Joana Jiménez: “Le pongo mucha pasión hasta al puchero”

La cantante presentará su nuevo disco, “Como el primer día”, en un esperado concierto que ofrecerá en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla el próximo sábado, 25 de marzo

por Ricardo Castillejo

Está a punto de cumplir los cuarenta y, aunque físicamente es espectacular, la serenidad de los años, se le nota. Joana Jiménez lleva toda la vida cantando y actuando, cumpliendo ese sueño que desde siempre tuvo de dedicarse al mundo de la música. Ahí ha ido ascendiendo peldaño a peldaño, con mucho esfuerzo y mucho talento, hasta poder convertirse en la gran figura que es hoy día. Pero la sevillana es más que eso. Es hija, es compañera y, sobre todo, es madre. Y es que su familia es ese refugio imprescindible donde la intérprete derrocha toda la dulzura, que es mucha, que lleva dentro.
-Tu último trabajo es distinto a lo que habíamos conocido de ti… ¿Nos sorprenderás con algo en la puesta en escena de FIBES?
-Sí… No es un espectáculo basado solo en los temas del álbum sino que, más allá, habrá flamenco y algo que nunca he hecho y que no puedo decir… Eso sin olvidar la parte más coplera que la gente espera. Me acompañará el maestro Jesús Bola y tengo la suerte de que me bailará el “Farru” con lo que, imagínate, terminaré arrancándome los volantes de la bata de cola que me ha hecho mi madre… (risas).
-Esto te pilla en un momento vital como es cambiar de década…
-Digo… (risas). Paso de los “treinti” a los “cuarenti” (risas). Los cumplo el 26 de mayo… ¡Qué susto, por Dios! Me siento mejor que nunca en todos los sentidos, muy feliz conmigo misma, con lo poquito que tengo alrededor, con mi lado personal, profesional, mis amigos… Estoy muy realizada. La edad me ha dado mucha experiencia. Siempre he sido muy confiada -aunque eso va en los genes y no se pierde del todo-, pero hoy día, por ejemplo, me da menos miedo decir lo que pienso. Aprendes más a cuidarte de ti misma. Si no te quieres y valoras tú es difícil que los demás lo hagas.

joana-jimenez02

-¿Algo que hayas aprendido del amor?
-He conocido el amor con mayúsculas ahora. No porque antes no haya tenido sentimientos. Me refiero al sentir mutuo. Que sea una relación de almas gemelas. Yo pensaba que eso no existía pero sí, existe. Valoras todo mucho más.
-En tu escala de valores, ¿qué hay antes?
-Lo personal. A veces me han reñido porque no lo entienden. “Si te tienes que ir meses fuera, te vas”, me han dicho. Pero, ¿cómo voy a dejar a mi niño solo? No sería feliz. Mis sueños eran ser madre y poderme dedicar a lo mío pero no podría sacrificar a mi familia porque estaría incompleta. Y al revés igual.
-¿La copla puede ser más una losa que una ayuda en una trayectoria?
-Un poco, sí. Aunque le agradeceré siempre a “Se llama copla” que me diera un empujón laboral, hay quien se equivoca etiquetándome como “coplera”. Soy más flamenca y, más allá, a mí lo que me apasiona es cantar. No soy una artista encasillada en un género. Lo que no podría es hacerlo de otra forma, ni salir con una minifalda, ni hablar “fisno”. Soy andaluza y necesito ser yo. No concibo la música de otra forma.
-Eres un ciclón actuando pero, ¿cuándo sale tu cara más dulce?
-Cierto que soy muy de fuerza pero la parte dulce está ahí. Es como una balanza. Soy muy pasional para todo: para reírme, para amar, para enfadarme… Le pongo mucha pasión hasta al puchero (risas). Pero detrás de esa fachada hay alguien extremadamente sensible. Lo que pasa es que las letras que interpreto son historias con mucha carga emocional que yo interiorizo y que tienes que mostrar después.

joana-jimenez03

-Hace casi una década ganaste “Se llama copla” y no has parado sin haberte convertido en personaje del “corazón”…
-Es que eso no será jamás. Me tendrían que matar… (risas). La suerte te tiene que coger trabajando. Soy muy “curranta” y esto es una carrera de fondo en la que debes reinventarte continuamente. Pero si hay un “secreto” es hacerlo todo con el corazón. Emocionas, disfrutas, se “enganchan” a ti y se quedan con ganas de volverte a ver después de un concierto.
-¿Nunca has experimentado eso de la “soledad del artista”?
-No. Es que yo soy muy normal. No me siento “especial”. Me encanta ser mamá, ser ama de casa, cocinar… Lo único que Dios me ha dado el don de cantar, que para mí es un regalo. Actuando me transformo pero en el camerino vuelvo a ser “la” Joana con ganas de bromear que siempre tengo. Nunca me he creído nada y, como no me sale, no lo puedo fingir. Ante de terminar el programa ya no podía salir a la calle. No imaginaba la repercusión que tuvo y el hecho de no poder ir a la playa o estar con mi niño dando un paseo me supuso un choque tremendo. No quería eso para mí.
-¿Y si tu hijo, llegado el momento, te dice que quiere seguir tus pasos?
-No creo porque no se puede cantar peor que él… (risas). Quiere ser futbolista y lo hace fenomenal. ¡Ojalá me saque de pobre! (risas).

(Visited 220 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión