Hugo Salazar “No me veo cantando con cincuenta años”

El sevillano regresa, después de tres años de silencio, con “Adivina, adivinanza”, single que llega en una nueva etapa vital durante la que se ha convertido en padre de una niña

por Ricardo Castillejo

Ha sido papá de una niña que tiene un año y medio y, como es normal, esa experiencia le ha cambiado la vida. Hugo Salazar, a sus 38 años, ha madurado, personal y profesionalmente. Tras hacer el acceso a la universidad, el sevillano decidió convertirse en Técnico Superior en Nutrición y Dietética, mundo que siempre le ha interesado mucho y sobre el que, en la actualidad, realiza sus prácticas de obesidad en el Centro Integral La Báscula en el Hospital NISA. Sin embargo, el cantante no abandona la música, tal y como demuestra con un nuevo tema que le devuelve a la actualidad protagonizando editoriales de moda como éste exclusivo para “Sevilla Magazine” durante el que, en la Hacienda Los Frailes de San Alberto, lució ropa de la estupenda firma Álvaro Moreno.
hUGO SALAZAR - CORTIJO LOS FRAILES-¿Decidió formarse porque es complicado vivir de la música?
-Hombre, en mi caso llevo trece años haciéndolo y vivo mejor que cuando vendía camisas en Massimo Dutti (risas). Lo que sí estaba cansado de que las compañías me encorsetaran y me obligaran a sacar discos. Con veinte años no ves las cosas igual que con mi edad. He estado lejos de las emisoras y de las revistas pero era necesario para sacar algo pop pero diferente. No tengo el nivel de otros para poder hacer lo que me dé la gana (aunque hasta ésos se equivoquen) y los fans y la industria me pedían algo más fresco y dinámico. Por eso he creado “Adivina, adivinanza”…
-Parece, por su forma de hablar, que no se considera joven…
-Sí que lo soy pero ya se nota que voy para arriba (risas). No me veo cantando con cincuenta años aunque la gente me diga que parezco menor. Ahora me preocupan menos las cifras y los números. Tener más o menos seguidores que otros me da igual. Aparte, estoy en un momento dulce. Faltaría a mi ética sentimental si no te confesara que he sido padre de Julieta, cuyo nombre llevo tatuado en el pecho. Tengo menos oportunidad de hacer deporte y de jugar al fútbol pero todo se ha transformado para bien. Las horas de sueño robadas las compensa una sonrisa de tu bebé. El “yo mismo” deja de existir. Es ella nada más.
-Entiendo que también habrá evolucionado en lo que al amor de pareja se refiere, ¿verdad?
-Claro. Se ve de otra manera. A la madre de mi hija le tengo respeto solo por el hecho de serlo. Incluso he empezado a entender a mis padres mucho mejor.
-¿Ha dejado de ser tan presumido como era?
-(Risas) Un poco menos. Muchos que me conocen me dicen que, conforme más natural, mejor estoy. Estoy más a gusto conmigo mismo e intento llevar una vida de alguien de mi edad, con mis mismas costumbres de siempre. No me importa estar en Conil en la playa o en una caseta de feria como uno más. Prefiero que eso siga igual porque maldito el día que no me pidan un autógrafo… En cuanto al vestir, soy muy casual. Para un domingo de Ramos o para una celebración no suelo usar traje de chaqueta. Prefiero una americana con unos vaqueros.
HUGO SALAZAR - CORTIJO LOS FRAILES 2-¿Es muy crítico con usted?
-Demasiado. En lo musical, en la estética… Los medios me han dado la oportunidad de seguir sacando canciones. Nunca podrán quitarme el ser autor. Seguro que no soy el mejor del mundo pero es igual de satisfactorio para mí interpretar, componer y, en estos instantes, el tema de la nutrición. Si me propusieran irme a México seguramente diría que no. Siempre he tenido los pies en el suelo pero la paternidad te hace madurar mucho. A veces pienso: “¿Y si no hay más?”. Cuando adolescente me preocupaba demasiado el mañana. Ahora prefiero el presente. Me agobia plantearme el futuro y, entre lo nuevo aprendido, está no agobiarme.
-¿Qué queda de “Operación Triunfo”?
-Muchos y muy buenos recuerdos. ¿Por qué voy a criticar la academia? Se portaron superbien y yo salí muy bien parado. Rezaba para que no me echaran la primera semana (risas). De ese Hugo mantengo el irrealismo de un universo que, por su trascendencia, fue un choque para mí. Yo tocaba en un grupo de flamenquito y de pronto me encontré con algo difícil de asimilar. A muchos compañeros que no han podido mantenerse les afectó aquel fenómeno porque imagínate lo que es pasar de no poder ir por la calle a que no te conozca nadie.
-¿Le gustan los nuevos formatos de “talent shows”?
-Si entretienen me parecen estupendos. La música, el baile forman parte de la cultura y, si eso puede unirse con distracción, es fantástico. Yo los veo y me agradan…
-¿No se plantearía entrar en uno de los “realities” de moda? (“Supervivientes”, “La isla…”)
-En su día me lo ofrecieron pero es que no me reconozco en este tipo de producciones. Desde luego que depende porque, un “Pekín Exprés Vip”, sí que lo haría…

Maquillaje y peluquería: Ana Jurado
Producción: Antonio Montero / Jesus Bolín
Fotografía: José Manuel González
Ayudante de fotografía: Rocío Navarro
Ubicación: Hacienda Los Frailes de San Alberto
Vestuario y complementos: Álvaro Moreno

(Visited 4.953 times, 3 visits today)

Déjanos tu opinión