Isabel Pantoja: 35 años como “viuda de España”


Un día como mañana, la vida de Isabel Pantoja cambió para siempre cuando su marido, Francisco Rivera, “Paquirri”, murió en el ruedo de Pozoblanco de manera sobrecogedora.

Por Iván Alcázar                                                                           

El 26 de septiembre siempre estará marcado en el calendario de Isabel Pantoja. Fue esa misma fecha, de la que mañana hará justo 35 años, cuando Francisco Rivera, “Paquirri”, perdió la vida en el ruedo debido a una cornada recibida por el toro “Avispado” en la localidad cordobesa de Pozoblanco. Todo el país quedó sobrecogido con la noticia y, aunque se intentó por todos los medios, no se pudo hacer nada por él.Con su muerte comenzó unas de las peores etapas para la tonadillera, que entró en una fuerte depresión y pasó a ser la “viuda de España”. Pocas veces se dejaba ver en público tras el accidente y, si lo hacía, siempre era en un riguroso luto y con semblante triste. No fue hasta noviembre de 1985 cuando la sevillana, tras armarse de valor y energía, y lanzando al público su siguiente trabajo discográfico -inspirado en el talento de José Luis Perales por la ausencia del torero-, hacía su gran concierto de reaparición presentando su Marinero de luces, el cual incluye sus mayores éxitos conocidos por todos, como Hoy quiero confesarme, Así fue o la propia Marinero de luces.

Isabel Pantoja sufrió una gran depresión tras la muerte del torero

Nadie duda lo importante que fue el diestro para la cantante. Tanto es así que, tres décadas y media después -y durante su participación en el “reality”,Supervivientes-, Isabel, olvidándose de la existencia de las cámaras -y sin poder contener la emoción-, le contó a Mónica Hoyos todo lo que llegó a significar el torero para ella: «Era tal felicidad y tan perfecto todo. Era todo. Y todo no se puede tener. Era la felicidad completa y eso no existe. Yo la he tenido, yo la he vivido. Era la persona que más he querido y amado en mi vida». Además, la artista compartía en el programa la promesa que le hizo a “Paquirri” cuando murió: no volver a casarse y morirse sin volver a contraer matrimonio. Porque Pantoja siempre lo ha tenido muy claro: no habrá nadie como ‘Paco’, y todos los hombres con los que ha estado después han sido conscientes de ello. 

La tonadillera recuerda con cariño su relación en el programa «Supervivientes»

Sin embargo, hay algo que siempre quedará en forma de espinita en el corazón de “la” Pantoja: no poder despedirse del que fue su marido antes del fatal accidente. Tal y como se contó en prensa en 2009, “Paquirri”, antes de irse a la que sería su última corrida -y en la soledad de su habitación-, llamó a la centralita para poder contactar con su mujer, pero no terminó localizándola. “Tal era su interés en hablar con su esposa que, incluso vestido de luces y a punto de salir del hotel, ya en la recepción, volvió a llamar a su casa. Pero no contestó nadie y, al abandonar el hotel, nos comentó que si llamaba su mujer le dijésemos que ya se había ido a la plaza. Al cabo de unos minutos llamó Isabel preguntando por Paco”, explicó a los medios Godofredo Jurado, propietario del Hotel Los Godos.Ya era demasiado tarde y, finalmente, sin la presencia de móviles entonces, no pudieron hablar.

Imagen de la boda entre Isabel y Francisco Rivera, «Paquirri»

Pero no solo Isabel Pantoja es la que recuerda de esa manera tan idealizada a Francisco Rivera. Sus hijos lo tienen siempre muy presente, tal y como podemos comprobar, en este caso, con Cayetano Rivera, quien ha querido compartir recientemente con todos sus seguidores de Instagram unas palabras sobre su pequeño que, irremediablemente, le hace acudir a momentos vividos con su progenitor: »Recuerdo cuando mi padre entrenaba y nosotros jugando no le dejábamos… #dejavu», escribía describiendo una escena de juego con el pequeño Cayetano Jr. Y a pesar de que aún existen rencillas entre Isabel, Kiko Rivera y los otros hijos de “Paquirri”, Fran y Cayetano, debido al reparto de los objetos personales del fallecido que les corresponden por herencia, en general el sentimiento por su padre los mantiene unidos. El hueco que dejó “Paquirri” en los suyos es irremplazable y, por esa razón,éste es un aniversario muy triste, a la vez que muy especial, para todos ellos… y, cómo no, también para todos nosotros.

(Visited 100 times, 1 visits today)

Leave a Reply