HUGO SALAZAR: “No me vería con cadenas y una gorra sobre el escenario”


El artista ofrece, esta noche a las 22 horas, un concierto en el Festival de las Naciones junto a su compañera de Operación Triunfo, Verónica Romero.

Por Iván Alcázar

Hugo Salazar, quien dio el salto a la fama a través de Operación Triunfo en el año 2002, lleva desde entonces viviendo de lo que es realmente su pasión: la música. Su álbum más reciente, titulado “180”, es un trabajo muy fresco, variado, positivo y ameno, en el que el sevillano cuenta con diez historias diferentes, muchas de ellas autobiográficas, incluyendo un tema con el nombre de su hija, “Julieta”. Encantado con su actuación en el Festival de las Naciones, viene dispuesto a encandilar a todos aquellos que se acerquen esta noche al Prado de San Sebastián.

-Tu single más reciente, Si bailas conmigo, tienes ciertos tintes latinos… ¿Consideras que es necesario subirse a las tendencias musicales para llegar a más gente?

-He de decirte que sí. Si nos decidimos a incluir este coqueteo con lo que se lleva, pero no te sientes descolocado con respecto a tu esencia, adelante. Me dejo guiar y, si me quieren llevar por ese camino, mientras yo esté cómodo, no tengo problema. Claro que, si me pides que baile… ¡ya tenemos un problema! (risas) Lo que no me vería con cadenas y una gorra encima del escenario, con mucho respeto a quién lo haga.

-No consideras entonces el reggeaton como “menos música”, ¿verdad?

-Para nada, respeto muchísimo todos los géneros. Al fin y al cabo, lo importante es el mensaje, el sentimiento que quieras transmitir. Da igual con qué se exprese.

Me encantaría entrar en un ‘Operación Triunfo VIP’. Como “reality” y experiencia creo que no hay nada igual

-El título del disco, “180”… ¿podría ser referencial a un giro de 180 grados en tu vida?

-Se podría mirar de muchas maneras, como ese giro al que te refieres o como una medida de velocidad, aceptando que el tiempo pasa muy deprisa y que, cuantos más años cumples, más deprisa va. La vida va a 180 Km/h y es una forma de llamar la atención de que hay que vivir el hoy y no preocuparse del mañana. Mejor estar con los pies en el suelo y viviendo el presente. 

-Saliste de la academia de Operación Triunfo… ¿Fue uno de esos giros de 180º de los que hablamos?

-Y tanto… Ahí sí que todo fue a 180 km/h. Ten en cuenta que fue un cambio radical, de estar trabajando en una tienda de ropa a, de repente, cogerme un avión, plantarme a 800km de mi casa y encerrarme en una academia donde me vigilaba toda España… Fue una experiencia maravillosa y de la que estoy muy orgulloso. 

-Entonces, si surgiera un “Operación Triunfo VIP”… ¿aceptarías?

-¡Anda, qué chulo! Claro que sí, el formato me gusta, me lo pase genial y allí me trataron estupendamente. Como “reality” y experiencia creo que no hay nada igual. 

-¿No tienes miedo de que afectara a tu lado personal por culpa de todo lo que se machaca ahora por redes sociales?

-Si tienes bien afianzados los cimientos de tu intimidad, el trabajo es trabajo y no creo que fuese algo negativo. Sé separar muy bien lo laboral de lo privado.

-¿Estás en un momento pleno?

-Considero que estoy en constante evolución, en ascendente. Cuando cojo una guitarra, por ejemplo, intento que lo que compongo sea mejor que lo anterior. Siempre ir a más y dar lo mejor de mí mismo.

-¿Qué es para ti alcanzar el éxito?

-Esa palabra es muy relativa, ya que el éxito puede ser muchas cosas… Depende de cómo te lo tomes. Para mí es estar contento y satisfecho con lo que hago. Llevo 17 años viviendo de la música y obviamente podría estar mejor, pero también podría estar peor. Intento ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Si tengo mi discográfica y a los medios que me apoyan, estoy contento de que se pueda al menos conocer lo que sale de mis adentros. Y luego tengo salud y a mi familia. Sería bastante injusto pedir más.

(Visited 61 times, 1 visits today)

Leave a Reply