Isabel 2.0 o la nueva Pantoja


Isabel Pantoja ha vuelto de “Supervivientes” más Isabel y más pura que nunca. Sin miedo a exponerse y regalándonos “momentazos” en cada una de sus apariciones televisivas

Pepe Zarza

El jueves la vimos por primera vez en un plató de televisión desde que, allá por el 2011, su relación con Telecinco estuviera en uno de sus puntos más fuertes y llegara, incluso, a presentar las campanadas. Sin embargo, ahora estamos viviendo algo totalmente diferente. Estamos siendo testigos de una Isabel Pantoja sin corazas, auténtica, expuesta y mediática. La tonadillera habla de todos los temas y solo tiene dos palabras vetadas: “cárcel” y “Julián Muñoz”. Algo que se le permite pues cualquier exigencia es poca si nos regala momentos y confesiones como las del domingo en “Conexión Honduras”.

Desde que la tonadillera llegara de Honduras el pasado jueves hemos podido comprobar lo a gusto que se siente ahora en un plató de televisión. Pero no solo eso sino que, además, se para a hablar con la prensa, graba vídeos dedicados a sus fans y los sube a Instagram. Parece que Isabel ha salido de la caverna y le está cogiendo el gustillo a ser toda una estrella mediática 2.0. Así, el lugar y el momento dónde más hemos visto a esta “nueva” Isabel ha sido este domingo en el debate presentado por Jordi González. La noche se convirtió en un perfecto homenaje a la concursante del “reality”, que demostraba estar cómoda dando juego con cada pregunta que Jordi González o los colaboradores presentes le iban haciendo. Tal era el buen ambiente que hasta no dudó en cantar a capela una canción para el deleite de todos los allí presentes.

Fue tras interpretar el tema “Así fue”, que Juan Gabriel compuso para ella, cuando el presentador avisó de que llegaba el instante de tratar un tema complicado, pues siempre se había comentado una posible relación secreta entre ambos cantantes en el pasado. Tras la duda de Jordi de si su amigo le había pedido matrimonio, la tonadillera asentía con la cabeza, dejando a todo el mundo mudo: “Cuando mi hijo tenía cuatro años, él quería que yo fuera su esposa”, confesaba. Pero la mayor sorpresa fue cuando quiso ir más allá y contó todos los detalles: “Nunca he hablado de él porque para mí ha sido y será siempre mi compadre. Soy madrina de su hijo Iván, mi hermano mayor, mi confidente, el ser, junto con mi familia, que más he querido en toda la vida”, decía muy emocionada.

Otro de los asuntos que siempre emociona a la folclórica es su madre, Doña Aña, para quien también tuvo palabras el domingo: «Para mí lo más importante era ver a mi madre. Cuando la dejé estaba bastante malita y cuando he vuelto he visto que me ha reconocido perfectamente. Para ella estaba cantando en América y cuando le dije que ya no me iba más me abrazó y para mí eso es mejor que haber ganado». Y es que, la progenitora de nuestra protagonista ha sido clave en su carrera: «Soy artista gracias a mi madre. Le hice caso absolutamente en todo. Gracias a ella, que lo vio cuando tenía siete años y a toda la gente que me sigue, soy lo que soy. Estoy orgullosa de los que soy, como artista y como persona».

Estamos pues ante una Isabel Pantoja que nadie habría podido ni imaginar hace unos años cuando ni siquiera se la veía por la calle y extraordinario era el acontecimiento de pillarla en un yate tomando el sol. Ya sabemos que, cuando menos se espera, la realidad cambia y el destino cambia su rumbo llevándonos hasta donde ni siquiera nosotros mismos podríamos haber imaginado. Cosas que pasan.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Leave a Reply