Javier Millán, Portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla: ” La política ha cambiado mucho mi vida, pero poco mi vestir”

Tercera entrega de esta serie de entrevistas dedicadas a la relación de nuestros políticos y la moda, sector muy importante para unos profesionales que, en gran medida, dependen de su imagen

por Ricardo Castillejo

Fue el político más manifiestamente interesado en el editorial de octubre de ‘Sevilla Magazine’, implicándose con ilusión desde el principio en el trabajo del equipo. Javier Millán, un ceutí de nacimiento de 48 años que lleva dos décadas en Sevilla, es coqueto y se siente cómodo hablando de todo lo relacionado con vestir y cuidarse. Licenciado en derecho y funcionario del Cuerpo Superior de Administradores Generales de la Junta de Andalucía, entre otras cosas, desde 2015 ocupa el cargo de Portavoz y Secretario de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía en el Ayuntamiento. Más allá, es un padre de tres hijos felizmente enamorado de una esposa que, en su imagen, tiene mucho que ver…

-¿Le interesa el mundo de la moda y de la imagen?

-Sí, sí me interesa. Y desde diferentes perspectivas. Primero, desde la personal, porque el aspecto dice mucho de alguien. Es una referencia, pero no obligada. Por eso, si no me identifico, no participo de según qué estilos. Y luego también me motiva económica y profesionalmente, puesto que la moda es una oportunidad para que muchas personas que son innovadoras, puedan crecer. En nuestra tierra hay grandes nombres que, quienes tenemos cierta responsabilidad pública, debemos apoyar.

-¿Qué lugar ocupa la imagen en su faceta política?

-La política ha cambiado mucho mi vida, pero poco mi vestir. Mantengo una cierta coherencia e intento compatibilizar la comodidad con cierto nivel de elegancia. Sobre todo, que lo que lleves puesto sea natural, que vaya contigo. Nosotros somos una formación política nueva y la imagen debe ser así: joven, transparente y central (no extremista).

-¿Cree que los políticos deberían prestar más atención a cómo comparecen públicamente?

-Todo no vale. Cuando estoy en un acto no soy solo “Javier” sino un representante de un grupo. Tengo que prestigiar a las miles de personas que me han votado y ser digno de esa confianza (y dentro de eso está el que vista mi cargo). Hay determinadas extravagancias que no van con la responsabilidad que algunos tienen.

-¿Tiene algún asesor/a o elige usted mismo la ropa?

-Soy inmensamente afortunado por compartir mi vida con una mujer con gran gusto y casi siempre coincide con lo que yo prefiero. Me dejo llevar por su criterio, sobre todo, cuando me dice “eso no”. Tengo tendencia a lo azul y lo blanco y ahí me muevo. Lo mismo soy poco arriesgado…

-Vistiendo, ¿es muy diferente su día a día íntimo al laboral?

-Ahí tengo que confesar que he cambiado un poco. Antes, por decir algo, bajaba la basura con pantalón corto y ahora raras veces lo hago así. El fin de semana uso polos, que nunca llevo en el Ayuntamiento.

-¿Planea lo que lleva en función de su agenda?

-Sí, sí. Me informo de dónde voy a ir y con quién voy a estar porque no es igual una comida en el Alfonso XIII que una visita a un barrio. No comparto usar la misma indumentaria hagas lo que hagas y vayas donde vayas.

-¿Con qué estilo se siente más identificado y qué prendas no se pondría?

-En la actualidad opto por un pantalón blanco, un vaquero, camisa blanca o celeste y chaqueta en tonos azules. Es lo que me agrada y lo que marca mi formación. Se nos ha tachado de dar una imagen “tipo” pero es que, en mi caso, se identifica conmigo. Lo que no me atraen son los sombreros o las gorras.

(Visited 82 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión