Doctor Bartosz Kosmecki: “La única tendencia en medicina estética en el siglo XXI es la tendencia hacia naturalidad”


La entrevista más cercana con el doctor Bartek Kosmecki, director médico de la Clínica Verkomed Sevilla Nervión

Son las tres de la tarde de un sábado de primavera. La mayoría de los médicos están disfrutando de su fin de semana… ¿Qué hace el doctor Bartek, como lo llaman sus pacientes, a estas horas en Sevilla? Pues acaba de salir del hospital donde junto con la cirujana plástica de la clínica, la doctora Marifé Prieto, y ha terminado las últimas revisiones de, entre otras, las cirugías de sus pacientes realizadas con la técnica de Blefaroplastia asistida por láser, y la Técnica PLASMEDQ, pionera en Europa y que es posible gracias a la colaboración de estos dos especialistas en Medicina Estética y Cirugía Plástica. Para concedernos la entrevista -y poderla publicar en este número-, hemos tenido que concertar la cita a estas horas, un sábado a mediodía, porque, con una lista de espera en la Clínica Verkomed sin hueco libre hasta el mes de mayo, es imposible en otro momento. ¿Por qué tanto interés en la Medicina Estética aplicada por las manos del doctor Bartek Kosmecki? A ésta, y más preguntas, responderá en las siguientes líneas…

Si haces lo que realmente te gusta, los premios y reconocimientos son secundarios”

-Sales en estos instantes del hospital… ¿Qué tal? ¿Todos contentos con los resultados?

-Sí, acabamos de revisar todas las cirugías conjuntas de láser y todos están encantados. Ten en cuenta que, gracias a las Blefaroplastias asistidas por láser, conseguimos lo que antes era imposible. No solo logramos quitar la piel sobrante y la grasa periocular, sino que también conseguimos cambiar una piel tan delicada y tan poco resistente al paso del tiempo como es la de esta zona.  

-Bartek, ¿me podrías decir cómo lo haces para sorprendernos tan frecuentemente con un premio o con una novedad de medicina estética? En pocos años has llegado a ser llamado a nivel nacional el ‘nuevo maestro de aguja’, tus clínicas han sido reconocidas como más innovadoras en medicina estética y cirugía plástica en Andalucía con el premio europeo, has sido nombrado académico de la Real e Ilustre Academia de Ciencias y Salud… 

-No es muy difícil. Si haces lo que realmente te gusta, sale solo. Yo disfruto mucho en mi profesión, me encanta ver la satisfacción de los pacientes cuando se van de la clínica y, cada día, encontrar caras nuevas de personas que vienen tras las recomendaciones de otros. Incluso de contemplar a mis enfermeras pues, aunque terminemos muy tarde siempre, cansados, tengo la sensación de un trabajo bien hecho. Los premios y reconocimientos son secundarios. Es verdad que me enorgullecen, pero no trabajo para ellos. Luego, la formación y las novedades en mi especialidad, es algo imprescindible. De continuo las técnicas y productos utilizados en medicina estética, dermatología y cirugía plástica cambian y también hay importantes avances en técnicas láser y otra aparatología.

Quien realmente necesita un rejuvenecimiento facial, un “efecto lifting” o un importante efecto tensor (mayores de 35-45 años), antes o después terminará con tratamientos inyectables”

-Existen tendencias en medicina estética… ¿Se puede decir que hay modelos de belleza a seguir?

-Sí y no. La única tendencia en medicina estética en el siglo XXI es la tendencia hacia naturalidad. Por suerte para mí ya quedaron sobrepasados los modelos antiguos de rellenos faciales abultados y notables a simple vista. Ahora todos los pacientes quieren estar jóvenes, pero sin cambiar su rostro. Es una de las cosas que a mí siempre me gustó de la medicina estética, aparte de la rapidez en los resultados. Siempre que la gente a la que trato me dice que se siente mejor, que tiene mejor autoestima y que sus amigos le han dicho “Te encuentro mejor, con más luz, más feliz”, tengo la sensación de haber realizado un buen trabajo. Se tiene que notar la mejoría en el conjunto, pero nunca en la zona en sí.

-Entonces, cuando se realiza un aumento de labio, ¿no se lo debería notar?

-¡No! Hay una gran diferencia entre un labio bonito, jugoso, carnoso y un labio llamativo. Cuando los nuevos pacientes llegan a la consulta el tema del labio parece ser el más controvertido, porque ahí tenemos tres grupos. El 50% tiene ganas de aumentar el volumen, corregir el perfil, asimetrías y arruguitas peribucales y tiene un miedo increíble a realizarse el tratamiento. El 35% ya sabe que el resultado puede ser natural y no detectable para la sociedad. Y también tenemos un 15% de pacientes, normalmente que visitan por vez primera la clínica, que vienen con ideas equivocadas, entre ellas, ganas de aumentos exagerados o formas que, de ninguna manera, son acordes con su rostro. ¿Qué debemos hacer con ellos? Pues explicarles y aconsejarles el tratamiento adecuado. Explicar las proporciones o estrategias a seguir. 

-¿Y si persisten en sus ideas equivocadas?

-Pues lo único que me queda por hacer es recomendarles que busquen otra opinión. Nosotros, médicos estéticos y cirujanos plásticos, antes de ser especialistas somos médicos y, aunque estos actos médicos que realizamos son de pago, hay que saber reconocer que el paciente no siempre tiene razón. Yo tengo la suerte de poder permitirme decir lo que pienso y negarme a realizar algunos de los tratamientos que ellos me solicitan para alcanzar el bien final

Tratamientos de introducción para los que empiezan sus tratamientos (25-35 años) para la prevención del envejecimiento cutáneo»

-Entiendo que estos pacientes normalmente nunca vuelven a la consulta… ¿Buscan a otro médico que les realice su ‘sueño’ o simplemente se arrepienten?

-No, al revés. Muchas veces, después de asimilar las palabras del especialista, vuelven a la consulta con más confianza porque se han dado cuenta que lo único que buscamos es su satisfacción. También contamos con otros en los que ya en otro centro han “metido la pata” y se han realizado el tratamiento que primariamente tenían en mente y vienen buscando solución. En estos casos, normalmente tienen que realizarse más tratamientos porque, además del plan principal, hay que revertir los efectos no deseados de lo ya realizado. Aunque es posible, por qué no, que existan personas con un sentido de la estética muy diferente del mío, a los que les guste las caras grandes y han encontrado a otro que realice los tratamientos tal y como ellos soliciten.

¿Cuál es el método de rejuvenecimiento facial sin cirugía más eficaz en el momento presente? 

-Voy a ser muy franco. Hasta el día de hoy no se ha inventado una aparatología más sofisticada que las cada vez más avanzadas técnicas inyectables de medicina estética. Yo, en mi práctica cotidiana, estoy aplicando el protocolo 4×9 de rejuvenecimiento facial. ¿Aparatología sofisticada? Quien realmente necesita un rejuvenecimiento facial, un “efecto lifting” o un importante efecto tensor (mayores de 35-45 años) antes o después terminará con tratamientos inyectables, porque ninguna aparatología podrá estimular la producción de colágeno tanto tiempo como lo hace el ácido hialurónico, los hilos tensores u otros inyectables dentro de la piel durante 24 horas al día y varios meses o años. La aparatología está indicada para prevenir y para aquellos que tengan fobia a las agujas o les guste realizarse un número de sesiones interminables.

En cuanto a tratamientos inyectables ¿qué nos puedes decir de la gran variabilidad de precios entre unas clínicas y otras, así como de tantas ofertas que encontramos, día a día, en las redes sociales que nos bombardean con estas promociones?

-Me alegra que me hagas esta pregunta. ¿Tú has visto en las redes sociales de mi Clínica alguna oferta que intente captar con un precio económico? Seguramente no. En medicina estética y cirugía plástica no hay ¨chollos¨. Un buen médico estético o cirujano plástico tiene un precio para cada acto profesional que practica. La filosofía de mis clínicas es la calidad y la durabilidad de los tratamientos. No usamos productos de gama baja, las jeringas de ácido hialurónico no se dividen ni comparten, los viales de toxina botulínica son los mejores, las prótesis de pecho solo son de las mejores marcas. Es nuestra manera de contemplar el acto médico, a lo mejor antigua ya en este mundo de super ofertas y chollos, pero la mejor para conseguir un paciente satisfecho, contento y fiel. 

-Una de tus últimas técnicas pioneras en Sevilla es implante de pelo artificial… ¿Qué nos puedes decir de esto?

