Letizia, “la no querida”

 

 

Sabéis que, a lo largo de la historia, a los reyes y reinas se les ha rebautizado con diferentes apodos. Desde Ricardo “corazón de león” a Felipe “el hermoso” pasando por su esposa, Juana “la loca” o Carlos II, “el hechizado”. Es la manera que se ha tenido de valorar de alguna forma la gestión y la personalidad de unos monarcas los cuales, adjetivados con una sola palabra, han pasado así a la posteridad.

Está claro que, después de los hechos conocidos esta semana, Letizia quedará algo así como “la no querida” pues, y ahora sí que es difícil de arreglar, la esposa de Felipe VI se ha ganado con méritos propios tal calificativo. El gesto con su suegra ha sido tan duro, tan poco elegante, tan inoportuno, que nos ha caído a todos como un jarro de agua fría, especialmente porque ha ido a tenerlo con alguien tan, tan admirada como la emérita doña Sofía.

Yo lo que pienso, más allá de lo que se ha dicho, es que todo esto, tarde o temprano, tendrá consecuencias en el matrimonio de Letizia y Felipe puesto que, por un lado, nuestro rey ama a su país y lleva toda la vida preparándose para ostentar la Corona pero, por otro, es que es un hijo abnegado de su madre y un buen hermano y, como tal, ¿le merecerá la pena el sacrificio de alejarse de los suyos solo porque su mujer, según comentan, se haya empeñado en separar su núcleo familiar de la parte política? ¿Su amor es tan grande que está dispuesto a seguir al lado de una persona que, desde el principio, no ha sido bien recibida por ese pueblo al que ha venido a servir? Él, y solo él, posee las respuestas a estas comprometidas preguntas.

 

(Visited 202 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión