Emma García, “Me considero una “curranta” de la tele”  

La presentadora Emma García, casada y con una hija, se suma a la moda de los vascos que se dejan seducir por Andalucía convirtiéndose en una flamenca de excepción con aires muy rocieros para “Sevilla Magazine”

por Ricardo Castillejo

La diseñadora Ángela Campos y Artepeinas crearon este precioso estilismo para Emma García. Foto: La Petite Chambrè

La diseñadora Ángela Campos y Artepeinas crearon este precioso estilismo para Emma García. Foto: La Petite Chambrè

Con ella todo es fácil. Trabajar, conversar, divertirse, pasear… A sus 41 años, la que es una de las presentadoras más conocidas de la televisión española, ha sabido encontrar el equilibrio perfecto entre una vida profesional rica y exitosa y una personal no menos importante. Casada con Aitor Senar en 2000, ambos son padres de una niña, Uxue, de la que ha querido hablar en esta extensa entrevista gracias a la que tenemos la oportunidad de conocer un lado humano que ha trascendido mucho menos, cara al público, que su trabajo. Desde “A tu lado” a “Mujeres, hombres y viceversa”, Emma García ha estado vinculada a Telecinco, cadena en la que ha conducido desde otros espacios como “El juego de tu vida” a galas y especiales que, con su talento y simpatía, han sabido conquistar a los espectadores desde el principio de su trayectoria.

-¿Qué opina sobre nuestro traje típico?

-Pues es uno de los más bonitos de toda España. Con el de tu tierra sientes tus raíces pero es que éste es tan bonito… Le habéis dado la vuelta… Claro que me he sentido un poco rara porque no suelo llevar muchos complementos y cosas raras en la cabeza pero me ha encantado…

-Ha superado la barrera de los cuarenta… ¿Le ha cambiado esta nueva década?

-Hombre, te pones a reflexionar… Tus padres se hacen mayores, tus abuelos se van, en lo laboral tienes más experiencia… Ése es un ejercicio necesario al menos una vez en la vida y que, en mi caso, me ha dado serenidad. Ahora entiendo cuando comentan aquello de que los cuarenta son una buena etapa… Sabes lo que quieres y has encontrado una cierta paz (no del todo, o sería aburrido), disfrutas de la seguridad como mujer… No volvería a los veintitantos. Hay que llegar satisfecha en ciertos aspectos pero con ganas de sentirte viva.

-¿Le molesta la popularidad?

-No. Aitor se ríe mucho conmigo porque voy por la calle pensando que nadie me reconoce y, claro, él me dice: “Me estás vacilando” (risas). Hago un trabajo cara al público y es gratificante que te pidan una foto o un autógrafo. Me cuesta menos poner una buena cara que una mala y prefiero ser accesible a que no me miren. Mi hija sí que en alguna ocasión me ha comentado: “¿Puedes hoy dejar de ser Emma García?”. Ella entiende menos lo de que me paren paseando.

-Pero a veces ha sido objetivo de cámaras de paparazzi…

-Siempre me he sentido muy respetada por la prensa del “corazón”. Va con la profesión y lo debes asumir. Al final un comunicador o un cantante es una persona normal como el resto. Lo que no he expuesto mi vida privada. Ni Aitor, ni mis padres, ni mis hermanos han ido nunca a nada de televisión y me ha ido muy bien así. Se sabe lo justo.

-¿Cuál sería su consejo, ya que le ha ido tan bien, para que los concursantes de su programa triunfen en el amor?

-Que no sean egoístas. Hay que cuidarse pero también ceder un poco. Primero tienes que saber lo que quieres. Ellos se cansan enseguida. Si te gusta una persona tienes que luchar por ella porque a veces lo más complicado es la respuesta. Que se respeten y que se hablen.

IMG_9333

La presentadora de Telecinco con un vestido muy rociero de Paco Álvarez

-¿Qué enamora a Emma García?

-El sentido del humor, la inteligencia y la sinceridad. Que me sorprendan. No puedo con una persona gris.

-¿Y algo que no perdonaría a una pareja?

-La traición, que no quiere decir una infidelidad. La mentira. Mi pareja es, como te decía, un amigo en el que puedo confiar, que está en los buenos y en los malos momentos. Lo he encontrado… y me aguanta… ¡Algo va bien! (risas).

-¿Se animará a darle algún hermano a su hija?

-No. Me encantan los niños pero Uxue va a cumplir nueve años y eso lo hemos tenido claro. Hacemos un trío fantástico. Con más no podría.

-¿Ha cumplido bien con su papel de madre?

-Soy muy pesada y eso te lo podría confirmar mi hija. Me encanta escucharla y que entienda que soy una persona a la que puede contarle todo. Hace poco me dijo: “Mamá, puedes ser cuidadora porque tratas muy bien a los niños. A mí me tratas muy bien” (risas). Quiere ser granjera y vivir rodeada de animales…

-¿Hay un mundo más allá de los platós?

-¡Claro! Mi familia, mis pasiones… Ahora he empezado a tomar clases de batería, que es algo que me encanta. También perfecciono mi inglés, me he animado a esquiar, voy a la montaña, al gimnasio…

-¿Se considera una “estrella” de la televisión?

-No. No me gusta eso de las “estrellas”. Me considero una “curranta” de la “tele”. Y una afortunada por llevar trece años en primera línea.

-Pero, ¿de qué forma ha logrado no despegar los pies de la tierra?

-Primero integrándome como una más del equipo. Soy la cara pero sin unos compañeros buenos, no hay nada que hacer. Ni los fracasos, ni los éxitos son del presentador. Ésta fue una conversación que tuve con mis jefes. Ellos me decían: “Vas a cambiar”. Y yo les respondí: “No”. Y así ha sido. Tengo más experiencia pero muy poca tontería.

La vasca fue andaluza por un día gracias a trajes como este de Yolanda Rivas.

La vasca fue andaluza por un día gracias a trajes como este de Yolanda Rivas.

(Visited 2.149 times, 1 visits today)

Leave a Reply