Ivonne Reyes: “Hacer de madre y padre a la vez es algo artesanal y que te enriquece”

La venezolana ha protagonizado la edición impresa de nuestro número de octubre demostrando que sigue siendo una de nuestras famosas más bellas… y más deseadas

 

por Ricardo Castillejo

 

No hay hombre en España al que no le guste Ivonne Reyes. En realidad, no hay hombre al que no le guste la que perfectamente podría considerarse la “Marilyn venezolana” pues posee esa mezcla perfecta de picardía y sensualidad que, a su paso, nos hace perder la cabeza. Tras su experiencia de “Ven a cenar conmigo”, la actriz y presentadora continúa imparable con unos proyectos laborales que combina en perfecto equilibrio con una vida personal en la que su hijo Alejandro es, sin duda, su mayor éxito.

-Durante tu trayectoria has estado muy presente en el mundo del “corazón”… ¿Qué ha supuesto para ti estar vinculada a ese tipo de información?

-Tiene sus “pros” y sus “contras”. Aquí, como te explicaba antes, te cierra algunas puertas en la actuación, pero, por otro lado, más allá del “ruido” mediático, me ha dado muchas satisfacciones. He ganado un público muy bonito que me he ganado progresivamente y que va desde los jóvenes de 14 años a gente de sesenta, sin olvidar que he podido vivir de mis trabajos en esta área. Todo es muy respetable y yo estoy muy agradecida de todos los roles que he ejercido (y que sigo ejerciendo).

-Eres muy generosa con los periodistas y siempre respondes con educación a todo y hay dos temas de ti sobre los que quisiera saber tu reflexión: el padre de tu hijo y tu última relación conocida, la de Sergio Ayala…

-Pues del primero prefiero no pronunciarme ni rellenar líneas aquí. Solo explicarte que eso está en manos del bufete de abogados y que es un caso cerrado hace mucho y del que, más allá de lo que dictaminó el juez hace años, no hay nada más. Respecto al segundo, la temporada en “Gran Hermano” me sorprendió. Nunca pensé que entraría en un “reality”. Es una televisión que no entendía y de verdad que ha sido de lo mejor de mi vida. Aproveché para sacar mis “herramientas” de control mental y meditación y encima me ilusioné mucho con Sergio. No sé cómo lo hizo, pero se lo curró bastante y logró sacarme de lo cuadriculada que soy en ocasiones. Siempre he seguido una misma línea y me descolocó, pero para bien, con algo que fue muy fresco.

-Porque, lo que se opine de ti, ¿te da igual?

-Sí… (risas). Hombre, tengo unos seguidores a los que les doy respuestas si se molestan en preguntar, pero la opinión frívola desde fuera no me interesa. No voy a darme mala vida. Diferente son los míos o los que logran verte un poquito el alma.

-Y la opinión de tu hijo, ¿ha determinado pasos que hayas podido dar?

-No lo llamaría opinión. Él me conoce a mí y yo a él. Nos amamos y eso es maravilloso. Hay respeto, amistad, confianza. Yo lo he criado y ahí sigo, como toda madre y ahí no entra la palabra “opinión”.

-¿Eres de las madres amigas de sus hijos?

-Tenemos mucha complicidad, pero soy bastante estricta en la educación. No traspasamos la barrera de madre-hijo con colegueo ni nada de eso. Hacer de madre y padre a la vez es algo artesanal y que te enriquece y te hace estar mucho más presente en la vida de tu hijo.

-¿Por dónde ha tirado él profesionalmente?

-Está en ello. Le gusta lo audiovisual pero, como es algo tan amplio… Por mi parte le he dado mi opinión, pero debe ser él quien escoja sin ser condicionado. Estamos a la espera.

-¿Y tú? ¿Qué planes tienes para ti?

-Muchos (risas). Como madre estoy en una etapa plena, contenta y orgullosa de que haya llegado a la mayoría de edad. Y a nivel laboral, seguir cultivándome como actriz y, en general, disfrutar de mi trabajo. Siempre hay planes de organizar algún programa nuevo porque esto es una máquina de no parar. Se trata de reinventarte y estar al día. ¡Ah! Y no abandonar mi vinculación con la estética y los perfumes…

-Ya que lo mencionas, ¿qué pasó con el tuyo, “IR”?

-Pues eso ha sido bastante complicado (risas). La cosmética es difícil, aunque he aprendido mucho porque no tiene nada que ver con ser artista. No he aprendido cómo comercializarlo, pero ahí está (risas).

-Protagonizas el editorial de otoño de “Sevilla Magazine”… ¿Cómo te llevas tú con la moda?

-Verás, no me condiciona en mi día a día, pero me encantan los desfiles, seguir las tendencias, lo estético, en definitiva. Los diseñadores son grandes creativos y eso me llama mucho la atención a pesar de que, a la hora de vestir, opto por lo casual, camisetas y vaqueros. Será que, como para las fotos y los eventos se va tan arreglada, luego me relajo más.

-Nunca has tenido inconveniente en confesar tus retoques estéticos, pero, ¿dónde está tu límite en este sentido?

-Esto va en función de tu estabilidad mental. Nada en exceso es bueno. Ni el deporte siquiera. Me gusta cuidarme, pero advierto que, antes de ir a cualquier tratamiento, se pregunte a varios profesionales. Tomo colágeno, vitaminas y como bien, pero lo de operarme -a no ser que tengas algún complejo, y por autoestima lo necesites-, como que me costaría más.

-Está muy de actualidad denunciar abusos sexuales o insinuaciones poco apropiadas en el trabajo… ¿Te has encontrado tú ante alguna de estas situaciones?

-No. Creo que es algo que va mucho en función de tu seguridad, aunque también hay quien está enfermo. No me he visto en eso y, de haberme pasado, no tendría inconveniente en hablarlo, si eso pudiera ayudar. Debemos estar unidas y evitar las críticas y ser más cómplices y humanos y protegernos más.

-¿Cuál es tu filosofía de vida?

-Vivir sin hacer daño y sin que me lo hagan, aprender continuamente y ser agradecida con lo que tengo desde que abro los ojos y tengo la suerte de afrontar una mañana más. La gratitud para mí es esencial, sea por algo bueno o menos bueno, sin lo que no puedes crecer como ser humano.

Reportaje gráfico: Chema Soler
Ayudante fotografía: Rafael Arbide
Maquillaje y peluquería: Ana Camero
Producción: Jesús Green/Pepe Zarza
Ubicación: Hotel Barceló Renacimiento

Sensualidad en estado puro

Ivonne Dayana Reyes Torres es el auténtico nombre de esta mujer a la que conocimos en España por estar casada con Miguel Mata (de 1990 a 1995), hermano de Carlos Mata, inolvidable protagonista de la recordada “Cristal”. De su mano vino a nuestro país… y con nosotros se quedó, participando como azafata de “El precio justo”, junto a Joaquín Prat, en 1991. Participaciones en series como “¿Quién da la vez”, “Hostal Royal Manzanares” o, sobre todo, “La verdad de Laura”, o programas como “El gran juego de la Oca”, “El club de Flo” o “Mira quien baila”, le han ido dando una gran popularidad que se ha incrementado con sus apariciones en la “prensa rosa” a través de tormentosas relaciones como las de Pepe Navarro, padre de su hijo, Alejandro, o, recientemente, el noviazgo con Sergio Ayala, compañero suyo en “Gran Hermano VIP”. Una mujer que enamora, generación tras generación, y que parece haber encontrado el “secreto de la eterna juventud”.

(Visited 65 times, 1 visits today)

Leave a Reply