Eloy Enamorado: Detalles que marcan la diferencia

 

 

 

El diseñador, nacido en Burguillos, participó en el editorial de junio de “Sevilla Magazine” vistiendo a la actriz Antonia San Juan para una imagen a caballo entre el clasicismo y la modernidad

 

por Jesús Bolín

 

Su carrera comenzó de la mejor manera posible tras ganar la primera edición del concurso de noveles de la pasarela “We Love Flamenco” en 2014, consiguiendo ascender meteóricamente desde ese instante hasta el punto de enviar diseños al otro lado del mundo, como Dubai o Japón. Aunque el primer taller que abrió estaba dedicado a los volantes, pronto se lanzó a la moda nupcial y al prèt-à-porter, estilos que tantas satisfacciones y éxitos le brindan en la actualidad. Además de poder presumir de una gran personalidad, que se evidencia en sus prendas, este joven de 26 años nacido en Burguillos revela que nunca deja de estar en contacto directo con las tendencias, buscando en cada momento nuevas líneas y tejidos, siembre bajo una perfecta confección.

-Cuéntame algo no pueda faltar en un diseño tuyo…

-Elementos con bordados a mano tanto en oro o en plata, aplicaciones incrustadas o algún tipo de pintura o forma artística. Independientemente de las telas y los colores, estas cosas hechas a mano son las que aportan mi sello y las que me caracterizan. Los trajes de novias también se hacen con tejidos muy elaborados de seda o tisúes, utilizando esos bordados a los que me refiero.

-¿Qué problemas suele encontrar una clienta a la hora de vestirse?

-Para mí el fallo está en venir con una idea ya pensada. Siempre digo que cuando se va a un diseñador o estilista lo más importante es dejarse llevar por sus ideas y criterio. Hay muchas señoras que creen realmente que esto es solo un taller de costura pero a nosotros lo que nos gusta es que la clienta venga con su mente en blanco y con ganas de presentarle diferentes propuestas hasta dar con la que más le favorezca.

Foto: Juanjo Moreno

Foto: Juanjo Moreno

-Entonces, ¿cuál sería el proceso hasta alcanzar ese vestido soñado?

-Tras llegar con una cita al taller, se estudia su morfología y qué es lo que creemos que mejor puede sentarle a esa persona. Le hacemos un poco de estilismo y “personal shopper” porque también investigamos los tonos que mejor le vienen a la piel y las formas más apropiadas aunque luego, por supuesto, la clienta puede ir descartando según sus gustos e ideas. Lo que queremos es crear algo exclusivo y que sea único, puesto que no se hace ni en serie, ni por tallaje.

-¿Se viste de diferente manera en las bodas de ciudad y de pueblo?

-La clienta en los pueblos me exige más y suele ir más sofisticada porque al ser celebraciones tan cercanas -y a las que van tantos invitados- conocidos se intenta destacar del resto a través de las formas, colores, aplicaciones… La decoración del vestido en general. En la ciudad todo el mundo es más independiente y se suele optar por unas piezas más sencillas.

Foto: Jesús Bolín

Foto: Jesús Bolín

(Visited 198 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión