensual o sexual?    
-Sensual. Mucho más. Mi trabajo consiste en estar seduciendo a una cámara o al público todo el rato y a mí eso me agrada.
-Y a nivel personal, ¿qué prefieres?    
-Que me seduzcan. Ahí soy muy “chapada a la antigua”. No sé lo que es ponerle un mensaje a un chico o ligar tomando yo la iniciativa. Jamás lo he hecho y no sabría cómo. Desde pequeña he visto que el hombre corteja a la mujer y para mí eso es lo bonito.
-¿Tu balance personal es tan positivo como el laboral?
-A pesar de algunas relaciones malas sí que es bueno. Todo eso me ha hecho ser lo que soy ahora y, quieras o no, debo dar las gracias.

MarisaJara_089

-¿Enamorada? ¿Libre? ¿En proceso?      
-(Piensa) Estoy pensando en comprarme otro perro… (risas).
-¿Sigues creyendo en ‘príncipes azules’?
-A estas alturas creo en mí. El amor se me está poniendo en un segundo plano. Me encuentro bastante decepcionada con ese tema y me da mucha pereza. Necesito darme mucho a mí misma y no me apetece regalarle nada a nadie en este sentido. La media naranja es muy complicada y el amor muchos lo confunden con egoísmo.
-¿Te planteas la maternidad como proyecto?             
-Sí, sí. Me encantaría ser madre de aquí a un tiempo y quisiera vivir esa experiencia.
-¿Qué ves si te miras hoy al espejo?
-Una persona que se cuida y se gusta y que es más segura. Antes estaba más delgada pero tenía más inseguridades. Mi filosofía de vida es “vive y deja vivir”. Intento entender a todos, me agraden más o menos sus decisiones. Hay que respetar igual que espero que me respeten a mí. ¡Ah! Y tengo muy mala memoria pero por eso precisamente soy muy feliz.
-¿Haces deporte?  
-Claro. Las curvas hay que cuidarlas. Soy muy del 80/20. 80 de cuidarte y el 20 de darte tus caprichos. Me apasiona el yoga brikram, nadar, patinar… La actividad crea adrenalina y eso es muy beneficioso para el estado de ánimo.

-¿Alguna recomendación para las ‘curvys’ a la hora de vestir?                 
-Para mí lo ideal es una buena falda de tubo o unos ”pitillo” con una blusa o un blazer. Que la curva se marque para que no parezca el doble. Lo más bonito que tenemos es el escote y es un error taparlo. Pero por encima de todo, la actitud. Debemos querernos y ponernos guapas.

Marisa Jara vestida por Alma Blanca.

Marisa Jara vestida por Alma Blanca.

Entrevista publicada en abril de 2017.

(Visited 106 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión