El triste adiós a un amor perfecto

 

“Estimados compañeros, nos dirigimos a ustedes para comunicarles que a partir de ahora nuestras vidas personales irán por caminos distintos. Esta decisión, meditada y de mutuo acuerdo, fue tomada desde el cariño y el respeto que nos tenemos. En cuanto a lo laboral, seguiremos trabajando juntos, como venimos haciendo desde hace tantos años. Aprovechamos la oportunidad para agradeceros el respeto que siempre habéis tenido hacia nuestra familia. Un cordial saludo. Mónica Naranjo – Oscar Tarruella”. Con estas palabras nos sorprendía ayer la que, durante quince años, ha sido una pareja perfecta, compartiendo amor e inquietudes profesionales y siendo un ejemplo dentro del mundo del espectáculo de complicidad y cariño. Sin embargo, la cantante de Figueras y su representante han decidido tomar caminos sentimentales diferentes, dejando muy tristes a sus admiradores, cómplices de esta historia que comenzó cuando él, por entonces Mosso de Escuadra, acudió a la casa de ella -que venía de un matrimonio anterior con Cristóbal Sansano- para investigar un robo que allí se había producido. La amistad dio paso a la pasión y, desde ahí, a un sólido tándem que, de momento, se ha roto. Será cierto eso de que todo, tarde o temprano, acaba.

 

 

 

(Visited 369 times, 1 visits today)

Leave a Reply