David Lafuente: “De jovencito pasé “bullying” y me volví más rebelde”

A sus 30 años recién cumplidos, el que fuera uno de los componentes de Auryn se encuentra centrado en una carrera en solitario a la que incorpora “Volverás”, junto a Henry Méndez y José de Rico

por Ricardo Castillejo

 

Es encantador. Sencillamente encantador. Un chico de 30 años que estuvo en lo más alto -conoció el triunfo más absoluto con su formación, Auryn-, hasta que decidió emprender su propio camino y comenzar una etapa en solitario donde prácticamente ha tenido que resetearse y empezar de cero. Sin embargo, la voluntad y el empeño de este granadino -con un estupendo físico y casi 400.000 seguidores en las redes-, es tal que ha cogido “el toro por los cuernos” y ha decidido manejar él mismo el timón de su carrera lanzando, entre otros proyectos, una novela titulada “La negra historia de Jimmy Mortiner”. Desde luego, talento para afrontar cualquier reto, le sobra…

-Después de todo lo pasado, ¿cómo se ve la vida a los treinta?

-Mejor. Estoy bastante estable, mental, física y anímicamente. Tranquilo, con la música, pensando todo lo que quiero hacer y analizándolo todo con serenidad. Antes no me daba tiempo a reflexionar. Lo que sí noto que el cansancio me afecta más (risas).

-Pasas de un grupo consolidado a tener tú solo que buscarte “las habichuelas”… ¿Qué tal asumiste eso?

-Al principio me costó. Fue duro. Dejé mi discográfica y mi mánager, por temas laborales, y me vi en mi casa y sin apoyo de nadie, pero me levanté y pensé que, poquito a poco, volvería. Y aquí estoy. Otra vez tengo un año repleto de trabajo y me siento afortunado y agradecido. Estaba en una burbuja donde no era dueño de nada de lo que hacía. Todo el mundo opinaba por mí y me vi estancado. Saqué “Acércate” y no pasó nada y lo que me ofrecían de canciones, no me atraía. Por eso decidí ser yo quien dirigiera mis pasos.

-¿Ha habido muchas decepciones?

-Sobre todo con amistades. Estaba rodeado de personas tóxicas, que se han ido alejando, y no me daba cuenta. Auryn se imponía a mi forma de ser. Ahora es distinto. Los que me rodean están por ayudarme en positivo.

-¿Guardas rencor hacia tu etapa con el grupo?

-No, no. Lo que sí me sorprende que haya sorpresa en relación a este tema. He vivido siete años con cuatro personas más y pocos aguantan eso porque, aunque no te lleves mal, la convivencia hace que todo se desgaste. A veces me molestaba ya hasta que respiraran, aunque hayamos sido muy afortunados. Éramos familia, hermanos, pero decidimos dejarlo para explorar otras cosas fuera. No podías sobrepasar ningún límite y, al final, tu ego de artista, explota. Fíjate que teníamos dinero, éramos superconocidos pero renunciamos a todo eso por ser felices. O salíamos de ahí, o hubiéramos acabado mal.

-¿Mantenéis amistad?

-Amistad, no pero sí que tenemos contacto, nos seguimos por redes, nos preguntamos cómo nos va todo…

-Tu compañero Blas apostó por “Tu cara me suena” como plataforma y allí se hizo muy popular… ¿Te atreverías con un programa así?

-Con ése en concreto, no. Sé para lo que sirvo y para lo que no y no tengo el don de la imitación. Blas hace lo que quiere con la voz pero no es mi caso. Tampoco me vería en un “Supervivientes”, que me ofrecieron y rechacé. No todo es el dinero. Tienes que saber qué quieres ser. ¿Cantante? ¿Personaje? Prefiero tener menos pero ser consecuente con lo que hago.

-Lo que sí te has atrevido con fotos desnudo…

-(Risas) Es que, sin considerarme un guaperas, tengo ese punto sexy. Mi autoestima es mucho más baja de lo que la gente piensa. El sexo y la expresión corporal es un tabú demasiado grande en la sociedad, pero en ese reportaje no se veía apenas nada… No sé, si estás orgulloso de tu cuerpo y te quieres, no pasa nada. Sea como sea, no volvería a hacerlo. Lo pasé muy mal porque me corté mucho. Son vivencias. Me gusta probar. Tuve que ponerme a tope en el gimnasio, porque soy delgado, pero era un momento de cambio y me apetecía. Además, lo hice sin cobrar… (risas).

-Es que en Auryn erais como “niños buenos”… ¿Tú eres bueno o malo?

-Travieso. Me gusta provocar. Soy pícaro…

-¿Se liga más cuando se es un personaje público?

-Sí, a pesar de que nunca he tenido problema para eso. Con Auryn era muy fácil y quienes por la calle no se fijarían en ti, de repente se vuelven locos. Si no fuera por la banda muchos no me mirarían, porque no soy su prototipo.

-¿Tienes pareja?

-No. Estuve cinco años y acabó mal y desde entonces esa experiencia me marcó. Aunque parezca muy “chulito” soy muy pasional y muy ñoño. Si viene no lo descarto, pero no lo busco.

-Pero tu apariencia habla de ti como de tener mucho carácter…

-¡Qué va! Cuando se ve a alguien tan seguro, tan tatuado, es como una coraza. De jovencito pasé “bullying” -que me costó superar- y me volví más rebelde y tal vez mi aspecto es por protección, para que no piensen que soy tan vulnerable. Soy un chaval majo.

(Visited 1.346 times, 1 visits today)

Leave a Reply