David Ascanio “Laura (Sánchez) me ha hecho lo que soy ahora: un ser humano feliz”


David Ascanio, marido de Laura Sánchez, acaba de lanzar “Gente”, un single con el que abre una nueva etapa en su vida y que vendrá seguido de “Mucho amor”, dedicado a la que, desde hace diez años es su compañera y, desde hace uno, su esposa

Por Ricardo Castillejo

David Ascanio vuelve, después de un tiempo sin sacar música propia, con “Gente”, single dedicado a su entorno, a quienes le apoyan cada día. Y es que el polifacético cantautor asegura haber pasado por una transición personal importante. Ahora quiere reflejar su momento actual en este nuevo tema y en otros que vendrán próximamente. Al mismo tiempo continúa enamorado al cien por cien de su mujer, Laura Sánchez, con la que lleva ya una década de amor y un año de matrimonio. 

-¿Cómo llevas la dicotomía de autor y cantante?

-Cada vez con menos complejos y menos problemas. Tengo una banda de versiones, Picoco’s Band, que está arrasando en Madrid. A veces parece que he escrito yo las canciones porque nos la llevamos a nuestro terreno y las disfruto mucho. Antes no era capaz de hacerlo, pues estaba siempre con las mías propias, pero combino las dos facetas y es una escuela brutal el aprender cómo otros escriben su música.

-¿No te resulta raro escuchar tus melodías en voces de otros?

-No, me gusta porque, además, las cantan mejor que yo (risas). A veces descubres cosas nuevas en tu propio tema cuando lo canta otro. Le ponen un sentimiento diferente, otro punto de vista y lo enriquecen. Nunca he tenido problemas en desprenderme de los singles cuando los escribo y que otra persona lo convierta en un éxito. Todo lo contrario, me siento superorgulloso porque siguen siendo míos y los puedo tocar. 

Cuanto más mayor te vuelves, menos gente quieres ver y más acotado quieres tu espacio, pero me encanta la gente, disfruto mucho con los paisajes y con las personas”

-¿Qué voz de qué artista haciendo algo tuyo te ha emocionado más?

-He escuchado muchos muy buenos, desde sudamericanos como Chabuco, que es colombiano, hasta Miguel Bosé, Ana Torroja o Chenoa. Cada uno tiene su estilo y le dan matices que no te das cuenta de que estaban ahí. También hay quienes me mandan covers por internet.

-¿Y alguien que te gustaría que interpretara algo tuyo?

-Siempre he admirado a Nacho Campillo. Es como la referencia vocal que tengo y me gusta ese estilo. En inglés, diría que Bryan Adams y, en su día, me conquistó Ramazzotti. No tengo uno predilecto, pero sí muchos de los que he aprendido y que me encantaría que un día hicieran algo mío. 

-¿Te gusta la “Gente” o te pasa como a muchos que, conforme tienen más edad, les gusta menos?

-Entiendo que, cuanto más mayor te vuelves, menos gente quieres ver y más acotado quieres tu espacio, pero me encanta la gente, disfruto mucho con los paisajes y con las personas. Este sencillo es un homenaje a todo esos que comparten mi día a día conmigo, que me inspiran, me hacen ser mejor, me aguantan, me iluminan… En el mercado, en los bares, me enriquecen mucho con sus historias, sus formas de hablar…

Prefiero que se metan conmigo a que lo hagan con mis amigos o mi familia. Que hablen mal de las personas que quiero me pone fatal”

-¿Piensas que hay más gente buena que mala?

-Hay gente buena y mala. La mala tendrá sus historias en la cabeza, pero en algún momento, serán buenos también. Yo me quedo con quien aporta, quien suma y está conmigo. Esos son los que me interesan. Los chungos, no.

-¿Eres alguien positivo?

-Superpositivo. Siempre estoy “on fire”, a pesar de los inconvenientes o los palos que te puede dar la vida. Esa actitud te mantiene vivo y te da fuerzas.

-¿Qué puede hacer que te vengas abajo?

-Que me toquen mi entorno. Prefiero que se metan conmigo a que lo hagan con mis amigos o mi familia. Que hablen mal de las personas que quiero me pone fatal. 

-¿La música para ti es un refugio? ¿Una sanación? ¿Un castigo…?

-Ha sido todo eso. Es una forma de vida. Empecé a escribir porque necesitaba contar historias con la guitarra y el piano. Una novia me dejó y eso me ayudaba. También he tenido momentos de composición muy duros en los que me levantaba a las tres de la mañana a vomitar música, melodías que se te quedan en la cabeza y que no les encuentras una solución…

-La música es difícil y tienes otras opciones porque diseñas, eres modelo… ¿Has pensado alguna vez dejarla?

-No. La música no la dejas nunca. La puedes abandonar, volver… Soy un músico inesperado para mí mismo. No me habría imaginado nunca que alguien cantaría mis canciones… Esto me ha llevado a trabajar en estudios, con instrumentos, en letras, en series de televisión, con otros artistas, a crear una banda de versiones… Siempre me he movido con un margen de creatividad que me ha llevado a caminos que no me esperaba. De repente, la necesidad de sacar este single surgió porque a nivel personal quería hacer una transición. Murieron historias que ya no quiero contar y nace esta como la primera nueva.

-¿Por qué se produjo esa situación?

-Por la evolución musical y personal. Estaba agobiado con la banda y muchos conciertos y tenía la necesidad de darle prioridad a mi espacio. Aunque todo forma parte de lo mismo porque estando con el grupo me siento yo mismo y, con mi disco, también. Todo suma.

-Hay una parte de ti, como personaje, que te llega a través de tu relación Laura… ¿De qué manera has gestionado todo eso?

-Me costó mucho al principio porque no estaba tan expuesto públicamente y no me gustaba nada. En aquella época llevaba como 5 o 6 años trabajando con Miguel Bosé, que es alguien superreservado, y, de repente, te ves con tu chica en esa situación. Me sentó bastante mal. Después lo vas normalizando y vas aprendiendo. En la actualidad ya no tengo ese problema. 

-¿Y el hecho de compartir relación y también trabajo?

-Con tu pareja vives cosas muy bonitas. “Bloomers”, nuestra firma de baño, nos ha dado muchísimas cosas buenas: viajes, colecciones, desfiles… Luego hemos tenido momentos donde cada uno tiene su ritmo y esos son los de conflicto. A lo mejor yo quiero tirar por aquí y ella por allí… Pero creo que son situaciones normales que te pueden pasar con un socio, un primo o un hermano. Lo que sí hemos intentando siempre es hablar de trabajo en la oficina y no en casa cenando. 

-Son diez años los que lleváis juntos, ¿cuál es el balance?

-No te das cuenta. De repente miras atrás y han pasado diez años. Hemos vivido tanto, hemos ido por tantos sitios, hemos hecho tanto y me ha enseñado tanto… Me ha hecho lo que soy ahora: un ser humano feliz, con mi trabajo, mi casa con ella, un círculo estupendo de amigos y un montón de cosas que hemos aportado los dos. Una relación se basa en eso, en el equilibrio, en mirar atrás y decir: “Merece la pena pasar todo lo que hemos pasado”. Evidentemente en diez años hay mil historias, momentos buenos y no tan buenos. Pero los malos nos han enseñado a valorar cuando estamos bien.

-Pensando como autor, ¿de qué manera hablarías del amor?

-Depende de la edad que tengas se vive de una forma o de otra. Cuando eres más joven tiene una intensidad matadora, una agonía que es un sinvivir. Con mi edad ya valoras más como la compañía, disfrutar de la otra persona… Con quien mejor viajo es con ella, para descubrir sitios, otras culturas, ir a la playa… Tenemos muchos puntos en común. Ella es del sur, Huelva, y yo de Tenerife. Estamos cerquita…

-Víctor Manuel le dedicó a Ana Belén “Nada sabe tan dulce como tu boca”… Dime un título para Laura…

-“Mucho amor”, que será el segundo single y saldrá a finales de mayo o principios de junio. 

(Visited 104 times, 1 visits today)

Leave a Reply