Diego Torres: “Mi esperanza es mi hija, verla crecer feliz, saber que está haciendo su vida”


A sus 48 años, Diego Torres -padre entregado a su hija, Nina-, lanza un nuevo single, “Esa mujer”, dedicado a las mujeres, que tanto le han marcado en la vida y de las que se considera un fiel admirador

Por Ricardo Castillejo

Más de 67 millones de reproducciones son las que acumula en Youtube el videoclip de su tema “Color esperanza”, todo un himno al positivismo y a nunca perder la fe que ha marcado a casi todo el planeta. Ahora, el cantautor argentino Diego Torres -padre de una niña de seis años llamada Nina-, se está reinventando con la era del “streaming” y, tras la buena respuesta de «Un poquito» -junto a Carlos Vives-, lanza un nuevo single hablando de “Esa mujer” que conmueve hasta los huesos, que conocemos y que nos hace temblar.

-La mujer para ti y en tu camino, ¿qué ha supuesto?

-Todo. Vengo de una madre artista que de chiquito me enseñó que la mujer tiene los mismos derechos que el hombre. Me encanta que tengan sus objetivos, que se esfuercen, trabajen y se realicen. Los hombres tenemos que acompañar en todo este movimiento. Mi madre, mi mujer, mi hija… Estoy rodeado de ellas y me encanta que así sea. 

Diego Torres en la portada de su single «Esa mujer»

No soy de los tipos que buscan hacer sufrir, aunque a veces esto sea una consecuencia de lo que pasa en la parcela sentimental de una pareja… También lo he pasado mal, pero quiero pensar que no era lo que buscaba la otra persona”

-¿Has sido de los hombres canallas o de los «buenecitos»?

-Como todos, he ganado y he perdido (risas). Así es la vida, se aprende más de las derrotas que de los buenos momentos. No soy de los tipos que buscan hacer sufrir, aunque a veces esto sea una consecuencia de lo que pasa en la parcela sentimental de una pareja… También lo he pasado mal, pero quiero pensar que no era lo que buscaba la otra persona (risas).

-Hoy día parece que, en el tema de las letras latinas, se hacen algunas que hablan de la mujer pasando algunos límites… ¿hasta dónde se puede llegar?

-Es raro, en una etapa en la que la mujer está buscando sus derechos y su igualdad, que aparezcan temas que la dejan mal parada, pero cada uno es libre de escribir lo que quiere y es esclavo de sus palabras. Si uno hace música que disfruta, puede hacer disfrutar a los demás. No hay que correr detrás de lo que está de moda.

-¿Y tú de mujer qué tienes?

-Soy un papá-mamá. Me gusta colaborar en mis tareas de padre con mi hija: traerla, bañarla, cocinar… Hasta le he dado «vacaciones» a mi mujer en el sentido de decirle: «Anda, date un viaje», para que sienta la libertad y no el tener un peso encima. Hoy los padres modernos somos los que hacemos y cumplimos muchas tareas.

-¿Es verdad eso de que las niñas son más de los padres que de las madres?

-Un poquito… (risas). Sea como sea, me encanta que tenga un lazo con su madre muy lindo y grande. Soy consciente de que soy su “primer hombre” y eso es una responsabilidad para ella. El poder femenino me encanta, cómo te manipulan desde chiquititas para conseguir lo que quieren. 

-¿Sabe que tiene un papá famoso? ¿Te preocupa?

-Me interesa que crezca libre y no tan observada. Poco a poco lo va entendiendo sin que le explique nada porque se da cuenta que hago música y lleno teatros… Un día me preguntó: «Papá, ¿por qué la gente te quiere?», y le dije que soy alguien que se lleva bien con todos… Quiero que lo lleve de una forma natural, como a mí me pasó con mi madre. También me encargo de contarle que viajo, trabajo y que con ese esfuerzo se pueden lograr mucho y puedo pagar su colegio, su educación, sus clases de piano, de danza… Es importante transmitirle eso a los chicos primero. Después, si eres artista conocido, médico, ingeniero o trabajador de la construcción, eso pasa a un segundo plano.

Uno puede perder la compostura siendo artista y en cualquier profesión. Cualquiera que se encuentre en una situación de éxito puede volcar… Es normal. El asunto está en salir de ahí en algún momento y no creerte ese cuento siempre”

-Muchos artistas condicionan sus proyectos por sus hijos…

-A los chicos hay que cuidarlos y enfrentarlos con la realidad según la edad que vayan teniendo. A los que son muy pequeños los puedes marcar, y no para bien, con lo hay que protegerlos. 

-¿La interpretación o la música te dan algo que no dé el otro?

-Las dos me hacen sentir muy pleno y me encanta poder desempeñarme en ambas. La diferencia es que en la música soy el líder del equipo y en una película soy un empleado más de una producción.

-A pesar de tu trascendencia, ¿te consideras normal o despegas los pies de la tierra? 

-Todos vivimos nuestros momentos, pero, el hecho de haber nacido en una familia artista hace que conviva con esto de una forma muy natural. Me encantan los artistas que pisan firme, que son normales y con los que puedes compartirlo todo. 

El artista en el videoclip de «Esa Mujer»

-Hay muchos casos de quienes con la fama pierden la cabeza, ¿cómo lo has hecho para protegerte de eso?

-Uno puede perder la compostura siendo artista y en cualquier profesión. Cualquiera que se encuentre en una situación de éxito puede volcar… Es normal. El asunto está en salir de ahí en algún momento y no creerte ese cuento siempre. Le he puesto mucha atención a eso porque es parte de mi esencia el mantenerme auténtico con mi círculo más cercano.

-Tienes ahora 48 años, te gusta cuidarte… ¿eres presumido?

-Soy deportista de toda la vida, he jugado al fútbol y al rugby de chiquitito y lo sigo haciendo. Cuidarme es cuidar mi salud, nadar, correr, ir en bicicleta, jugar al tenis, hacer mi rutina… Como intérprete se necesita tener el sistema respiratorio sano. 

-Los maduros tiene mucho éxito a la hora de conquistar, ¿lo notas? ¿Eres de los que se encuentran chicas en los hoteles?

-Se aprende a convivir con esas situaciones… Las mujeres me gustan como le gustan a cualquier hombre, pero después va pasando el tiempo y depende de en qué situación estés. Siempre me atrajeron las relaciones muy directas, muy francas, de escucharnos, apreciarnos, tener lugar para agradecer el cariño… Más que la histeria o la locura.

-¿Los años te han dado o te han quitado más?

-Los años, si se saben canalizar, te dan experiencia y una manera de ver todo más equilibrada. De jóvenes somos más impulsivos… 

-Son muchos años de romance con España, ¿qué te supone venir a este país?

-Muchos años, muchas canciones… Me encanta venir porque los argentinos tenemos una raíz muy fuerte con España y con Italia…

-A pesar de lo que nos rodea, la esperanza aún tiene cabida… ¿Cuál es la tuya?

Mi esperanza es mi hija, verla crecer feliz, saber que está haciendo su vida…

(Visited 77 times, 1 visits today)

Leave a Reply