Cómo ser papá (flamenco) y no morir en el intento

Miguel Poveda, que durante tres días estará en el Auditorio Fibes presentando su nuevo disco, “Sonetos y poemas para la libertad”, se acaba de estrenar como padre de su hijo, Ángel.

por Ricardo Castillejo

foto: La Petite Chambré

foto: La Petite Chambré

Fue una decisión que tomó de pronto y en la que, el recuerdo de su propio padre, tuvo mucha importancia. Así empezó la “aventura” de la paternidad para el cantaor más popular de la actualidad: Miguel Poveda. “Ahora es cuando he conocido el amor de verdad”, ha declarado en exclusiva para nuestros lectores. “Mi vida ha cambiado a mejor aunque no es nada sencillo. Tú piensas que puedes pero el cuerpo habla y, como lo quiero hacer solo… Me encanta su olor, su tacto… Aunque escuches muchas veces la frase aquella de que “solo un padre o una madre sabe lo que se siente”, hasta que no lo experimentas en primera persona, no te das cuenta de que es así”. El cantaor, que, según confirma, ha decidido afrontar esta decisión en solitario (gracias a una gestación subrogada en Estados Unidos), está feliz de haberla llevado a cabo si bien, en ocasiones, se pregunta cómo personas como su abuela pudieron sacar adelante a grandes familias sin los avances de la actualidad. “Una semana antes de que llegara mi hijo me entraron ataques de pánico y lloraba todos los días pero la ilusión me podía tanto… Nunca había visto algo así. El instinto existe”, declara con orgullo. “Necesitaba volcar este amor, no en una pareja sino en alguien mío, alguien que en un futuro se sienta orgulloso de mí y que piense que, a pesar de tener muchos defectos, he sido un gran trabajador y un ser humano con valores”.

mpoveda_sevillamagazine_marzo15_05
Con una película documental recién estrenada sobre su biografía, el artista –que suma una trayectoria de 27 años ya-, considera que suele pisar tierra firme y que, solo tras el estreno de “La teta y la luna” (que rodó con veinte años), pasó una etapa algo “extraña”. “No era arrogancia pero me encontraba en el periódico, en las noticias de la “tele”, en el Festival de Venecia y casi me creí una “estrella” de Hollywood. Cumplía mi sueño cuando un año antes estaba en la “mili” y dos atrás, en la obra”. Desde entonces, muchas lecciones aprendidas y un balance muy satisfactorio. “Pensaba, como todos los jóvenes, que iba a llevarme la vida por delante… He sido inquieto, curioso y siempre he tenido los ojos abiertos para aprender a ser mejor persona. En esta profesión hay mucho de parafernalia y de mentira pero también es maravillosa”. Una reflexión que invita a preguntar… “¿Ha pensado en algún instante dejarlo todo?”. “Sí, muchas veces. Es algo que dura poco porque no sé hacer otra cosa. Mi destino tenía que ser la música”.
Ahora, con tres noches consecutivas por delante para actuar en el Auditorio Fibes, Miguel nota la responsabilidad de esos miles de espectadores anhelantes por compartir su propuesta musical. “Es una mezcla de susto, motivación… Me encanta comprobar que la gente te sigue y viene a estar contigo porque le emocionas. Por otro lado, me asusta porque es Sevilla, una ciudad que sabe de arte. Es como mi casa, mi familia… Y nunca quieres defraudar a los tuyos”. Genio irrepetible sobre los escenarios, papá entregado fuera de ellos.

(Visited 158 times, 1 visits today)

Leave a Reply