La Flaka, “No creo que para ser flamenco haya que ponerse un traje de faralaes”

La cantante sevillana, que presentó su primer disco a los medios la semana pasada, regresa al Teatro Quintero los días 26, 27 y 28 de febrero

por Pepo Rocha Bustamante

Con once años Jéssica Cánovas ya recorría las calles de su querido barrio de Triana derrochando arte con una voz que muchos consideraban privilegiada e impregnada del alma flamenca que heredó de sus ancestros. Fue allí, entre juegos y canciones, donde conoció a la que hoy es su pareja y padre sus dos hijos, Junior Míguez, su gran apoyo y productor en esta nueva aventura musical que comienza con su primer disco titulado “Capricho”.
—¿En qué momento llega este album?
—Creo que ha llegado cuando hemos conseguido encontrar el sentido a lo que estábamos buscando. Una vez que terminó mi participación en “La Voz” pensé que no era la ocasión más oportuna para sacar el disco. El hecho de que tanto el ganador, Antonio José, como otros compañeros de esta edición publicaran sus trabajos iba a mermar en la repercusión de “Capricho”. Por eso, hemos preferido madurarlo bien, trabajarlo como se merecía hasta conseguir unas canciones  que nos hicieran sentir muy satisfechos. Queríamos que mi primer disco hiciera su propio “ruido” y que nadie ni nada lo tapara.
—Coincide el lanzamiento del disco con la primavera ¿es casualidad?
—Bueno, la primavera es, sin duda, mi estación favorita. Todo florece y se llena de la alegría y eso es lo que yo quiero impregnar es mi nuevo disco. Son fechas con una luz especial y además tanto en Triana como en Sevilla se viven y se sienten como en ningún otro sitio del mundo.
La Flaka 10_—¿Con qué se queda de su paso por “La Voz”?
—Me quedo con muchas cosas, algunas muy bonitas y que te llenan mucho, como el cariño del público y sobre todo con el trato de grandes profesionales y amigos como Alejandro Sanz o Laura Pausini. Es una experiencia que me ha hecho más fuerte. He pasado unos meses duros, de mucha tensión y sometida al juicio de los demás, pero eso no desluce a todo lo que bueno que he vivido durante el concurso.
—¿Recomendaría a otros compañeros suyos participar en este tipo de programas?
—Por supuesto, es una oportunidad única para mostrar al público tu talento y, si tienes ilusión por lo que haces, no  deberías dejarla pasar.
—El flamenco es el pilar fundamental de “Capricho”… ¿está todo inventado en este género?
—El flamenco es una de mis pasiones, más que un “capricho” ha sido siempre una necesidad para mí y es un género que está en continúa evolución y que le cabe prácticamente de todo, por eso, hemos querido que el disco tenga jazz, soul, hip hop y un fuerte componente de música electrónica. Una tarea que ha resuelto perfectamente Junior con su propia impronta.
—Sin embargo no estamos acostumbrados a verla vestida de flamenca…
—La verdad nunca me ha gustado vestir con volantes y lunares. Prefiero ir a la moda, ser más actual y buscar mi propio estilo. No creo que para ser flamenco haya que ponerse un vestido de faralaes.
—¿Cómo se presenta la temporada de conciertos?
—Aún no hemos terminado de planificarla por completo , pero hemos hecho un huequecito en marzo para que Junior y yo nos casemos y celebremos la boda con total tranquilidad en compañía de nuestros amigos.
—¿Nervios con los preparativos de su boda?
—Aunque parezca que lo llevo bien, siempre al final hay nervios. Son muchos años juntos, pero  queremos que ese día sea muy especial. Ya tengo el vestido encargado. Me lo hará Vicky Martín Berrocal, una gran profesional de la moda.
—¿Es capaz de compaginar su carrera profesional con la familiar?
—Como todo el mundo, supongo. Junior, mis padres y mis suegros ayudan muchísimo. Alba y Romeo, son mis dos mejores fans y, a la vez, mis mayores críticos. Nos acompañan con total naturalidad en nuestras actuaciones y son perfectamente conscientes de nuestro trabajo y de lo que hacemos. Hemos querido que se sientan protagonistas de todo lo que vivimos tanto en lo personal como en lo profesional.

(Visited 286 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión