Javier Villa, director de “We love flamenco” y “Go! Eventos”: “La moda en Sevilla está desunida porque se ha pretendido y se ha luchado para que así sea. Se ha ido matando al que no sigue según qué cuerdas”

Tras las declaraciones de ayer, desvelamos la segunda parte de la entrevista al responsable de “We love flamenco”, una semana después de la finalización de sus pasarelas

por Ricardo Castillejo

– A pesar de todo lo que nos explicabas ayer, ¿aún tienes ganas de seguir en la brecha?

-Obviamente. Yo te estoy contando la parte negativa, me estoy desahogando contigo.

-Pero esa parte negativa es grande… A lo mejor si hubieras tirado por otro camino que no fuera la pasarela flamenca habría sido más fácil…

-Pero no es la pasarela, es cualquier cosa. He pretendido contratar a alguien popular y el día de antes me ha dicho que no porque la ha llamado “X” persona. Este verano mismo me he sentado en el Palacio de Congresos y el director de certámenes de FIBES me ha dicho que Doble Erre es una simple proveedora de SIMOF. Le pregunté que, si eso es así, ¿por qué no puedo ser yo “un simple proveedor”? Yo he tenido que pagar el Casino de la Exposición y SIMOF se ha presentado en el Alcázar… ¿Doble Erre ha pagado por el Alcázar? Pero no voy a entrar en eso. Como tengo presupuesto, lo pago y cuando no lo tenga, pues no lo haré. “Go! Eventos” paga a sus modelos y les da de alta, que eso es también es una leyenda urbana. Que si todas repiten cada año es porque se les paga. La modelo que no está es porque a lo mejor no se quiere dar de alta o porque piensa que es “top model” y aquí no son eso. Aquí “top model” solo hay una y es mi socia. Legalmente pueden preguntar por el certificado de Hacienda y el de la Seguridad Social, a ver si tenemos algún problema. “Go! Eventos” va a lo suyo, trabaja silenciosamente y, cuando lo hace, molesta. No pretendo dar ruido para molestar, lo hago para ganar dinero, porque todos trabajamos para eso.

Si a mí me llaman mañana y me dicen: “Oye Javi, me encantaría que vinieras a SIMOF, voy y lo saben. Lo más fuerte es eso, que no guardo rencor”

-Cuéntame proyectos que tengas en la cantera, que aún no hayan salido…

-Ahora mismo, tenemos lo que se genera de “We love flamenco”. Están los Goya, cuyo patrocinador oficial de maquillaje es Sensilis (que también fue patrocinador nuestro en dos ediciones y nos ha contratado a ocho maquilladores). Imagínate lo que supone para “Go! Eventos” que hayan contado con nosotros para este tema. Luego tenemos las pasarelas de Lepe, un pueblo muy fuerte en el sector de la moda flamenca porque celebra la tercera romería más importante a nivel nacional. A la semana siguiente, una pasarela en Huelva, en el centro comercial Holea, con desfiles compartidos de moda flamenca. Hasta esas citas nos gusta cuidar mucho cada detalle porque, aunque “We love flamenco” sea la matriz del resto, lo demás también cuenta. Hemos hecho que todo lo demás se ponga las pilas en muchos sentidos: desde infraestructuralmente hablando, hasta cambiar de ubicaciones… También es verdad que los contactos de Laura Sánchez no son los de otras empresas…

-¿Por qué el sector de la moda sevillano es tan complejo y suele estar tan desunido?

-Yo empecé con 21 años. Mi primer trabajo fue una nómina en Doble Erre y me fui curtiendo en el sector de la moda, que la desconocía. Mi familia me preguntaba qué hacía en esto si lo que quería era organizar eventos, pero entré en la empresa de moda más importante en ese momento con una serie de asociaciones que más o menos fluían. Lo que pasa es que, con el paso del tiempo, con tu personalidad, te das cuenta de que estás en algo que te gusta pero que tú no lo harías así y tampoco te permiten hacerlo de otra manera porque eres un subordinado de tu jefe o de tu jefa. Cuando maduro en la empresa me doy cuenta de que se hacen unas distinciones como, por ejemplo, “Pepi Pérez” y “Antonia Rodríguez”. A mí, a nivel profesional, lo mismo “Antonia Rodríguez” me resuelve más que “Pepi” y me parece indignante que a “Pepi” se le ponga una alfombra roja y a “Antonia”, que me ayuda, no se le admire o se la trate mal. La moda en Sevilla está desunida porque se ha pretendido y se ha luchado para que así sea. Se ha ido matando al que no sigue según qué cuerdas. Y de pronto surge una alternativa nueva que dice: “Tú me pagas y yo te hago el desfile, me exiges y te doy”, y se dan cuenta de que no hay distinciones. ¿Cuál es la solución? Institucionalmente deberían darse cuenta de que todo ha venido un poco como “o eres del Betis, o del Sevilla”, “o eres blanco o negro”, “como trabajes con X, no me mires más”. Y no es así, cada uno puede trabajar y hacer con su dinero lo que le dé la gana. La unión no hay que exigirla. En “We love flamenco” empezamos con 14 desfiles y este año hemos tenido 43. Ha habido quien ha estado desde el principio, quien está este año nuevo, algunos se han ido, otros han vuelto… El año pasado le hice un desfile a la Asociación Mof&Art y la presidenta no vino porque no le dio la gana pero, cuando le he hecho un benéfico, sí ha venido. Me parecen absurdeces fuera de lo profesional y, si queremos luchar porque la moda en Andalucía sea profesional, hay que quitarse los tabúes y las tonterías.


Se tiene que saber mi historia. Ya no la de “Go! Eventos”, sino la de Javier Villa como trabajador porque, lo que he hecho, es trabajar, perdiéndome muchas cosas íntimas. Ni he copiado a mi anterior empresa, ni he tenido intención de copiarlos, ni me he llevado mal nunca con nadie y lo que han pretendido siempre es hacerme daño” ble 7

-Es el 25 aniversario de SIMOF, ¿vas a ir?

-No me han invitado.

-Puedes comprar la entrada…

-Sí, pero creo que me deberían haber invitado. Y a Laura también. Es mi opinión personal porque he echado muchas horas allí, más que muchos de los que están. Por eso me hace mucha gracia cuando la gente habla. He pasado nueve años en SIMOF, con sus días, sus noches, sus bocadillos, cantando al piano con Pedro González, riendo, llorando… Cuando era la primera edición de FIBES y no ponían el aire acondicionado… Nueve años de 25 es casi la mitad. Si me hubieran invitado habría ido. No tengo ningún problema y, de hecho, me han invitado diseñadores de allí y he acudido a la pasarela. Yo tengo un problema como empresa con Doble Erre, pero a nivel personal no tengo ninguno.

-¿Crees que esta entrevista te va a costar todavía más de esos disgustos que relatas?

-Estoy contando la verdad.

-Pero, si así fuera, la verdad no siempre gusta…

-No estoy faltando el respeto a nadie ni estoy acusando de nada. De mí si han hablado mal, en lo personal y en lo laboral, que está muy feo… Pero cada uno es como es. Creo que se tiene que saber mi historia. Ya no la de “Go! Eventos”, sino la de Javier Villa como trabajador porque, lo que he hecho, es trabajar, perdiéndome muchas cosas íntimas. Terminé una faceta en mi anterior empresa, que me siguió llamando para cosas puntuales, pero no aceptó que montara otra. Eso no está bien, no es justo porque, ni los he copiado, ni los he pretendido copiar, ni me he llevado mal nunca con nadie y lo que han pretendido siempre es hacerme daño. A nivel personal me he encontrado con Raquel Revuelta en algún bar, o en ciertos espacios de Semana Santa, y ha intentado hablarme y yo no he querido porque no se ha portado bien conmigo a nivel humano. La primera persona a la que le regalé unos zapatos de mi zapatería fue Raquel Revuelta y ella ni pisó el local. Yo tengo memoria y si no hablamos por miedo… ¿Qué pasa? ¿Que no me van a dar subvenciones ahora? ¡Si no me las han dado nunca! ¿Van a llamar al Alfonso XIII para que no haga “We love flamenco”? ¡Si ya lo han hecho! ¿Van a llamar al director de FIBES para que me cierre las puertas? Si ya se ha hecho también… Eso sí, si a mí me llaman mañana y me dicen: “Oye Javi, me encantaría que vinieras a SIMOF, voy y lo saben. Lo más fuerte es eso, que no guardo rencor. Pedro González me ha hecho mucho daño porque ha dicho muchas barbaridades, pero lo conozco porque he estado nueve años con él, a su vera… Me he reído, me ha hecho sufrir y también me ha enseñado mucho, y lo digo con la boca llena.

-¿Todo esto lo has superado?

