Kiko y Shara: “Si no pensáramos que lo mejor está por llegar, no seguiríamos en esto”


Muchos se preguntan eso de “¿Qué fue de Kiko & Shara?», «¿Siguen cantando?» Y la respuesta es un rotundo “sí”. Los gaditanos hermanos Gaviño presentan ahora un nuevo single, «Depende de mí» después de, eso sí, dos años de parón musical. Además, próximamente comenzarán con su gira y lanzarán el próximo disco a finales de año.

Por Pepe Zarza

El dúo musical, él de 33 años y ella de 31, lo petó en 2006 y alcanzaron el éxito y la fama entrando en las listas de discos más vendidos de España, aunque Kiko estaba ya acostumbrado al reconocimiento, pues venía el mítico grupo Los Caños. Sin embargo, en 2010 nos sorprendieron con la noticia de su separación para dedicarse a sus carreras en solitario (algo que no terminó de cuajar, pues los hermanos no se acostumbraron a sus vidas sin el otro y, en 2015, proclamaron la vuelta). Ahora, tras estar dos años sin sacar “single” han vuelto y lo han hecho queriendo recordar las melodías y los ritmos que les llevaron a la cumbre.

-¿En qué momento están Kiko y Shara?

-(Kiko) Envueltos en un nuevo proyecto con «Depende de mí», tema que refleja la onda de nuestros primeros éxitos. Tiene una producción muy actual, pero con una melodía y unos registros parecidos a los de nuestros primeros trabajos.

-Después de separaros, haber vuelto luego y haber parado dos años, ¿los fans os siguen siendo leales o se resienten?

-(Shara) Nos estamos encontrando un poco de todo. Los que están ahí desde el principio y han seguido toda nuestra trayectoria, personas que nos están conociendo ahora, algunos que se acordaban de nosotros, pero creían que ya no estábamos en activo… Lo importante es que haya ruido y que el público, de una manera o de otra, esté ahí y nos escuche. 

Kiko y Shara posan en una de sus fotos de promoción

-¿Y la separación por qué se produjo?

-(K) Porque nos llevábamos fatal (risas)

-(S) ¡Qué malo eres! (risas)

-(K) Nosotros siempre hemos sido personas que hemos hecho lo que nos ha apetecido en cada momento. Si no estábamos a gusto con algo o nos apetecía probar otras cosas, lo hemos hecho. Es verdad que, a nivel personal, yo venía de cinco años de mucha intensidad con Los Caños… Y los primeros de Kiko & Shara también vinieron plagados de giras y de éxitos. Al final, llegó un momento en el que los dos nos miramos y vimos que nos apetecía hacer discos en solitario. Necesitábamos un «break» entre nosotros, estábamos un poco saturados. Nos vino bien porque después volvimos con la energía recuperada y muchas ganas. 

-¿Os pudo sobrepasar la fama?

-(K) La fama, no. El trabajo, sí. Yo llevaba mucho en la música y eso lo tenía asumido.

-(S) También depende de las raíces. Venimos de una familia humilde, de unos padres trabajadores y nos gusta rodearnos de nuestra gente, que hace que nos sintamos «normales». Ese instante de la fama y de la cabeza en las nubes no lo vivimos. Pero sí que en una época nos sobrepasó el estrés. Llegó un punto en el que no lo valorábamos tanto como hoy en día sí haríamos.

-(K) Hay grupos que, cuando tienen tanta intensidad, deciden desaparecer. Nosotros, no. Nos apetecía seguir, pero de una forma diferente, haciendo una vida menos ajetreada, saliendo de la rutina de Kiko & Shara. Pero todo pasa por algo, ahora estamos súper concienciados y felices de que todavía nos queda cuerda para rato.

El éxito acompañó a los cantantes durante mucho tiempo

-¿Qué hizo que luego dijerais: «Volvemos»?

-(S) La necesidad de trabajar juntos a nivel emocional y que nos lo pedían día a día. También momentos como ir en el coche y que siguieran poniéndonos en la radio…

-(K) Es como cuando tienes una pareja, te portas mal y cuando la pierdes te das cuenta de lo que tenías. De repente volvió la añoranza y nos echábamos de menos como artistas. Teníamos claro que íbamos a volver, pero cuando quisiéramos nosotros.

-(S) La madurez te hace valorar todo y, el pasarlo mal, también.

-Al final, sois hermanos y es normal tener mucha confianza y muchas discusiones…

-(K) Es normal. Nos quemamos la sangre, a veces uno está de acuerdo en algo y el otro no… Pero todo queda en discusiones absurdas de hermanos.

-(S) Es toda una vida criándonos juntos, haciendo nuestro camino juntos… Él sabe cómo soy yo y yo sé cómo es él. Además, existe el respeto a nivel profesional. También tenemos discusiones, evidentemente. A veces, dices: «Por favor cállate ya que no te quiero escuchar más hoy» (risas).

-(K) Hace un rato me ha pasado (risas). Pero, al final, somos hermanos y nos queremos. 

-Para el resto de la familia, ¿qué significa tener a dos artistas como vosotros?

-(K) Nuestros padres están súper orgullosos de nosotros. Nuestra familia lo ve todo de una forma muy natural. No somos Kiko & Shara para ellos, somos «el Kiko» y «la Shara» de siempre.

-(S) Los nuestros son todos artistas y cantamos todos juntos

-(K) Quedamos en Navidad y acabamos con el cajón flamenco, la guitarra… Cuando no canta uno, canta el otro. 

Así eran Kiko y Shara en 2006

-Ahora que sois padres, ¿cómo lo compagináis con el trabajo? ¿qué os dicen ellos?

-(S) Es una profesión más igual que otro. Los padres y las madres tienen que dejar a los niños al cuidado de otras personas o en el colegio. Ellos sienten ese orgullo de decir: «Mi papi y mi mami son cantantes». Esto tiene su parte mala, como irte de viaje, pero también buenas, como que, cuando regresamos a casa, podemos pasar mucho tiempo con ellos.

-¿Os gustaría que siguieran vuestros pasos?

-(S) Bueno… Mientras sean felices que hagan lo que quieran. No les voy a imponer nunca un «esto no lo hagas».

-(K) Cuando uno es padre primerizo, se tiene miedo con todo, pero con el paso de los años te das cuenta de que se aprende acertando y fallando. Puedes indicarles un poco el camino y aconsejar, pero ellos tienen la decisión. 

-¿Haríais reggaetón puro y duro?

-(K) No. 

-(S) Mi hermano no, pero a mí no me importa. Es cierto que ese ritmo no es Kiko & Shara, pero soy partidaria de que es bonito indagar en todos los sonidos…

-(K) Para eso ya están Daddy Yankie, Don Omar, Nicky Jam…

-¿Creéis que aún podéis recuperar el «boom» que tuvisteis?

-(S) Claro que sí, ¿por qué no? La música es una montaña rusa, hoy estás arriba, mañana abajo y pasado puedes volver a estar arriba.

-(K) Si nosotros no pensáramos que lo mejor está por llegar, dejaríamos esto. Hoy la música está tan difícil y hay tantos artistas, que, si no confías en ti, quédate en casa.

-Lo mismo concursando en «Supervivientes…

-(S) Nunca digo de esta agua no beberé. A día de hoy, no creo. En un futuro, quién sabe. Es una experiencia guay. 

-(K) Estos programas es que son un arma de doble filo.

-(S) A nosotros no nos gustan los de corazón y cotilleo, ni que indaguen en nuestras vidas. Nos dedicamos a otra cosa. Como experiencia personal, sí me gusta. 

-(K) Es verdad que, entre todos los programas de «show», el que más nos llama la atención puede ser ese por el tema de la supervivencia. Pero luego ves las peleas, las movidas que hay, los concursantes que entran… No está dentro de lo que nos atrae. Sí nos vemos en un programa más musical como «Tu cara me suena». No nos importaría.

Los hermanos Gaviño están felices de afrontar una nueva etapa

-«Supervivientes» y estos «realities», tienen una parte importante de convivencia ¿cómo seríais vosotros en ese ámbito?

-(S) Tendríamos nuestros días buenos y malos. Intentaríamos colaborar, nos pelearíamos con alguien… (risas)

-(K) Caeríamos muy bien o muy mal porque no nos podemos callar. Si pienso algo te lo voy a decir y, si no estoy a gusto, también. 

-(S) Y sobre las manías… ¿Tú tienes Kiko? (risas)

-(K) Tengo a montones. Para dormir tengo mucha «guasa».

-(S) Como no duerma una noche, es el mal humor personificado.

-(K) Me cuesta mucho despertarme con la alarma y, cuando tengo hambre, también… La hora de la comida no la perdono. 

-¿Alguna vez os han propuesto ir?

-(K) Nos han podido comentar algo, tanto de ese programa como de otros, pero nunca ha surgido nada concreto.

(Visited 72 times, 1 visits today)

Leave a Reply