Enhamed Enhamed “Veríamos mejor si nos hiciéramos mejores preguntas”

El que es considerado el mejor nadador paralímpico de la historia, presenta, a sus 28 años, “Iron Mind”, un libro donde expone sus teorías para que, cualquiera que las siga, pueda alcanzar sus objetivos personales

por Ricardo Castillejo

No pierde la sonrisa y el blanco de sus ojos cuenta mucho más de lo que seguro ni siquiera él mismo sabe. Y es que en su ciega mirada está el origen de una fuerza gracias a la que ha logrado grandes retos en una vida ligada, sobre todo, al deporte. Amante de la natación desde niño, el canario Enhamed Enhamed cuenta en su currículum con logros como las cuatro medallas de oro que logró en los Juegos Paralímpicos de Beijing (2008) o el haber sido el primer ciego español en lograr completar el “Iroman” de Lanzarote. De un juego lingüístico con dicha palabra nace “Iron Mind”, un libro donde expone muy claramente cómo la clave de cualquier éxito que nos propongamos está… en la mente.
-¿Tener dificultades hace que las cosas se tomen de otra manera?
-Si todos los días hace sol, no valoras el buen tiempo hasta que un día hace un poco de frío (aunque, en realidad, solo hayan bajado dos grados las temperaturas). Personas que residen en zonas con una nieve que les llega hasta las rodillas, en cuanto aparecen unos rayos, lo agradecen muchísimo. Necesitamos los contrastes para poder valorar lo que tenemos.
-¿Cuál es el error común que cometemos a la hora de vivir?
-Yo no creo en los errores. Todo es un aprendizaje y son hábitos. Tú haces lo que entiendes que es lo mejor y porque no conoces nada más. El desconocimiento más habitual es afirmar “yo soy…” o “yo tengo…” porque te quedas ahí anclado. Igual que cuidamos la nutrición y hacemos deporte, uno de nuestros primeros pensamientos cada mañana sería reflexionar sobre qué ponemos detrás de eso. Si siempre cometes el mismo fallo no es que seas tonto, sino que no has sabido analizar la situación.
-¿Todo puede lograrse?
-Si realmente lo quieres, sí. Pero no es tan fácil. Necesitas aprender de alguien que te sirva de ejemplo y cambiar lo que eres pensando en quién te tienes que convertir para lograr eso. A veces no lo consigues pero, sin duda, el proceso te llevará a algo mejor.
-¿De qué “medalla”, más allá del deporte, se siente más orgulloso?
-Del momento en que me di cuenta de lo agradecido que estaba por ser ciego. Me di cuenta de que nada iba a volver a ser lo mismo. Antes era una víctima y, de repente, la ceguera no era insalvable, sino una razón para encontrar una manera distinta de hacerlo todo.
IRONMIND_CUBIERTAfinal2aed.indd-¿Cómo se enamora un ciego?
-¡Desde luego que no a primera vista! (risas). Te fijas en otro tipo de cosas. No es un enamoramiento del físico sino de los valores. Para mí es importante que se ame el cuerpo y eso no es ser perfecto. Puedes tener cinco kilos de más y quererte. Más allá, se siente por el tacto, por la voz (qué voz tienes triste, irritado, cuando piensas una cosa pero dices otra), por la persona que eres. Son matices que la mayoría no controlan pero que están ahí y hablan mucho de cada uno. Y luego tener momentos de comunicación. Enamorarte es una elección diaria. Mucha gente empieza a salir con alguien porque es precioso/a, viste bien, porque, por el Facebook o Instagram piensa que tienen aficiones coincidentes pero… ¿qué sabes de veras de él/ella? ¿Qué hace ante una enfermedad? ¿Cómo reacciona ante un mal momento de trabajo? Es fundamental tener esa información.
-La sociedad está, en gran medida, articulada en torno a la imagen… ¿Es posible un cambio de valores? ¿Se puede cambiar?
-Sí, ante una situación difícil que te haga cuestionar tus convencimientos. Hay tres realidades seguras en la vida: el nacimiento, la muerte y el cambio. No es lo que te ocurre sino lo que interpretas. El mundo es muy visual pero cada uno elegimos nuestro mercado.
-¿No piensa que los miedos, en esto de cambiar, juegan un gran papel?
-Los miedos son esa maravilla que dirige nuestra vida. Nos advierten de situaciones pero distinto es que te domine. Es muy buen siervo pero un amo terrible. Yo supero miedos de continuo. Antes pensaba que solo podía hablar con una persona a la vez y ahora me dedico a dar conferencias donde hay dos mil personas.
-Hay quien dice que todo lo que uno desea está al otro lado del miedo…
-Sí… Cuanto mayor sea el miedo, más importante es afrontarlo. Si algo me da miedo, lo tengo que hacer. Eso me ha llevado donde estoy.
-¿Qué piensa de usted mismo?
-He tenido la fortuna de pasar grandes experiencias y de haber conocido a gente estupenda. Soy muy perseverante y, sobre todo, muy curioso.
-¿Veríamos más claro con los ojos cerrados?
-No. Veríamos mejor si nos hiciéramos mejores preguntas.Kilimanjaro_enhamed

(Visited 366 times, 1 visits today)

Leave a Reply