Julio Muñoz Gijón, “Rancio” “El “rancio” huye de todo lo que huela a novedad y progreso”

Con cinco novelas de éxito escritas, el sevillano Julio Muñoz Gijón presenta “Operación Chotis en adobo”, historia en la que, con el sentido del humor como hilo conductor, se ponen de manifiesto las conexiones y diferencias entre los madrileños y los andaluces

por Ricardo Castillejo

Hizo las prácticas con quien les escribe en Giralda Televisión y, paradojas de la vida, hoy es un autor de éxito al que entrevisto bajo la excusa de la publicación de su nuevo libro (y van seis). Con el sobrenombre de Rancio ha creado un “alter ego” que ha conectado directamente con la esencia más cañí de la cultura sevillana, donde su obra se contempla con auténtica veneración. Pero, ¿qué hay detrás del responsable de historias como “El asesino de la regañá” o “El crimen del palodú”? ¿Cómo piensa verdaderamente el escritor de “El misterio del perro” o “Un hombre-lobo en El Rocío»? Redactor jefe de los medios digitales de la RFEF y de la selección española de fútbol, una charla con Julio Muñoz Gijón va mucho más allá de la Feria y la Semana Santa.
-Entonces, habías pensado en mí como personaje para tu primera novela, ¿no?
-(Risas) Sí, y eras uno de los malos… (risas). Lo que pasa es que, como eres cordobés, me decanté porque todos fueran sevillanos. Luego volví a planteármelo para el siguiente y me pasó algo parecido, con lo que tenemos pendiente eso…
-Porque, ¿tú imaginas escribir de algo que no gire en torno a Sevilla?
-Al final cada uno escribe de lo que es y en mi caso, aunque viva en Madrid, soy un madrileño un poco artificial. Mi mujer es sevillana, mis amigos también, en el trabajo estoy rodeado de andaluces… Mi identidad se sigue forjando día a día en mi tierra, con lo que no podría escribir de otra cosa.
-Pero corres el riesgo de que no compartan tu obra fuera de aquí…
-Sí… Al principio pasó un poco eso aunque también había quien me leía sin entender todo del todo, como cuando ves una película de otra cultura y hay algo que se te escapa. Me apetece contar historias universales centradas en Sevilla, como hace Alberto Rodríguez en el cine, que se pueden disfrutar en cualquier parte.

julio munoz gijon 2

Fotos: Jesús Acebes.

-¿Los madrileños y los sevillanos tenemos más puntos en común o más separación?
-No sé dibujarte el madrileño… No es tan representativo como el sevillano. En Madrid hay gente de todas partes, con lo que es complicado dibujar el perfil del madrileño real. Lo más identificativo es el cocido y los bocadillos de calamares, que son algo perverso (risas)…
-¿“Operación chotis en adobo” se “sube al carro” del momento popular por el que pasan las comparativas culturales Norte-Sur?
-Hombre, a mí me llamó Planeta y me pidió una novela de conflicto Madrid-Andalucía porque consideraban que era el indicado para hacerlo. Lo que pasa es que me siento incómodo con eso porque mis libros fueron antes que todo esto, aunque si lo digo parece que las “pelis” se copiaron de mí con lo que no sé cómo hacer… (risas).
-¿Rancio y Julio son el mismo?
-Todo lo que es Rancio soy yo y Julio tiene más aparte. No podría escribir o twittear de lo que no entienda porque para hacer humor de algo tienes que conocerlo muy bien. Si no se te ven las “costuras” aunque luego tengo muchas inquietudes. Presumo de guardar a Silvio o José Manuel Soto en mi lista de reproducción junto a Sigur Rós, un grupo irlandés de música electrónica, o a Camarón.

julio munoz gijon 3
-Porque ser “rancio” en Sevilla, ¿qué es?
-Valorar las tradiciones por encima de casi todo y huir de todo lo que huela a novedad y progreso. Eso tiene la parte menos positiva, que es caer en un letargo, y una más positiva, que es conservar nuestras señas de identidad. Hoy día viajas y en todos los sitios parece que las tiendas son iguales con lo que, de repente, poseer una ciudad donde se saca pecho porque las croquetas o el montadito se hagan de una forma concreta, mola mucho.
-¿Un “rancio”, políticamente, te acerca a la derecha?
-No, y menos en Sevilla. He encontrado pocos lugares tan complejos. Tengo conocidos “porretas” que son unos locos de la Semana Santa o DJ de música electrónica a piñón que luego se visten de flamenca. El cliché dice que “rancio” es alguien conservador y de derechas pero en Sevilla no es así. Me parece interesantísima la relación de la Semana Santa con el mundo homosexual. Es una rareza alucinante aún por contar bien y fíjate, habrá pocos colectivos más progresistas que el de los homosexuales…
-Ya que la mencionas, ¿Cómo definirías con una frase un “rancio” la Semana Santa?
-La semana más grande del año. Si el debate de la ampliación de la feria hubiera sido sobre ella habría acabado durando un mes y medio (risas).
-¿Y la Feria?
-La ciudad efímera. Me encanta. Es superpoético…
-El Rocío también es casi nuestro…
-Es que es tan particular… Ahí se juntan un millón de personas en una especie de poblado del Oeste donde se va en caballo, con las calles de Albero… Quizás suponga un viaje al pasado.
-¿Quién es el “rancio” más “rancio” que conoces?
-Antonio Burgos. Es un paradigma de eso. O Paco Robles. En realidad están los dos en el “sprint” final a ver quién gana la etapa… (risas).

julio munoz gijon 4

(Visited 514 times, 1 visits today)

Leave a Reply