Julián Sánchez Conejo-Mir “El envejecimiento te hace más atractivo”

En pleno verano como estamos nunca viene mal escuchar los consejos de un experto como Julián Sánchez Conejo-Mir, uno de los dermatólogos más importantes de nuestro país, con el que siempre descubrimos más acerca de ese envejecimiento de la piel que tanto nos preocupa

Ricardo Castillejo

Presidente de Honor de la Academia Española de Dermatología, profesor catedrático de la Universidad de Sevilla y Jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Virgen del Rocío. Julián Sánchez Conejo-Mir es uno de los mejores currículums de su sector y también uno de los más expertos conocedores de todo lo que a nuestra piel concierne. Siempre a la última en los avances que la ciencia aporta para lucir un aspecto impecable, conversamos con este doctor para conocer sus opiniones al respecto de cuáles deben ser nuestros cuidados en verano… y más allá de él.

conejomir01

-Durante unos años se ha advertido del peligro de tomar el sol, cara a un posible cáncer de piel pero eso parece que ha cambiado, ¿no?

-Es cierto que durante mucho tiempo las campañas prevenían pidiendo que tuviéramos cuidado con los lunares, que no nos quemáramos, que usáramos protección solar del 50… El “último grito” es que el sol, siendo importante, no es tan decisivo como creíamos. A todos no les afecta igual pero no por la piel sino por alteraciones genéticas. Por esa razón, si existen antecedentes familiares que han sufrido cáncer de piel, debemos ir al dermatólogo porque las posibilidades de sufrirlo se multiplican por 500. En Estados Unidos ya se hace un test genético para saber si eres sentible o no…

-¿Y el envejecimiento?

-A cualquier persona le hace daño el sol. El envejecimiento de la piel es natural pero con el sol se multiplica. Hay gente con un DNI de 25 años y una piel de 35 y, lo peor, con 50 años pero con aspecto de 70. Superado el medio siglo, sin operación ni cirugía se pueden rejuvenecer entre cinco y diez años. Hay cremas, peelings, láser… Todo debe ser con ayuda de profesionales. El envejecimiento no lo dan las arrugas, sino las imperfecciones.

conejomir_destacado__-Se habla de pastillas para ponerse moreno…

-Las que hay, betacarotenos, no son especialmente buenas pero, en un año o dos, llegarán unas que estimulan al cerebro para que, en dos días, te pongas moreno. El futuro no es el protector solar, sino ése. La melanina irá a 200 por hora…

-Porque, de todo lo que anuncian en relación a la belleza, ¿cuánto hay de verdad y cuánto de mentira?

-El mundo de la cosmética es el de la magia, de la ilusión. Es el arte de adornar. Ahí no buscas propiedad médica ni científica y, con el paso del tiempo, se ha quedado corto porque lo que se busca ahora es que el producto adorne pero también funcione, es decir, que la piel quede lisa y bonita pero también que te quiten arrugas. Eso es lo que se llama “cosmeceútica”. El dermatólogo busca productos con cualidades médicas y hay que saber distinguir el cosmético del “cosmeceútico”. Para eso hay que ser médico o ponerse en manos de un médico que es el que sabe distinguir una cosa de otra. Por eso hay cremas que cuestan dos o tres euros y otras que son mucho más caras.

-Entonces, ¿las cremas baratas no funcionan?

-Nadie da duros por pesetas. El precio ideal de un cosmético es entre 20 y 30 euros. El problema es que no solo cuesta lo que lleva dentro ya que, fabricar la crema en sí, pueden ser setenta céntimos. Más allá, el envase pueden ser tres o cuatro veces más (si el de alto “standing”, diez veces más). Aparte, si el paquete lleva más de tres colores, eso encarece el precio… Total que un champú de dos o tres euros en realidad cuesta hacerlo diez céntimos. Claro que, si a eso le sumamos la investigación, eso es lo que realmente sube el precio.

-¿Y las que cuestan, por ejemplo, 500 euros?

-Eso es un timo. Estás pagando la marca. No está justificado de ninguna de las maneras. Es como un bolso de firma. La diferencia está en que un profesional de la piel te dice qué principio activo lleva el producto y te lo localiza por cuarenta euros. Lo demás es publicidad, exclusividad, envase, nombre…

-¿Llegaremos a no envejecer?

-Imposible. El envejecimiento de una persona la hace más atractiva. ¿Cuántos son más interesantes con 40 años que con 28? Diferente es la enfermedad. Alguien con 52 años atlético estará estupendo pero si tiene hernia de disco o está cojo, el panorama cambia. Hay que sacarle partido al paso del tiempo. Antes se hacía uno mayor pronto pero hoy la esperanza de vida ha aumentado hasta los 90. Todo es muy relativo.

conejomir02

(Visited 479 times, 1 visits today)

Leave a Reply