La “customización” de lunares y volantes

La segunda jornada de Simof 2013 ofreció un variado conjunto de colecciones que apostaron por una flamenca reciclada gracias a lunares, estampados y mangas sobrepuestas al modelo base

 Ricardo Castillejo

¿Cuál es una de las soluciones que propone la moda ante la crisis? Reciclar, “customizar” eso que ya tenemos en el armario para, sin tener que gastar demasiado, poder llevar algo que, aunque sea lo mismo de otras temporadas, parezca diferente. Eso no es lo que hicieron las firmas que ayer desfilaron en el Simof –que fueron “in crescendo” en las nuevas colecciones que presentaron- aunque, más allá, sí hay que reconocer que plantearon ideas perfectamente adaptables a la materia prima de la que dispongamos. Así, Arte y Compás realizó un desfile compartido con Ana Morón en el que, la primera firma –de la pileña Antonia Rocío Silva-, apostó por grandes escotes en “v”, volantes canasteros, multitud de tiras bordadas, tiras de croché y lunares pegados –algo que alude a lo expuesto en la introducción- dentro de unas bases cómodas, muy femeninas y muy flamencas. En cuanto a Morón, inició ésta su desfile con una bailarina de danza clásica que ya avanzó una línea delicada que también volvió a superponer en los cuerpos punto en formas geométricas o cintas de raso y donde destacaron los escotes rematados con cadenitas –otro recurso que puede dar un aire distinto a esa ropa de la que ya dispongamos- y los torsos con volúmenes a modo de blusas pero integrados en el traje.

Ana Morón apuesta por volantes canasteros, multitud de tiras bordadas, tiras de croché y lunares pegados. (Foto: J.M. Paisano)

Ana Morón apuesta por volantes canasteros, multitud de tiras bordadas, tiras de croché y lunares pegados. (Foto: J.M. Paisano)

A continuación, Molina Moda realizó un auténtico despliegue de creatividad pensando en satisfacer a los gustos de una mujer joven, moderna, actual y divertida. Por eso tuvieron cabida en este pase conjuntos de “tops” con faldas, cinturas entalladas por lazos, estampados de rayas rojas y blancas o blancas y verdes, tamaños imposibles en los puños que dejaban hasta ocultas las manos, guardapolvos de encaje, fajines de tela de saco, mantas rocieras o un “body” blanco cubierto de transparencias que dejaron al trasluz brazos y piernas de la modelo. Eso sin olvidar en la parte final tanto el precioso baile con bata de cola y mantón de Pilar Astola, como la fiesta y noche confeccionadas en “crepe” en multitud de combinaciones, como la del amarillo y el vino, que evidenciaban aquello de “el difícil arte de la sencillez”.

El baile de Pilar Astola acompañó al desfile de Molina Moda (Foto: J.M. Paisano)

El baile de Pilar Astola acompañó al desfile de Molina Moda (Foto: J.M. Paisano)

Para terminar llegó Aurora Gaviño con “Más Gaviño que nunca”, grito de guerra de una profesional que ha conseguido algo tan complicado como crear un estilo y que, a kilómetros, uno contemple una pieza suya y sepa de inmediato que procede del taller de esta sevillana. Mangas extralargas que parecían alas de encaje que fluían etéreas, volantes canasteros y otros superando hasta las quince filas en diferentes variaciones cromáticas –que convertían las faldas en auténticos arcoiris-, reinterpretación de las clásicas “chorreras” con tiras rizadas con movimiento y lunares… Toda una serie de señales de identidad que, además, contaron con la presencia de populares como Falete, María Jiménez o Consuelo Alcalá, entre el público –la primera que ha llenado el aforo-, o la gran Manuela Carrasco sobre una pasarela dedicada a la memoria de la madre de la diseñadora. Emoción en estado puro.

IMG_3897

«Más Gaviño que nunca» es la propuesta de la diseñadora sevillana para la Feria de Abril.

(Visited 293 times, 1 visits today)

Leave a Reply