-Pues sí, se trata de una nueva técnica que cubre la necesidad de muchos pacientes con calvicie y poca densidad folicular, que permite aliviar sus complejos. A mí personalmente no me gusta llamarlo “pelo artificial”, no solo porque parece que aplicamos algo similar a una peluca en la cabeza del paciente, sino también porque puede llamar a confusión con lo que se llamaba antes pelo artificial (pelos tipo extensiones pegadas a nuestro pelo, que cada vez lo hacían más endeble), ni al antiguo pelo artificial, que provocaba con frecuencia rechazo y por lo que casi se dejó de usar. Aquí estamos hablando de unas fibras totalmente biocompatibles con nuestro cuerpo, que se pueden aplicar incluso en las zonas donde normalmente fracasa el trasplante capilar (cicatrices) y sí, esto es cierto, estas fibras se parecen tanto en su variación (colores, texturas, grosor, longitud) al pelo de los pacientes que ni ellos, con el tiempo, recuerdan cuáles fueron las zonas tratadas. Es importante destacar que no es una técnica que sustituye al trasplante capilar, es algo que lo puede mejorar (cuando se ven calvicies de trasplantes mal realizados) y, además, sirve para quienes no tienen zonas donantes, quienes, por enfermedad, han perdido densidad y otros que, por un problema de cicatrización (técnica tira), o enfermedad, disponen de zonas sin pelo. 

“En mis clínicas la intimidad es uno de los puntos fuertes. cada uno cuenta y decide a quién contar y qué contar”

-Cuéntanos algo más sobre esta técnica. ¿Es rápida? ¿En qué consiste? ¿Es cara? ¿Se puede aplicar a todos pacientes?

-Rápida no, rapidísima. La fibra injertada en una sesión ambulatoria de tratamiento se ve directamente, tiene la longitud del pelo o incluso más larga, si lo desea por algún motivo (por ejemplo, para tapar alguna imperfección o calvicie). No se pasa por el proceso de caída del pelo (como ocurre en el trasplante capilar con el pelo propio, después de 2-3 meses de implantación). Consiste en la implantación ambulatoria, bajo anestesia local, de fibras biocompatibles bajo la piel del paciente por medio de un equipo especial que induce una especie de nudo debajo de la piel que hará que la fibra no se pueda caer. En lo que se refiere a precios, es un tratamiento con un costo similar al de un buen trasplante capilar nacional (no el cada vez menos frecuente de países no europeos). Sin embargo, esta técnica, como todo, no es para todo el mundo, tanto por el tema de enfermedades, la existencia de algunas contraindicaciones o de calvicie en algunas zonas que no se pueden tratar. 

-Sabemos que a tu clínica acuden grandes personajes, no solo de Sevilla y España sino también de Europa, ¿nos puedes desvelar algún secreto de sus tratamientos?

-(Risas). Como bien sabes, no puedo decir nada. En mis Clínicas la intimidad es uno de los puntos fuertes. Si en el caso de sevillanos estamos haciendo todo lo posible para que no se crucen, más aún, si cabe, con los famosos y sus “secretillos”. No podrás conseguir ninguna información antes de que la comuniquen ellos.

-Y ¿por qué cuidáis tanto la intimidad de los pacientes? Salas de espera unipersonales, consultas preparadas para lo hora de entrada, espera en la recepción reducida al momento de concretar una nueva cita… Puede dar la sensación de que queréis ocultar algo ¿no?

-No, todo lo contrario. Los pacientes vienen a la clínica para sentirse mejor, para estar mejor o para poder mejorar o eliminar sus complejos (nariz con caballete pronunciado, marcas de acné, labios chicos). Si el motivo de consulta es uno de tus complejos no te gusta que alguien se dé cuenta que lo estás corrigiendo. Si a todos los concentramos en una recepción tienen que pasar el apuro de que cualquiera que esté a su lado note que acaba de realizarse algo (pequeña rojez o inflamación en la zona recién tratada, rojez después de aplicación de los peelings o tratamientos para marcas que dura horas después del mismo…). Hay que dejar claro que estos signos desaparecen rápidamente y, a la jornada siguiente del tratamiento, se perciben los efectos bonitos. Mención especial merece el anonimato. Mis pacientes ya me conocen y saben que de los profesionales de mi equipo no saldrá ningún dato clínico y, menos aún, información o comentarios delante de otros pacientes (aunque sean amigos). Cada uno cuenta y decide a quién contar y qué contar y un buen profesional de medicina estética y cirugía plástica nunca cuenta secretos de sus pacientes. 

