LENNIS RODRÍGUEZ: “Si Isa P. quiere, que me llame y le ayudo en un estudio de grabación”


La artista nos presenta Fuego, su nuevo single junto a Henry Méndez y habla sin pelos en la lengua de la industria de la música, moda y feminismo.

Por Iván Alcázar

Lennis Rodríguez, una reggaetonera que no se considera cantante, sino artista. Con muchísima garra, nació en República Dominicana, pero lleva toda su vida en España y se considera de siempre una “cantante profesional de la ducha”. A los 13 años fue a un programa de televisión con Teresa Rabal y tras ello quiso asentar los cimientos de la música en el conservatorio para comprender mejor ese talento que tenía innato. Fue hace dos años cuando comenzó su carrera profesional lanzando su primer single y con mucha disciplina, trabajo y esfuerzo nos presenta su último trabajo, Fuego.

-Tu último tema es con Henry Méndez, ¿cómo fue coincidir con una figura como él?

-Es todo un honor, casi un sueño. Que alguien con su trayectoria pudiera colaborar de una manera igualitaria conmigo, no me tratara de una manera inferior, me haya hecho sentirme valorada e importante dentro del proyecto y tuviera la humildad de preguntarme cómo lo hacía yo, queriendo aprender de mí… eso es lo más. Esto me señala que existe una esperanza en la industria, la unión, ser humildes y promover lo bueno es la única solución para combatir esta nueva era basada en el streaming online y los números en redes.

-¿El ego es una parte importante en vuestra carrera?

-Cada uno debe identificar qué tipo de artista es. Hay algunos que acompañan a otros, con armonías en los coros. Pero luego hay solistas o showgirls, como en mi caso. Yo no soy cantante, soy artista… Mi papel no es estar quieta y seguir un guion, yo monto mi propia película. Además… ¿cuántos grupos se han separado porque no funcionan y al final solo queda el que verdaderamente valía?

-¿Piensas que muchos que tienen seguidores en las redes se están subiendo al carro de la música?

-Como te explico, una cosa es ser cantante, otra artista… pero otra es dedicarse a la industria. Para eso hay que ser empresario, hay que entenderlo, hay que invertir, hay que trabajar, delegar… No es tan fácil como se cree, ya que en el momento en que tu sonido no transmita, la gente no se enganchará contigo y solamente serás una moda o tendencia pasajera.

Huyo muchísimo de ser la súper diva, que, aunque puedo serlo, prefiero quitarlo y poner a una chica más accesible, para que las adolescentes que me siguen no quieran ser lo que no son todavía. No quiero ser la que ellas nunca podrán ser”

-¿Sería ese el caso de Isa P.?

-Si tu tiendes tu mano, el público es el que opinará si transmites o no. Es cuestión de energías, no tiene que ser correcto ni cantar bien, sino que se identifiquen con lo que hagas. Si ella lanza su tema y el público la quiere, pues que les den a todos… ¿Por qué no seguir? Ahora bien, si no te respetan, se burlan de ti y no valoran el esfuerzo que estás haciendo, pues cambia de opción o perfecciónala. Si ella quiere, que me llame y nos metemos en un estudio, yo le ayudo.

-¿Harías un dueto con ella?

-No exactamente, pero me ofrezco a echarle una mano si lo necesita, ya que hago también coaching con otros. Pero hay que tener la humildad para dejar que otro te ayude.

-¿Y no te da rabia que estos perfiles consigan más visitas con sus canciones que tú?

-No. Para mí lo importante no son los números, ya que cuando actuaba para los cien seguidores que tenía al principio yo sentía que me llenaba. No tengo una presión en ese sentido, pues siempre es más fácil pensar que para los demás fue todo más fácil y eso no es justo. No sabemos ninguno cuanto se han tenido que esforzar para llegar a eso. 

