Daniel González, portavoz IU en el Ayuntamiento de Sevilla: “No se es más de izquierdas por llevar camisetas del Che Guevara ni se es más de derechas por ponerse chaquetas”

 

 

Cuarta semana de esta serie de entrevistas englobadas bajo el título de “Políticos a la moda” y donde estamos conociendo la opinión de nuestros representantes municipales en relación a la imagen y las tendencias

por Ricardo Castillejo

Tímido al principio, poco a poco, Daniel González -que no estaba muy seguro por dónde iría nuestra propuesta- se fue entregando a la “causa” del reportaje de “Sevilla Magazine” del pasado mes de octubre, “Políticos a la moda”. A sus 29 años, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Sevilla -con la titulación de Ingeniería Informática en la Universidad de la capital hispalense- es conocido en las redes sociales como @rojosevillano, teniendo en su currículum cargos como el de Coordinador Provincial en Sevilla de los Derechos de la Ciudadanía, Participación y Voluntariado de la Junta de Andalucía (2014-2015). La moda no es en él una prioridad vital pero, a la vez, es consciente de que se trata de una cuestión que tiene su trascendencia.

Fotos: Nacho Álvarez

-¿Le interesa el mundo de la moda y de la imagen?

-Hombre, como representante público te ves obligado a que te provoque un mínimo de interés al menos. Desde que soy concejal siempre intento salir decente a la calle, aunque sea para sacar la basura (porque te puede reconocer alguien), llevar colores que peguen… Cuando empezamos la campaña electoral, por ejemplo, nos hablaron del efecto “moiré” y me harté de comprar camisas con colores lisos. Creo que visto más o menos bien… (risas).

-¿Cree que los políticos deberían prestar más atención a cómo comparecen públicamente?

-Yo, si tuviera algo que comentar en este sentido, es que la mayoría de los políticos, en lo que a moda se refiere, están todos cortados por el mismo patrón: traje de chaqueta, camisa y corbata (que cada vez se usa menos). Por eso, cuando ves el congreso, todo en azul o negro, me parece monótono.

-¿Tiene algún asesor/a o elige usted mismo lo que se pone?

-Normalmente lo que me pongo a diario lo elijo yo, aunque a la hora de comprar me gusta ir acompañado porque soy un poco indeciso. Tampoco es que invierta demasiado en ropa. Solo cuando me hace falta.

-¿Es muy diferente su día a día vistiendo al laboral?

– En general, no. Lo único que ha cambiado en mi estilo de antes de dedicarme a esto y ahora es en que no me pongo camisas de rayas (por lo del “moiré” que te decía antes). Usaba camisas, polos, chaquetas… Lo mismo que ahora.

-¿Planea lo que lleva en función de su agenda?

– Sí. Suelo planificarlo el día antes y tengo en cuenta si mantendré solo reuniones o si hay alguna entrevista o comparecencia concreta.

-¿Con qué estilo se siente más identificado y qué no se pondría?

– Lo mío es lo casual. Prendas cómodas, elegantes pero informales. Y no me atraen nada ni los trajes clásicos, ni los pantalones de pinzas (risas).

-¿Los de su ideología visten de una forma concreta?

-No. No se es más de izquierdas por llevar camisetas del Che Guevara ni se es más de derechas por ponerse chaquetas. Tenemos la imagen de que la izquierda va zarrapastrosa y la derecha bien vestida pero eso son prototipos.

-¿Le parece que interesarse por todas estas cuestiones es algo superficial?

-Mientras no llegue a ser una obsesión, no hay problema. Tu aspecto es la primera sensación que das al exterior, seas cargo público o no. Hay que prestarle atención sin pasar los límites.

-¿Qué supone para usted ser un “Político a la moda”, título de esta serie de entrevistas?

-Por desgracia, la política no está de moda. Estamos muy mal vistos (risas). No me centraría tanto en la vestimenta o la apariencia sino en que tenemos que hacer la gente que nos ha dado la espalda, muchas veces con razón, vuelva a creer en la política y en las instituciones.

(Visited 108 times, 1 visits today)

Leave a Reply