-Evidentemente, pero necesitaba contar mi verdad porque el año pasado me hicieron una entrevista muy parecida a ésta para un periódico y se le dio la vuelta. A mí no me gusta eso, porque se decantó y no hay que decantarse. Si eres periodista cuenta la verdad, lo que te hayan contado. No hay polémica. Ellos son una empresa que hacen un negocio y yo soy otra. Hay más en lo mismo que nosotros… ¿Por qué no tienen una guerra con ellos?

-Pedro González (director artístico de SIMOF) contaba en la entrevista que concedió a “Sevilla Magazine” hace unos días que se sentía traicionado por ti…

-Si a Javier Villa le hubieran subido el sueldo en Doble Erre no se habría ido jamás. A lo mejor debería haber pedido cuentas él a su jefa o a su socia. O tal vez no pensaban que el que cargaba los burros, el que se tiraba al suelo con un secador a limpiar los candelabros, o el que se llevaba en SIMOF hasta las cuatro de la mañana empaquetando tinajas sin cobrar los días de más, se iría… Si esto levanta polémica, que la levante, pero no puedo contar otra cosa. ¿Traicionado? ¿Por quién? Traicionado quizás yo, que estuve nueve años trabajando como un verraco y pedí una subida de sueldo y no me la dieron. Me fui, con lo que tuve monté una zapatería y después, un negocio. Traicionado yo, que no te hablabas conmigo después de haber llamado a tus modelos para el desfile del Hotel EME -y, porque no contrato para maquillar a Cecilio-, se forma un pollo que Pedro deja de mirarme. Son una serie de historias absurdas. Pero claro, tengo ya 40 años y, sin hacerle daño a nadie -porque no tengo mal fondo-, la verdad hay que saberla y es ésta. Contra vientos, tempestades, frío, puñaladas… he seguido para adelante con mi empresa. Por suerte, a mí ellos no me dan de comer, no me aportan nada. ¿Divorcio? Si yo no he estado casado contigo y, además, no viene premeditado por “Go! Eventos”. Viene premeditado, tal vez, por empresas que tienes en tu pasarela. Porque “We love flamenco” nace de Lina, Rocío Peralta y Nuevo Montercalo, que me decían: “Hijo, inventarte algo…”. De primeras dijimos que no porque estaba SIMOF pero luego, pensamos: “Somos una empresa de servicio, ¿por qué no?”. Nos reunimos en el Alfonso XIII, que era intocable -porque no nos conocían y nos pedían lo que vale ese hotel-, en plena crisis, y sin querer nosotros invertir. Lo que pasa es que nos insistieron hasta que nos volvimos a reunir en septiembre y dijimos: “Vamos a intentarlo dos días. Nos buscamos una serie de patrocinadores y, por lo menos, que nos salga lo comido por lo servido”. Tanto es así que se confirma, se habla con Lina y ésta inaugura, se habla con Rocío Peralta y me comenta que no desfila porque lo va a hacer en SIMOF, igual que decide Nuevo Montecarlo. Me quedo con uno de los tres que me han “calentado” y con once más que yo llamo. Gente que no estaba en SIMOF: Carmen Acedo, El Ajolí, Ángeles Verano, Bambla… Más tarde, Rocío Peralta, que es mi amiga, se vino en la cuarta edición, porque no se sentía bien en SIMOF, y no ha pasado nada, ni le he dicho que no. El primer año buscábamos a público para que se sentara y que comprara las entradas porque nadie lo hacía y nos salieron más bien pérdidas…

Fotos: Jesús Green

-Y viendo que el certamen funciona, ¿qué sentimiento tienes?

-No soy orgulloso. Mi sentimiento es de satisfacción, por tantos años de trabajo. Me considero una persona muy creyente y he rezado mucho, pero no me he desanimado. He tenido tantas trabas y tantas subidas y bajadas que en la actualidad es como el mar en calma. Evidentemente, no nos podemos dormir, ni lo pretendemos, pero ya sabemos lo que queremos hacer y lo que no nos compensa. Lo que sí he aprendido que hay que medir a todo el mundo con el mismo rasero. Lo positivo trae lo positivo y si te llevas bien con la gente, todo te va a venir bien. Por eso insisto que no le tengo rencor ni a Doble Erre como empresa, ni a Raquel Revuelta, ni a Pedro González. La clave es respetarnos y yo sí los respeto. De ellos no puedo decir lo mismo.

(Visited 349 times, 1 visits today)

Leave a Reply