-Define tu estilo a la hora de vestir…

-Básicamente me pongo lo que me da la gana y, la manera en la que me visto refleja mucho lo que yo soy. Chándal, un top de arco iris… Me gusta llevar cosas con las que todas las chicas puedan sentirse identificadas, puesto que yo no soy ninguna “Barbie”. Huyo muchísimo de ser la súper diva, que, aunque puedo serlo, prefiero quitarlo y poner a una chica más accesible, para que las adolescentes que me siguen no quieran ser lo que no son todavía. No quiero ser la que ellas nunca podrán ser.

Ahora mismo en nuestro país, si hablas de música y no hablas de Rosalía, no estás hablando de nada. (…) Es normal que quieran imitarla. Se lo ha currado, no le ha quitado nada a nadie así que… ¡olé su coño!”

-¿En este aspecto no se están cortando todas por el mismo patrón que Rosalía?

-Ahora mismo en nuestro país, si hablas de música y no hablas de ella -o de otras que le están dando durísimo-, no estás hablando de nada. Ella tiene una imagen, una carrera, ha luchado muchísimo por conseguir algo e irremediablemente influye a masas. Es normal que quieran imitarla. Se lo ha currado, no le ha quitado nada a nadie así que… ¡olé su coño!

-¿Y todos los que la critican por su supuesta apropiación cultural…?

-Lo primero es que el arte no tiene dueño. No hay una persona física dueña del flamenco o del reggaetón. No tiene que haber ninguna prohibición para que nadie cante ningún género, fusionarlo o variarlo, y mucho menos si además logra el éxito con eso. Al final es el nombre de España el que está sonando fuera gracias a personas como ella. No hay necesidad de atacarlo, hay que apoyarlo. Donde va uno, vamos los demás.

-Hubo un revuelo en redes por el poco apoyo de los Grammy Latinos al reggaetón… ¿Qué piensas de todo ese movimiento?

-No hay cosa más peligrosa en las redes sociales que se siga una causa que no se entiende simplemente porque lo haga una figura influyente. Hay que empaparse mucho sobre un tema antes de posicionarse. El reggaetón ha evolucionado desde sus inicios y ha perdido parte de su esencia por lo que, si para unas cosas aplaudimos esta fusión, también hay que asumir el riesgo que conlleva. Ahora es música latina, no puede llamarse reggaetón. El lema #SinReggaetónNoHayLatinGrammys creo que está equivocado, porque entonces dejamos fuera muchos como Rosalía o Alejandro Sanz… 

-¿Es el repunte del feminismo en los últimos años lo que ha ayudado a que muchas solistas femeninas españolas adquieran más empoderamiento?

-El mundo estaba un poco cerrado a esa mujer segura, sin miedos, que no se calla, que exige, que es apoyada por otras mujeres… El ámbito de lo urbano no era un mundo para mujeres, ya que el contenido era meramente masculino, temas muy sexuales… Hoy día hay mujeres que cantan, que están de fiesta hasta las seis de la mañana y es algo normal. Por tanto, ha sido una evolución por todas partes. Pero lo que ha hecho que Rosalía, Lola Índigo o Bad Gyal se hagan notar, son los cojones con los que estamos luchando y haciendo nuestra música.

-Unas mujeres en un mundo de hombres…

-Falta mucho y paciencia aún y seguir siendo persistente en este nuevo referente de empoderamiento femenino, pero hay que hacerlo sin prisas y sin exigirlo radicalmente. Todo necesita su proceso de evolución, adaptación y aprendizaje. La sociedad tiene que desaprender esas costumbres machistas, ya que lo tenemos muy interiorizado y no nos damos cuentas que algunas actitudes son erróneas.

-Próximos proyectos…

-Voy a empezar a escribir mi álbum, que se llamará Colores… Ahora que me conozco musicalmente y tengo, a mi escala, un público solido, es momento de darle más de mí con este proyecto.

(Visited 61 times, 1 visits today)

Leave a Reply