Iván Noda: “Me parece estupendo que se empiece a saber que la realidad en la moda es otra”

 

 

El modelo tinerfeño, con una amplia trayectoria en la moda, acaba de presentar el “Tenerife Fashion Weekend en Arona” que organizará el Ayuntamiento canario de Arona el próximo mes de Mayo

 

por Ricardo Castillejo

 

A lo mejor no muchos son los que conocen su nombre pero su rostro (y su cuerpo) no pasan desapercibidos. Y es que Iván Noda, con 1.86 de estatura y 32 años, ha protagonizado algunas de las campañas de moda de las firmas masculinas más populares. Así, Armani, Ralph Lauren o Zara son solo algunas de las empresas que le han reclamado por su profesionalidad y su belleza, logrando, desde su Tenerife natal, estar presente también en las pasarelas más destacadas del mundo. Sin embargo, el suyo es un camino duro donde también existe un “lado oscuro” sobre el que nuestro entrevistado no ha tenido inconveniente en conversar. Un testimonio valiente el de este joven que, después de su relación con la también modelo, Alicia Medina, no dice que “no” al amor, aunque tampoco lo considere algo fácil…

-Al tener una proyección internacional supongo que pasarás poco por tu tierra, ¿no? ¿La echas de menos?

-Mucho. Una de las cosas peores que tiene esto es que nunca tienes un mínimo de estabilidad. Pierdes oportunidades si no estás todo el día moviéndote. Empecé con 20 años y al principio me costó mucho mantenerme porque añoraba mucho mi isla y, sobre todo, el mar y mi familia.

-De hecho, tiraste la toalla en una ocasión…

-No, en dos… Lo que pasa es que la moda te elige a ti en el momento en el que te lo mereces (si te lo llegas a merecer, claro). Yo no estaba preparado para disfrutarlo y, cuando me encontré fuerte mentalmente, pude afrontarlo. La gente no imagina lo duro que es esto. Vendemos imagen y desde fuera se ve todo fácil. Fiestas, viajes, lujo, dinero… Todo perfecto, pero qué va. Es muy inseguro.

-¿Pero te merece la pena?

-Muchísimo. Me ha aportado conocer muchas culturas, idiomas, tenerme que buscar la vida… He estado en todos los Continentes y eso no tiene precio. Doy las gracias todos los días por esta oportunidad.

-¿A la pareja has renunciado?

-¡Uy! Eso es complicado. Esta profesión tiene el estereotipo de que los chicos y chicas guapas siempre están de “ligoteo” y no es así. Intentamos buscar una persona que nos aporte y nos entienda y, entre el poco tiempo, los celos y la distancia, es imposible. Tienes que tener mucha suerte como yo, que coincidí con una compañera, Alicia Medina, y nos pudimos entender.

 

-Lo mismo es que vuestro listón físico, para conocer a alguien, es muy alto…

-(Risas) Eso comentamos los modelos en broma. Te acostumbras a los langostinos y los entrecots y luego… (risas). No, no… En mi caso soy de sentimientos, de “feeling”. Al final todos nos hacemos viejos y nos arrugamos como una pasa.

-¿Te planteas un final para tu recorrido laboral?

-Estoy tranquilo. Hubo una etapa en la que sí lo pensaba, pero he logrado más de lo que esperaba. Que venga lo que venga. De momento no me voy a retirar. Mi intención es perdurar mientras pueda e ir asumiendo nuevos proyectos.

-¿Hay algo más allá de la moda?

-Estoy intentando buscar los huecos para tener otras opciones que me atraen como enseñar a los jóvenes que empiezan todo lo que viví, transmitirles mi experiencia.

-En este sentido, acaba de conocerse un nuevo caso de acoso sexual en tu sector en torno a los fotógrafos Mario Testino y Bruce Weber… ¿Has pasado tú por algo así?

-Lo he vivido y lo he sufrido, sí. En las noticias está saliendo y sobran mis palabras pero es muy, muy complejo aguantar lo que nosotros aguantamos. Unos “pasan por el aro” y otros no pero es difícil vivirlo. Por desgracia lo he visto muy de cerca, no me gustó y me hizo plantearme mi carrera y toda mi vida, en general. Tú lo oyes y no estás seguro de si es verdad o no, porque siempre ha estado ahí, pero, cuando te lo topas de cerca… He tenido la suerte de trabajar con los mejores y muchos tienen la mano muy, muy suelta.

-¿Y cómo se reacciona ahí?

-Eso es lo que te traumatiza. ¿Cómo puedes actuar? Piensas: “Está en juego todo. Si este hombre se enfada conmigo, lo mismo me destroza profesionalmente”. Por supuesto que sabes que lo rechazarás de la forma más educada posible, pero insisten e insisten… Luego es verdad que todo el mundo apoya e incluso las revistas dejan de encargarles trabajos. Por eso me parece estupendo que se empiece a saber que la realidad en la moda es otra.

 

(Visited 35 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión