Las manos más deseadas de la medicina estética

Bartosz Kosmecki, joven médico responsable de las Clínicas Verkomed -y con varios reconocimientos internacionales-, ha conquistado el corazón de los sevillanos siendo un auténtico maestro de la aguja

 

El doctor Bartosz Kosmecki ha alcanzado un éxito abrumador en el área de la medicina estética, no solo en Sevilla, sino también a nivel internacional, haciendo de la medicina estética algo más que un oficio y llevándola al arte de la naturalidad. Por eso no sorprende que a sus consultas acudan los rostros más reconocidos de nuestra ciudad. Autor de varios estudios e investigaciones nacionales e internacionales de Medicina Estética, formador de médicos, colaborador de una reconocida clínica de Londres y director médico de dos clínicas propias (Clínicas Verkomed), lo que más le apasiona a este joven referente es su trabajo, el contacto con el paciente y conseguir lo que antes era imposible: un rejuvenecimiento facial sin necesidad de pasar por quirófano y con unos resultados 100% naturales. ¿Cuál es el secreto de su éxito en la capital hispalense?  

Antes de nada, ¿por qué la medicina estética?

-Porque cada vez se parece más en sus acabados a la cirugía plástica, pero sin necesidad de pasar por quirófano, sin dolor y sin el problema que puede suponer perder un día de vida para la recuperación. A mí personalmente, desde el principio de mi trabajo como médico especialista, me han gustado los resultados rápidos. Empecé mi experiencia con la cirugía plástica, pero con el tiempo me posicioné cada vez más en el campo de la estética hasta terminar abandonando la primera por técnicas no invasivas.

Al salir de la consulta, sus pacientes suelen confesar que sus clínicas marcan la diferencia… ¿Qué es lo que mas le gustaría destacar de ellas?

-Varias cosas. Lo primero y primordial es que el resultado tiene que ser natural. No acepto caras hinchadas como consecuencia de volumetrías importantes (rellenos en exceso), ni cambios de anatomía facial. La medicina y cirugía estética se han inventado para mejorar el aspecto y corregir traumatismos, no para cambiarte. A mi me gusta tensar los tejidos de la cara, no modificarla. Me encanta marcar el contorno de los labios y quitar las arruguitas peribucales, aunque sin hinchar el labio, suavizar las arrugas, rejuvenecer y abrir la mirada con toxina botulínica, pero sin dejar el aspecto raro o asustado en el rostro. Además, hay que destacar la comodidad del paciente. A nosotros nos gusta mimarlos, asignarles sus consultas con ciertas comodidades, cuidar su intimidad y darles el tiempo necesario para poder solucionar todos sus problemas y realizar el tratamiento personalizado sin prisas. También importante es el seguimiento de los tratamientos y revisiones, para que, una vez que se consigue el efecto deseado, pueda mantenerse durante años. Y el uso de anestesias tópicas e inyectables para ofrecer tratamientos indoloros puesto que ya en el siglo XXI -con el desarrollo de anestésicos tópicos e inyectables (que se aplican después de los tópicos, para que sean indoloros)-, las molestias no son necesarias.

¿Es verdad que cada vez nos cuidamos más y con más frecuencia recurrimos a la medicina estética?

-Si, nosotros lo notamos constantemente. El deseo de tener una buena imagen es tan antiguo como la humanidad. Ese hecho hace que un tercio de los españoles recurra a los servicios de la medicina estética (según una encuesta realizada este año por importantes institutos demoscópicos nacionales). Lo que ocurre es que todavía es un tema tabú y no se habla de lo que nos hemos hecho. La palabra ¨botox¨ aún suena mal y mucha gente sigue teniendo miedo a los tratamientos, pero el conocimiento aumenta de continuo. Poniéndose en buenas manos -y acudiendo a clínicas de referencia autorizadas por la Consejería de Salud-, no existen riesgos.

-¿Qué aconsejaría a la hora de escoger una clínica, un tratamiento o un producto para empezar tratarse? ¿Conviene empezar por una oferta especial?

-Lo principal es elegir bien el lugar y el profesional que va a tratarnos. Todavía en medicina estética existe mucho intrusismo y publicidad engañosa. Hay quienes, sin ser médicos, inventan o quieren imitar los tratamientos médicos legales. Y en cuanto a la publicidad engañosa, además de tener mucho cuidado con las ofertas de bajo precio, debemos saber quién está detrás de la información que aparece, sobre todo en Internet. Todos los productos que se utilizan tienen que ser legales y autorizados por la Agencia Española del Medicamento. No hay nada secreto y, las ofertas de bajo coste y en los centros sin reputación establecida que se abren y cierran meses después, solo producen el rechazo de la sociedad. Yo siempre digo que las ofertas son muy fáciles de hacer, pero muy difíciles de afrontar. Un perfecto reflejo sería el de los resultados de la toxina botulínica o ácido hialurónico, que son las “estrellas” de la medicina estética. Muchos centros ofrecen un descuento de 50 % en estos tratamientos, pero claro, aplicando la mitad de la dosis necesaria y dando, por tanto, resultados pobres y de muy poca duración. La calidad siempre cuesta y un buen producto es como un buen coche: durará y nos dará la garantía. Yo al menos, en mi cara no ahorraría dinero ni probaría promociones ni ofertas de bajo coste. Respecto a qué hacernos primero, ahí me dejaría guiar por el profesional que va a realizarlo. Todos somos diferentes y tenemos diferentes necesidades.

 

VERKOMED SEVILLA NERVIÓN
c/ Luis Belmonte, 2 Local 5
(frente al Centro Comercial Nervión Plaza)
Tfs.: 673133856 / 954412160

VERKOMED LOS ALCORES
c/Higuera, 26 (El Viso del Alcor)
(misma acera del colegio Alunada)
Tfs.: 955278720 / 633440511

Facebook: clinica verkomed
Instagram: clinica_verkomed
 www.verkomed.com

 

 

(Visited 126 times, 1 visits today)

Leave a Reply