-El problema de la grasa localizada, del sobrepeso o de la obesidad, ¿cómo lo tratáis? 

-Verás, depende de la gravedad del problema y el tipo de grasa localizada. Si estamos hablando de grasa localizada y paciente sin sobrepeso, las soluciones serán localizadas (tratamiento con maquinaria, inyectables, liposucciones etc.). Si el problema del paciente es el sobrepeso acudimos a nuestros especialistas en nutrición y dietética, ellos saben mejor que nadie que, para la grasa visceral, un plan alimenticio y la actividad física serán la solución ideal. En el caso de sobrepeso moderado o incluso rozando la obesidad (15-20 kilos de más) nunca deberían ser tratados con técnicas milagrosas (balón gástrico, reducción del estómago con grapas, etc.) porque, aparte de ser a veces peligrosas, en ocasiones son realizados por no especialistas y dan unos efectos rebote importantes. Al contrario, las obesidades graves que afectan a la salud deberían estar atendidas directamente por especialistas en obesidad o cirujanos bariátricos. Cada uno que haga su trabajo según su especialidad. 

¿En medicina estética y cirugía plástica hay mucho intrusismo? 

-Sí, cada vez más. Parece que para ganar dinero se puede hacer de todo. ¿Por qué en mis clínicas no se realizan extensiones de pestañas? Pues porque estamos en una clínica de medicina estética, aquí tratamos problemas de la piel, rostro o cuerpo, los tratamientos relajantes, masajes, extensiones de pestañas, ceras o maquillajes se deben realizar en centros de belleza. Nosotros, los médicos, nos especializamos para hacerlo bien y ser los mejores en nuestros campos. Si yo empezara a operar a mis pacientes (aunque fuese solo haciendo solamente pequeñas liposucciones, que se supone que son los procedimientos más banales de cirugía plástica) el resultado no va a ser óptimo como si lo hiciera mi compañera cirujana plástica, la doctora Marifé Prieto, que lleva más de 20 años con el bisturí en la mano. Del mismo modo, un centro de belleza no es el sitio adecuado para realizarse tratamientos láser, porque estos no disponen de personal cualificado que sepa manejarlo ni podrán recetar los medicamentos necesarios para pretratamiento o solucionar complicaciones derivadas del mismo. 

Salas de espera unipersonales en la clínica

-Ahora, en post-Feria ¿tratamientos? ¿Novedades?

-Los tratamientos más deseados son los de rejuvenecimiento facial, las inyecciones de ácido hialurónico, la toxina botulínica, las vitaminas inyectables, los hilos tensores, los tratamientos de luminosidad o los tratamientos para las manchas faciales, entre otros. También sabemos que a la vuelta de la esquina está el verano, con lo que estamos ya aplicando tratamientos corporales para celulitis, grasa localizada, etc. Novedades presentamos muchas, además de tratamientos tipo “likeskinbooster” con sus nuevas formas de aplicación (hidratación profunda de la piel con estimulación de producción de elastina y colágeno), que sirven como tratamientos de apoyo a las técnicas clásicas de medicina estética para pacientes mayores de 40 años o como tratamientos de introducción para los que empiezan sus tratamientos (25-35 años) para la prevención del envejecimiento cutáneo. Ahora mismo en mis clínicas estamos empleando aplicadores de ácido hialurónico; son pequeños dispositivos que ayudan al médico en caso de inyecciones intradérmicas. ¿Para qué sirven? Pues para conseguir la cantidad perfecta del producto a depositar bajo la piel y para minimizar las sensaciones de la inyección. También podríamos mencionar otros tratamientos nuevos de redensificación y de restructuración para la flacidez de la piel del tercio inferior del rostro, flacidez del cuello y escote y zonas corporales (brazos, rodillas o entrepiernas). 

-En tus clínicas no se sufre (lo dicen todos los pacientes)… Cuéntanos, para ti el tema del dolor es muy importante ¿verdad? 

-Así es, lo cuidamos mucho. En mis clínicas todos los tratamientos son realizados bajo anestesia tópica (formula especialmente preparada para mí) o local (inyectable, siempre después de aplicación de tópica). El miedo a sufrir dolor suele ser la preocupación más grande cuando se piensa en medicina estética. Si minimizamos las sensaciones desagradables de las inyecciones, que son nuestras armas más potentes en los tratamientos, los pacientes no dudarán en acudir a nuestras consultas.  

(Visited 123 times, 1 visits today)

Leave a Reply