Gustavo Almeida: “Mi mujer es el gran “fichaje” de mi vida”

 

 

Aunque el fútbol fue el primer gran escenario de su vida, la música terminó imponiéndose y, este brasileño de voz aterciopelada y gran talento, pasó a grabar temas como “Fue de repente” del que acaba de presentar su versión en portugués, “Foi de repente”

por Ricardo Castillejo

 

Tiene tres discos en el mercado, hace una media de 80 conciertos al año y, recientemente, acaba de cosechar un gran éxito en Brasil, país que le vio nacer y que abandonó por vivir en España, jugando en el Celta de Vigo. Instalado en Pontevedra, Galicia, junto a su mujer y sus hijos, la historia de Gustavo Almeida, de 39 años, dio un giro sorprendente cuando decidió cambiar los campos de fútbol por los estudios de grabación, buscando en estos el destino que de veras le hace feliz. Poco a poco, el tiempo le dio la razón y, en la actualidad, su buena música le abre el corazón de todos los públicos allá por donde va.

-¿Por qué tomaste la decisión de abandonar el fútbol?

-En ningún sitio sale el motivo concreto porque tampoco lo ha habido. Fue algo natural. Una lesión me dejó en “stand by” y, en ese instante, la música pidió paso. Cuando me di cuenta estaba grabando mi primer álbum y decidí quedarme aquí. Soy de familia de músicos, empecé a componer, de forma más frecuente, con 18 o 19 años y, aun estando ya en el deporte, a todos sitios iba con mi guitarra al lado.

-¿No echas de menos los partidos?

-No, no… De hecho, sigo jugando cuando puedo y sigo sintiendo la misma adrenalina. Igual que antes de un concierto. Fue una etapa y ya sabemos que eso no es para siempre.

-En realidad te sucedió algo parecido a lo que, en su día, le pasó a Julio Iglesias…

-Bueno, eso dicen… Algunas veces he pensado que aquello incluso era una leyenda (risas)…

-¿Sería Julio una trayectoria a seguir o tienes otras referencias más cercanas?

-Hombre, sin desmerecer, me tocan otras más. Admiro mucho a Alejandro Sanz, tanto en lo laboral como por su biografía. Leí de él que quería estar en la música aunque fuera sirviendo cafés en los estudios. Creo en la importancia del camino, del ir paso a paso y evolucionar. No estar en esto por el glamour, las redes sociales o los seguidores.

 

-¿Cuál sería para ti el triunfo?

-Ya lo tengo. Poder vivir de lo que hago. Cada etapa, cada entrevista que das o cada persona que te reclama es el triunfo diario. De todos modos, la palabra “triunfo” es muy peligrosa, sobre todo para los jóvenes que esperan ese éxito televisivo, multitudinario. Eso no te pertenece. Lo que te pertenece es la pasión y la profesionalidad por ese oficio que es la música.

-¿Los aplausos en el fútbol y en la música suenan distinto?

-Sí. En el fútbol son más apasionados y, en la música, más enternecedores aunque algunas ovaciones. al final de algunos conciertos inolvidables, suenan casi igual que las que se dan al meter un gol, la máxima alegría en el fútbol. En realidad, la emoción es similar…

-Lo que pasa es que en el deporte se gana mucho más y en el mercado musical es bastante más complicado todo, ¿no?

-Bueno, algunos artistas ganan mucho… Pero sí, es cierto que, a nivel de medios, parece que llama más hablar del sueldo de Cristiano Ronaldo o Messi.

-Por cierto, los futbolistas no tienen fama de ser muy sensibles…

-Es que el fútbol es dureza. Como gladiadores que se parten la cara o la pierna por defender un gol. Por eso parece que somos más fríos, pero es un cliché. Detrás hay todo tipo de personas, si bien no se difunde tanto un interés literario. Vende más uno en su descapotable escuchando reggeaton y con una novia modelo.

 

-Tu madre es muy popular en Brasil como intérprete… ¿Qué consejos te ha dado?

-Más que dármelos me los ha hecho ver con su carrera, con su respeto a la profesión. Hay que respetar a quien viene a verte en un local pequeño igual que en una sala grande. La música debe ser lo primero ante lo demás, no un complemento.

-¿Y tu mujer?

-Es un modelo de compañera, el gran fichaje de mi vida. Si estoy aquí es gracias a ese pilar.

-Tienes dos hijos, niño y niña, de 8 y 6 años… ¿Preferiríais que fueran deportistas o cantantes?

-Fíjate que, al nacer, no quisimos ni saber el sexo… Intento transmitirles un mensaje básico de la vida que pueden emplear en cualquier ámbito. El mayor toca la batería y mi sensación es que juega al fútbol en el “cole” por no quedar desplazado de los amigos (risas)…

-Está de moda el “lifestyle” pero en el “show business”  os persigue la leyenda urbana de la bohemia…

-Sí. Conmigo suelen sorprenderse cuando actuando solo bebo agua y no copas… La mayor inversión del ser humano debería ser su cuerpo, pero sin obsesión, porque aquí no nos quedamos nadie.

-¿Y del valor de la imagen? ¿Qué me dices?

-Que ojalá escucháramos las canciones primero con los ojos cerrados. En la sociedad actual las modas pueden con lo realmente importante.

 

(Visited 281 times, 1 visits today)

Leave a Reply