La agenda de una (aspirante a) Miss Universo

“On my way… Next stop Bangkok!” han sido las palabras con las que Ángela Ponce se despedía de España con la intención de alzarse con la corona de Miss Universo. ¿Será nuestra paisana la primera transexual de la historia en lograr tal propósito?

 

por Pepe Zarza

 

‘Hasta el infinito y más allá’ es el lema de nuestra gran Ángela Ponce, que ya está en Tailandia para luchar por su coronación como la mujer “más bella del universo”. Eso no será tarea fácil, pero tiene muchas posibilidades de proclamarse victoriosa el 17 de diciembre, pues su llegada al país donde se celebra el certamen ha eclipsado a las otras 94 participantes: su foto con un vestido azul en la llegada al aeropuerto es la que más ‘likes’ ha conseguido en Instagram. El mundo está pendiente de qué ocurre con nuestra paisana porque, además de ser muy guapa y pisar fuerte, es la primera mujer transgénero en llegar hasta ahí y representar un pulso entre el progreso y el pasado obsoleto. Ángela está triunfando: recientemente recibió el premio de “Sevilla Magazine” a ‘Modelo Favorita 2018’, después de haber participado con nuestra revista en dos sesiones de fotos –una de ellas siendo portada –; ha fichado como colaboradora de ‘Lo Siguiente’, el programa de La 1 presentado por Raquel Sáchez Silva, y acumula casi 400.000 seguidores en Instagram.

Sevilla 15/11/2018 Gala Sevilla Magazine 2018.
Foto: Jesus Barrera

Pero su vida no ha sido, ni mucho menos, un camino de rosas. Nació en el pueblo Pilas, donde sus padres regentaban un bar en el que ha estado mucho tiempo ayudando. Tiene un hermano y una hermana con la que mantiene una estupenda relación, casi como amigas, y su familia siempre la ha apoyado (sobre todo, desde que, con 16 años, comenzase el tratamiento hormonal para cambiar su cuerpo). “Mis padres tuvieron claro que, fuese lo que fuese, yo sería feliz”, aseguró en una de sus entrevistas. A los 24 años se sometió a la vaginoplastia, operación que ella defendió como “una decisión personal y no esencial para ser mujer”, terminó la carrera de informática y trabajó como profesora de educación física junto a niños con discapacidad, aunque su sueño siempre fue ser modelo.

Ahí, sus comienzos en el mundillo fueron en pasarelas flamencas de Andalucía, hasta que, en 2015, consiguió el título de Miss Cádiz. En ese mismo año se presentó al certamen Miss World España, pero no lo ganó porque no se permitía que una mujer transexual se llevase la corona. Aun así, Ángela no se rindió y compitió por ser Miss Universo España con el resultado todos lo sabemos, pues ahora se verá las caras con sus iguales de casi 100 países distintos para alzarse con el merecimiento de Miss Universo 2018.

Todas las aspirantes han arribado en Bangkok, Tailandia, y ha sido reagrupadas en habitaciones por parejas, algo que no ha quedado tampoco alejado de la polémica. Muchos medios apuntaron a que Ángela compartiría habitación con Valeria Morales, Miss Colombia, quien hizo unas declaraciones tránsfobas sobre su victoria en España: “Un reinado de belleza, como es Miss Universo, es para mujeres que nacimos mujeres. Y creo que para ella también sería una desventaja. Por eso hay que respetarla, pero no compartirlo”. Al final, parece ser que la desagradable situación de dormir juntas y compartir armario no se va a producir ya que, aunque Ángela asegurase que quería llegar al concurso sin prejuicios contra ninguna compañera, finalmente será la Miss Perú Romina Lozano su compañera de habitación.

Nuestra sevillana ha mostrado en redes que, además de atrapar todas las miradas, está haciendo grandes amigas como Sthefany Guitierrez, la representante de Venezuela con quién estuvo en el avión, y otras latinoamericanas como la panameña Rosa Iveth o la chilena Andrea Díaz. Conociendo gente tirando los prejuicios y luchando por la visibilidad de todo el colectivo LGBT, Ángela Ponce, gane o no, es la auténtica imagen de un mundo que merecemos vivir.

 

(Visited 50 times, 1 visits today)

Leave a Reply