India Martínez: “No hay que apagar “luces” por encender la de uno mismo”

La cantante se presenta esta noche en el Auditorio Rocío Jurado con el espectáculo de “Te cuento un secreto”, su álbum más reciente

por Ricardo Castillejo

Cuesta mucho llegar hasta el corazón de India Martínez y descubrir a “Jenny”, la cordobesa que, con su personal voz y su gran sensibilidad, se ha hecho un hueco en el mundo del espectáculo por méritos propios. Tímida por naturaleza, la cantante encierra a un fantástico ser humano, respetuoso y cariñoso con los suyos y con esos admiradores que esta noche tendrán la oportunidad de disfrutarla en directo en el Auditorio Rocío Jurado. Allí, sobre el escenario, esta joven de 31 años volverá a hacernos soñar con unas melodías y unas letras capaces de tocar la fibra sensible de todo aquel que las escucha. “90 minutos”, “Vencer al amor”, “Los gatos no ladran” o “Todo no es casualidad” son solo algunos de esos títulos que forman parte ya de la banda sonora de nuestra propia vida.

india-m-piano

-A propósito de la cita de hoy en Sevilla, en realidad a los cantantes lo que más os mueve son los conciertos, ¿no?

-Hombre, el proceso de crear y grabar también es bonito pero donde de veras lo vives -y donde te apetece mostrar lo que llevas dentro es en el escenario-, compartiéndolo con la gente. Es mágico. En otra época no me abría tanto, porque soy muy retraída, pero ahora me emociono, me río, miro al público a la cara y lo disfruto todo mucho más. Cierro los ojos y hablo con el corazón.

-¿Cómo eres antes de un “show”? ¿Se te puede hablar?

-Depende del momento aunque, en general, si me dices algo, te escucho (risas). En ocasiones estoy hasta el último momento desconectada, con mi gente, sin necesidad de hacer ningún ritual concreto. Los ensayos y pruebas de voz y todo eso lo traigo hecho de casa.

-¿Los nervios te pueden todavía?

-Bueno, nerviosa te pones, claro, pero me ha llegado a pasar el cerrar los ojos y creerme que estoy en mi habitación, desahogándome con una canción y sin pensar que hay muchas personas delante de mí.

-¿Lanzas mensajes con tus letras, igual que hacen otras artistas con sus ex o con sus parejas?

-No, no mucho (risas). No soy muy rencorosa ni me guardo nada. Cada uno que tenga su camino. Canto para mí y, cuando lo haces así, llegas a los demás.

-¿Te has sentido “borracha” de éxito?

-Con adrenalina sí. Y pasan horas y no se te va esa sensación tan bonita de estar como volando. Luego tienes que aterrizar y seguir con tu rutina aunque ése es un instante que da mucha felicidad.

india-martinez-2016

-¿Existe una India Martínez antes y después de actuar?

-Sí, hay una cierta diferencia. Se nota mi personalidad porque si no, no estás siendo sincera. Fíjate que hace poco vinieron a verme mis padres y, como los veía perfectamente porque estaban en tercera fila, no podía concentrarme en lo que interpretaba porque me recordaban que también soy Jenny, su hija. Así que les pedí que, para próximas veces, se pusieran en otro lado menos evidente para mí (risas). Nunca me había pasado igual.

-Actuar te sirve de terapia… ¿Para qué?

-Es una forma de canalizar lo que le pasa a Jenny, de desahogarme. ¿Qué sería yo sin música? No concibo una vida sin ella. De una forma u otra estaría presente en mi realidad.

-¿Se te ha olvidado alguna vez la letra de un tema?

-Pues sí. Hace no mucho. Había muchas linternitas encendidas y me quedé “loca” con esa imagen tan bonita.

-¿Para ser artista es necesario tener sensibilidad?

-No sé. Es tu forma de ver las cosas y cómo te lo tomes todo. Los hay más realistas, idealistas…

-María Jiménez aseguraba que cantaba “con el coño”… ¿En tu caso?

-(Risas) Hombre, no lo expresaría así… (risas). Creo que en cada una de mis canciones habla mi alma. Mi padre solía comentarme que pensaba que tengo la capacidad de tocar el corazón de cualquiera, por muy duro que sea el caparazón.

-¿Entiendes que, por eso de la soledad que cuentan inunda a los intérpretes al terminar una presentación, haya quien caiga en pozos como el alcohol?

-Es un refugio. En mi caso me amparo en el deporte, por ejemplo, o en leer. Y lo bueno para mí es que mi hermana me acompaña. ¿Te imaginas lo que me aguanta? (risas).

-En esta gira puedes presumir, además, de hacerla con la Medalla de Andalucía que te concedieron en febrero…

-Nunca había soñado con ella ni la esperaba. ¿Qué hago yo que no merezca otro andaluz que defienda su tierra con buenas labores sociales? Lo que sí vengo de un barrio muy humilde, con muy poquitas posibilidades. Ni de un trabajo digno por exclusión social. Sé de muchas amigas, niñas y niños de mi entorno de esa etapa que o no tienen una ocupación laboral o que ni siquiera están. Si me alegra más haber recibido esa medalla es por mi familia. Me dieron unos valores bonitos, de humildad. Me enseñaron que no hay que apagar luces por encender la de uno mismo y con eso me quedo.

LO MAS IN INDIA M 28 F

(Visited 282 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión