La Mari “Todos somos iguales aunque algunos desayunen caviar”

La cantante de Chambao pasó ayer por Sevilla para promocionar un álbum, “10 años arround the world”, donde, con versiones y colaboraciones, repasa lo mejor de su repertorio

Ricardo Castillejo

Es una mujer sencilla. Una persona a la que, al poco de entablar conversación, parece que hace tiempo que conoces. La Mari de Chambao –nombre de grupo que parece haberse convertido casi en su apellido-, cumple una década desde que, accidentalmente, se introdujo en el complejo mundo de la música. Fundadores y principales promotores de ese nuevo estilo que vino a llamarse “flamenco-chill”, los integrantes de esta formación han encontrado en la malagueña una líder indiscutible a la que, sin embargo, no le gusta ejercer como tal. Ella prefiere que todos participen por igual y que, las decisiones que haya que tomar, se hagan por acuerdo común, Una filosofía que define a la perfección su talante generoso y dialogante.

-¿Ha cambiado más el mundo en estos diez años o usted?

-Bueno, el mundo ha cambiado una barbaridad. Imagínate que, cuando empezó Chambao, fue el paso del vinilo al CD y ahora estamos viviendo la desaparición de éste último. Recuerdo que, de 1999 al 2000, dijeron que iba a haber un colapso informático y no pasó nada. Nos tienen “engañaos”… (risas). Por mi parte, ahora sé lo que no quiero y lo que sí, dónde deseo estar y, si me equivoco, saber que eso me ayuda para seguir adelante. La felicidad es la búsqueda, el camino, no la meta.

chambao01

-Tiene 38 años, ¿no?

-Para 39… Soy una persona con suerte desde que nací. Mi madre tuvo tres niños y un aborto y yo llegué porque me empeñé en nacer. Tenía muchas papeletas para nacer con problemas y, al final, creo que estoy medio bien (risas). Tuve una infancia feliz, en un barrio que era como estar en el campo del que mis padres nos sacaron cuando apareció la droga. Luego conocí a Dani, Edi y, después, a Henrik y creamos, muy paso a paso, el grupo. Nació de casualidad más que de un sueño. Fichamos por la compañía para un disco recopilatorio de “flamenco chill” y, desde entonces… Cada uno tenía su trabajito, su sueldo fijo, sus vacaciones y nos vimos metidos en el “boom” de la música donde he de confesar que nadie nos ha impuesto nada.

-Es que se la ve con carácter…

-Más que eso es que intento ser coherente. Yo compongo canciones y canto, pero no entro en otras cuestiones que no sean ésas.

-No obstante, a pesar de eso, a raíz de su cáncer su popularidad creció muchísimo…

-Ya. Teníamos hecho el disco “Pokito a poko” y hubo que pararlo porque yo me tenía que curar. Tras la operación, la quimio y la radio empecé la promoción del álbum y conté lo que me había pasado de forma natural. Me ayuda hablar sobre ello pero no lo hice por ser un personaje mediático. Todos somos iguales aunque algunos desayunen caviar.

-¿Cómo está el tema en la actualidad?

-Siempre estará ahí. Hace ocho años y ya mis revisiones son anuales. Sabes que estás mejor pero el “gusanillo” no se quita. El médico me dice que tengo que desengancharme de él. Intentas no vivir con miedo…

chambao03

-¿A qué le teme entonces?

-A la metástasis. Y, en general, a la desilusión. Te quedas muy desfondado, sin ganas, apático…

-¿Le ha sucedido?

-No del todo. Rocecillos. Intento centrarme en la alegría de que mi padre y mi madre me pusieron aquí para estar el mayor tiempo posible y lo mejor posible. Lo otro son tonterías y no puede ser que te hundas por ellas.

-Se la ve muy familiar… ¿Le apetece tener la suya propia?

-Algún día me encantaría. Tengo el “momentazo” encima (risas). Si puedo ser madre natural sería perfecto y, si no, hay alternativas. Ser madre es la gran lección de la vida. Tengo ocho sobrinos y, un poco de bagaje, ya llevo (risas). Lo que pasa es que, cuando es tuyo, es distinto. La familia es lo más importante para mí. Que los abuelos estén bien, mi pareja, mis hermanos…

-¿Cuál es su concepto de pareja?

-En realidad es más cómodo vivir solo que en pareja pero la felicidad compartida es más felicidad. No es algo inalcanzable. Entra mucho la comunicación en juego. Tratas de desnudarte ante esa persona y al revés. Con la mirada se dice todo porque los ojos jamás engañan. Y si lo hacen, es que eres un auténtico profesional (risas).

chambao02

-¿Y los políticos? ¿Engañan?

-Siempre. La juventud no es activista ni cree en la política pero es que es imposible. Todo está en el mismo círculo. Es, bajo mi humilde punto de vista de ciudadana, un negocio compartido con los bancos. Yo no me dedicaría a eso… Ni siquiera quería ser delegada en clase (risas). No me gusta mandar aunque sea, desde el 2005, la jefa del grupo. Me cuesta imponer y prefiero pensar que es un equipo.

-¿Se considera libre?

-No. No lo soy. Ni yo ni nadie, en verdad. Lo que sí procuro tener mi espacio de libertad.

-¿Y feliz? ¿Eso sí lo es?

-Sí. En alguna ocasión no lo he sido pero, en un cómputo general, sí. Eso lo estoy descubriendo con la edad, que me ha dado serenidad.

-Usted da imagen de “hippy” pero, en el fondo, parece tradicional, ¿verdad?

-(Risas) Pues no sé por qué se me considera así. Lo de “hippy” fue en los 70… A lo mejor por el pelo despeinado o la ropa desenfadada, el salirse del cliché… A mí me apasiona mi huerto, mis florecitas, cocinar, ir a comprar la verdura al mercado…

-¿Y en diez años? ¿Qué pasará?

-¡Uf! Ni idea… Incertidumbre total (risas). Quizás gira en 2014, álbum con temas originales… También sueño con un hostal rural en la playa (risas).

 chambao04

 

 

 

(Visited 912 times, 1 visits today)

3 Comments

  1. Jose ignacio gutierrez
  2. Elisabet Olmedo
  3. Rosario

Leave a Reply