Con los ojos bien abiertos

Ricky-MartinCreo en las señales del destino, en que todo lo tenemos cerca de nosotros. Por eso me da pena que algunos piensen que huyendo obtendrán esas respuestas que, escuchándonos a nosotros mismos con detenimiento, encontraríamos. En este sentido, últimamente me llegan de continuo mensajes relacionados con la mirada, con la necesidad de tenerla ágil y despierta para no perdernos lo que está frente a ella y que, por lo que sea, no terminamos de desenmascarar. ¿No les ha sucedido aquello de buscar algo con desesperación y, después de darse por vencidos, descubrir que lo tenían ahí y no se habían percatado de ello?

Y así, Ricky Martin, en su cuenta de twitter, daba esta semana uno de los secretos para no caminar a oscuras cuando lanzaba esa mítica reflexión de Einstein de “La mente es como un paracaídas. Solo funciona si se abre”. El puertorriqueño, sobre el que se ha cernido la polémica de su supuesta relación con Pablo Alborán –en principio, desmentida-, llamaba la atención de la necesidad de liberar nuestro pensamiento y dejar que a él lleguen informaciones que lo enriquezcan y lo hagan crecer aún a riesgo de tener que cambiar ciertas premisas que considerábamos intocables. Sin embargo, como he leído en estos días en esa misma red social, “Si corriges a un sabio, lo harás más sabio. Si lo haces con uno necio, se convertirá en tu enemigo” con lo que decidan en qué lado quieren estar…

Más allá, Ricky insistía ayer, en este caso en inglés, y comentaba… “With my eyes wide open” (“Con mis ojos muy abiertos”) algo que me recordaba a Carlos Mata, el mítico actor venezolano de telenovelas, muy implicado en denunciar, también desde twitter, lo que pasa en la dura actualidad en su país. El caso que Carlos apostaba por una fotografía en la cual se indicaba la siguiente frase: “Puedo entender al ciego pero no al que no quiere ver” algo que enseguida me remitió a la Biblia pues, en el “libro de los libros”, existen multitud de referencias sobre esta cuestión. “Las cosas que se ven son temporales pero, las que no se ven, son eternas” (ésta de Corintios) o infinidad de avisos acerca de cómo en la mirada, balcón por el que se asoma el alma, se reflejan los sentimientos son solo un pequeño ejemplo de ello. Para rematar este cúmulo de “casualidades”, la “Revista de Ana Rosa” de este mes termina con un fantástico artículo donde la última frase revela que “la vida es bella si abrimos los ojos”.

Por eso, hoy domingo que estamos un poco más tranquilos, no dejen pasar la oportunidad de acercarse a la felicidad. Les aseguro que se trata de estar receptivos. Y si no, hagan la prueba. Terminarán viéndolo claro…

(Visited 223 times, 1 visits today)

One Response

  1. olga

Leave a Reply