Diana Navarro: “A día de hoy me siento completa”

La malagueña ha regresado al mercado musical con “Resiliencia”, un álbum que marca un antes y un después en su carrera y que presentará el próximo 9 de diciembre en FIBES

por Ricardo Castillejo

Su crecimiento personal en pocos años ha sido tan grande que, mirando atrás, podríamos hablar de dos Dianas: una antes y otra después de “Resiliencia”. Mucho más en paz y en armonía con ella misma, la cantante comparte con su público en este trabajo temas que ella misma ha compuesto y donde narra situaciones tan traumáticas como “El perdón” u otras mucho más positivas como “Eres tú”. Su tránsito de un mal querer al amor queda reflejado en letras autobiográficas de las que la malagueña se siente muy orgullosa dentro de un presente en el que se confiesa enamorada de una pareja junto a la que, tal vez dentro de no mucho, decida dar un paso más allá en su relación.

-“Resiliencia” es el álbum donde más cuentas de ti  misma… ¿Ha sido una terapia? ¿Un reto?
-Una liberación. Cada vez que lo he escuchado me he dado cuenta de cuánto me había descuidado… No sé hacer las cosas a medias. Lo que quiero es emocionar y transmitir. En 2009 tuve una muerte metafórica tras la que descubrí que no me quería. Luego, en 2014, me metí en un estudio para enseñarle a mi equipo el material sobre el que había estado trabajando. Hasta treinta temas… El mensaje era positivo y elegimos las melodías más idóneas pero había una bipolaridad constante, una montaña rusa de emociones.
-Algunas de sus letras son muy, muy duras…
-Pero no quiero dramatizar ni dar pena ni exagerar. Lo mío fue un malquerer pero tampoco he sido la primera en tener una decepción. No era para tanto pero sí fue la primera vez para mí. El tiempo es el bálsamo más sano y no sé si será la razón que te da pero he descubierto que nada es tan importante.
-¿Se puede morir de amor?
-De querer. De amor, no. El amor es bonito, sano, vida. Lo otro es posesión, control, cabezonería… Cuando descubres que el amor es respeto y fácil, eso lo cambia todo.
-¿En qué piensas que fallamos más a la hora de plantearnos relaciones sentimentales?
-Creo, por lo que veo en general y en mi propia experiencia, que vemos lo que queremos, no lo que es. Al principio sacamos nuestras mejores plumas pero, si no te quieres, es un “papelón” que haces. Cuando no estás seguro de ti mismo, muestras una máscara. Luego, la mayoría de las veces imponemos el ego pero hay que aceptar al otro como es. Si no, el lunar se convertirá en verruga.

275-selu-oviedo-23072016-img_4956-diana-navarro

Diana vestida por Creasur

-¿Cómo sabe uno que se quiere?
-No necesitas a nadie y te levantas y das gracias por lo que tienes. Todo te parece bien y aprovechas cada segundo y eres feliz. Te abrazas y susurras: “me quiero”. Y también sabes decir que “no” y marcar limites sanos.
-Refieres una “muerte metafórica” que sufriste en 2009… ¿Qué sucedió entonces?
-Soy otra persona. Miro, respiro, pienso de otra manera. Es diferente. Me he convertido en la mejor versión de Diana Navarro.
-Es que parece que la felicidad está en la pareja, ¿no?
-Claro. No necesitas a nadie para ser feliz pero en el inconsciente femenino parece que si no, no estás completa. Aparte, se debería ser más honesto y no prometer la luna y luego desaparecer. Si dices que no quieres algo serio, no pasa nada. Lo malo y lo triste es que tires una bomba de humo y después te quites de en medio.
-¿Eres romántica?
-Sí. Y muy detallista. Lo pasé muy mal y dejé de creer en el amor pero tuve unos meses de crecimiento personal desde los que escribí los versos más románticos y más vivos. No tenía pudor a expresar lo que sentía porque era mi verdad.
-¿Te planteas la maternidad?
-A día de hoy me siento completa. Tengo niños por todos sitios, sobrinos, por ejemplo, pero no me ha llegado la necesidad de ser madre. Los niños no eligen nacer pero desearía que, en lo que dependiera de mí, estuviera bien cuidado.
-Y la boda, ¿qué?
-Hay mucho que ahorrar aún… (risas). Somos muchos de familia…

194-selu-oviedo-23072016-img_4869-2-diana-navarro

La cantante con un diseño de Portobello Modas en el Parador de Carmona.

-Porque, en lo demás, ¿has logrado sus sueños?
-No… Todavía, no. Tengo muchas fantasías y hay que pedirlas al universo… Me encantaría montar una compañía de teatro y emprender proyectos musicales pero, con la crisis, es tan complicado…
-¿Has pensado qué harías si te fallara la voz?
-Seguiría como compositora y actriz pero, tal y como mi padre sigue cantando, me parece que estaré en esto hasta que me muera…
-¿No hay nada que te haga perder los nervios, esa paz que transmites?
-Es que pienso que, cuando pierdes los nervios, el que más pierdes eres tú pero sí que me pueden las maldades, los sarcasmos, las frases malintencionadas… Y sobre todo me enervan las injusticias.
-Lo mismo el boxeo es buen aliado para desestresarse ante situaciones tensas…
-No lo dejo y el “running”, tampoco. Voy al gimnasio siempre que puedo. Con el boxeo desfogas mucho y mantener la coordinación te lleva a pensar en otros asuntos…

Reportaje gráfico: Selu Oviedo
Producción: Jesús Bolín
Estilismo: Paco Cerrato y equipo
Ayte. fotografía: J. M. González
Complementos y zapatos: Emporio Donna
Ubicación: Parador de Carmona

(Visited 1.320 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión