Daniel Pineda Novo: “Juanita Reina fue el amor platónico de Franco”

Es, sin duda, una de las grandes damas de la copla, con un estilo personal, una voz muy particular, y un señorío tanto en la escena como en su vida personal que pocos han podido alcanzar y que, Daniel Pineda Novo –escritor especialista en este género-, refleja en el libro “Juanita Reina, Con la canción en los labios”

Pepo Rocha Bustamante

juanita-reina

El pasado mes de diciembre se presentó en la Sala Duque de Sevilla el libro Juanita Reina, Con la Canción en los labios”, de “Kronos Ediciones” y escrito por el poeta Daniel Pineda Novo quien, a través de un largo proceso de investigación y recopilación de fotografías y entrevistas personales a la artista sevillana y su entorno más cercano, ofrece al lector una de sus biografías más completas confeccionada, como su autor expresa, “con mucho amor’.

juanita reina03

-¿Quién es para usted Juanita Reina?

-Juanita Reina ha sido y es, con la salvedad de doña Concha Piquer -la creadora del género-, una de las más grandes artistas de nuestra época que dignificó la copla. La conozco desde que tengo quince años y para mí ha sido, junto con Rocío Jurado, una de mis preferidas. Siempre tuvo un público muy fiel y sus canciones se siguen cantando. Creo que ha marcado un antes y un después en la canción española y que deberían conocerla incluso los niños.

-¿Cómo era Juana Reina Castrillo?

Era una mujer nacida en familia humilde, del barrio de la Macarena, que siempre miró por sus hermanos y cuidaba de ellos, al ser la primogénita. Era muy casera, bastante religiosa, y una gran melómana. No sólo le gustaba la copla sino que también disfrutaba con la zarzuela. Nunca fue mujer de escándalos, era discreta en su vida privada.

-¿Qué virtudes artísticas destacaría de ella?

Juanita tenía un estilo personal, con esa voz de contralto y esa forma de moverse que le dieron tanto éxito y que le otorgaron la categoría de exigir que le hicieran sus espectáculos los mejores autores de la época, como fueron Quintero, León y Quiroga. Estrenó más de quinientos títulos de estos artistas, porque se había compenetrado de tal manera con ellos que era la única que sabía darle vida a esos temas que, en tres minutos o cinco, contaban una pasión, unos celos, un rompimiento amoroso, una tristeza…

juanita_federico

-Una figura que despertaba tanta admiración, ¿tuvo grandes pretendientes?

-Muchos, como el torero Manolo Vázquez, el conde de Halcón… Incluso se decía que para Franco fue su amor platónico. Nunca faltó Juanita Reina a las recepciones diplomáticas que daba el general, era su intérprete predilecta y siempre le mandó buenos regalos.

-Su padre fue un referente en sus comienzos profesionales pero, ¿la condicionó mucho en su vida?

Juanita fue muy sacrificada y fiel a Miguel, su padre, porque él apostó por ella con su propio dinero para montarle el primer montaje que se estrenó en el teatro San Fernando de Sevilla, con un éxito enorme, por cierto. Eran otros tiempos y Juanita respetó siempre sus decisiones durante muchos años, fueran más o menos correctas. De hecho, no pudo casarse hasta que todas sus hermanas ya lo hubieran hecho.

-¿Cómo le llegó el amor a Juanita Reina?

-Ella conoció a Federico Casado “Caracol de Cádiz”, pero su padre no estaba por la labor a pesar de que ya tenía 35 años. Tuvieron que verse a escondidas y se dejaban las cartas de amor detrás del Camerín de la Macarena. Tanto es así que le pidió a Rafael de León que le escribiera algo para luchar contra la voluntad de su padre para no quedarse soltera y así surgió “En el último minuto”:

Yo andaba navegando por los treinta

sin el amor que tanto deseaba,

y entre mis labios triste y macilenta

una rosa sin tallo se quemaba.

 Con desesperación buscaba dueño

y soñaba la cárcel de unos brazos.

Pero me despertaba de mis sueños

Con el alma sin voz hecha pedazos.

 Y de pronto, y de pronto,

en el último minuto,

a punto de vestir de un negro luto

te vi llegar feliz un mediodía.

Y el otoño sin rosa de mi espera

se convirtió en florida primavera

Cuando se unió tu boca con la mía.

Tu boca con la mía, tu boca con la mía,

¡con la mía!.

 Finalmente los casó en la Basílica de la Macarena el cardenal Bueno Monreal y en su boda bailaron los Seises y se celebró en la Venta de Antequera, donde fueron grandes personajes de la época.

Dicen que su enlace con “Caracolillo” la cambió mucho, tanto en lo artístico como en lo personal, ¿qué hay de cierto?

-Bueno, en lo personal Federico Casado era un hombre bastante serio y celoso -como ella decía “era muy moro”- y la quería solo para él cuando Juanita había alcanzado su éxito gracias al cariño de su fans. Y en lo artístico, sus espectáculos se volvieron más flexibles y aflamencados, porque él, que venía de una escuela clásica y flamenca, le preparó coreografías y números como farrucas, zorongos y bulerías que imprimieron un carácter muy particular.

juanita federico 2

-Le marcó mucho la Esperanza Macarena…

-Era muy religiosa y sentía una devoción muy especial por la Virgen de la Macarena. De hecho, dio su pelo cuando se hizo artista a la Hermandad para que la Virgen lo luciera. También hizo muchas donaciones de forma anónima a la cofradía para enseres y obras de caridad e incluso Juanita pidió a Rafael de León que compusiera la plegaria “Esperanza y Macarena”. Muchos años después, cuando amadrinó a Pastora Soler, la cantó junto a ella en la Basílica.

¿Qué tal sus relaciones con sus compañeras del mundo de la copla?

-Siempre fue muy querida y respetada por sus amigas. Tenía un cariño especial con todas. La querían mucho Lola Flores, Paquita Rico, Dolores Abril y, sobre todo, Rocío Jurado, que la admiraba desde niña, cuando iba en verano a Chipiona y la escuchaban cantar desde las rejas de su chalet. Fruto de esa admiración y cariño mutuo en 1992 fue Rocío Jurado quien la llamó para que participara en una de sus últimas actuaciones en el espectáculo “Azabache”.

azabache2-1196afc

– ¿Tenía alguna manía o superstición en sus espectáculos?

-Ella no tenía grandes manías, como buena católica, acostumbraba a presignarse y siempre pisaba las tablas del escenario con el pie derecho.

-¿Ha sido Juanita Reina profeta en su tierra?

-Juanita era Sevilla, era Giralda, era Alameda, era Guadalquivir… y esta ciudad siempre la ha querido muchísimo, pero también la quieren en Valladolid, en Madrid, en Castilla La Mancha, en Córdoba… Aquí le han puesto una glorieta en el Parque de María Luisa, donde también la tiene Rafael de León. Por encima de todo, las personas de más de cincuenta años la tienen en sus corazones porque ha sido una parte importante de la canción española y eso no se puede olvidar nunca.

juanareina

 

 

 

(Visited 701 times, 1 visits today)

One Response

  1. Maria Cupo

Leave a Reply