CODE 41: CONVIVENCIA ENTRE LA INNOVACIÓN Y LA TRADICIÓN


La XII edición de Code 41 (o también llamada Semana de la Moda de Sevilla) ha tenido lugar domingo, lunes y martes en Fibes acogiendo a más de 60 empresas de moda a nivel nacional: marcas profesionales, diseñadores emergentes y firmas de moda infantil, componen el timming de la nueva edición de la pasarela.

Texto y fotos por Iván Alcázar

Code 41 se ha ganado por sí solo el reconocimiento como pasarela de referencia ya no solo a nivel local o autonómico, sino también en el ámbito nacional. Estos días se ha vivido con gran expectación y un ritmo frenético la que es ya la XII edición de este certamen, que comenzó discretamente en el año 2013 como la nueva apuesta en eventos de Sevilla de Moda y que, tras doce ediciones, se ha consolidado como lanzadera para nuevas generaciones de diseñadores y como escaparate para marcas de renombre. Con una programación bastante amplia, Code 41 no solo acoge desfiles de moda; charlas, debates y pequeños cursos conviven en espacio y tiempo, englobando desde taller de tocados o de ilustración de moda hasta consejos sobre cómo mejorar tu imagen de marca a charlas sobre cómo construir tu fondo de armario, visual merchandising o cómo diseñar tu propia bolsa de tela.

La primera jornada del Code 41, el domingo, acogió grandes puntos a destacar, como es el espacio Code 41 Kids, donde los más pequeños de la casa son los absolutos protagonistas junto a talleres y actividades pensadas para ellos. Gocco, Lalolita, María Uceda, Little Kings, The First, Cotoli, En la Nube Kids, Paqui Barroso, Baby Bloom Kids, Mis pijamitas, Muaks y By Niné fueron los participantes, aunque sin duda uno de los atractivos más fuertes fue el Code 41 Talent, donde los creadores más noveles presentaron sus apuestas. En esta ocasión, el riesgo podría considerarse un denominador común, si bien también vislumbramos una silueta poco femenina y la escasa apuesta por el sector masculino. Paco Miranda con su “todo al blanco”, Tania Cantero con su “todo al negro”, Rocío Ballesteros con su imposible explosión de color, Eneri con sus alocados volúmenes, Inma Benicio con su sugerente sensualidad, Manuel Oliveros con sus líneas rectas, Gabriela Grajales con sus estampados y cortes, Consuelo García con sus tonos pastel, Iván Martín con sus formas, Awita con sus extravagantes “cowgirls”, Emma Prieto con su concepto de la feminidad, Marta Ybaz con su arriesgada simetría, Toledo Betancor con su fina sensualidad, Elena Bravo-Gutagamba con su sofisticada fiesta otoñal, Andy González con sus mensajes reivindicativos, Lucía Forjanes con su bicolor más extremo, Lorena Leal con su derroche de glamour y Fátima Ropero con su exotismo, eran los dieciocho candidatos a optar por alguno de los reconocimientos que ofrecía la plataforma. 

Reveligion

Pero antes de conocer a los ganadores, el broche de oro a este bloque lo ponía Reveligion, que nació en Sevilla pero que ha triunfado más allá de nuestra comunidad autónoma, destacando en la última Samsung Ego Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid. Así, mientras el jurado deliberaba, Reveligion mostraba sus volúmenes, todo en un rosa empolvado y con el tul como principal protagonista. Como colofón, los tocados florales -muchas veces imposibles de sostener- daban el toque distintivo a los estilismos de una marca que, aunque de nueva formación, apunta alto. Finalmente, tres fueron las mujeres seleccionadas: Awita, que consiguió el premio MOMAD Madrid, Rocío Ballesteros, premio ESSDM, y Gabriela Grajales, premio Más Mujeres.

Awita
Rocío Ballesteros

El segundo día comenzó directamente por la tarde con la pasarela ESSDM Focus y los alumnos de Diseño de Moda Helena López, Daniel Durán, Marina Melado, María Ruiz, Laura Hiniesta y Alba Medina que expusieron su trabajo de fin de grado, donde el negro ha sido uno de los colores predominantes, en cortes poco clásicos, con detalles en flecos, gasa o transparencias, buscando huir de la silueta femenina.

De seguido, Marlo Studio nos llevó de nuevo a otro universo gracias a sus complementos futuristas, como cinturones y mascarillas metálicos y enormes gafas, a sus cortes rectos y al neopreno usado en sus piezas, Eder Aurre lo apostó todo al color y, combinando con diferentes estampados, resultó bastante heterogéneo y Antonio Luque combinó el juego de movimiento que le proporcionaban sus largas capas con el escueto largo de sus otros modelos, consiguiendo un interesante contraste. 

Marlo Studio
Antonio Luque
Eder Aurre

Por su parte, Patricia Durán nos trasladó a la Edad Media, convirtiendo a sus desfilantes en reinas que lucían capas aterciopeladas y con estilo imperio.

Patricia Durán

Delarosa optó por dos filosofías bastante distanciadas: la inspiración flamenca, con esos acabados en volante de las faldas, y el estilo boho-chic, que nos trasladaba a los años 60 y a los característicos colores y formas hippies.

Delarosa

Karlota Nolan abordó por igual indumentaria para fiesta, invitada y algo más informal, utilizando para ello desde los estampados más cotidianos hasta las transparencias más cañeras.

Karlota Nolan

Olimara&Rose incluyó todo un despliegue de tejidos, colores y formas, como lentejuelas, flecos, volantes, lunares, estampados florales…

Olimara&Rose

¡Para todos los gustos! Francisco Valverde será recordado por su espectacular traje de novia final, cuyo escote corazón, hombros al descubierto, precioso tocado y larga cola dejaron sin aliento a los allí asistentes.

Francisco Valverde

Sin duda, el despliegue que Julián Ortiz trajo con “Raíces”, para la próxima primavera/verano 2020, fue el highlight de esta segunda tanda de desfiles, con una extensa línea en la que destacó el amplio abanico cromático de cremas, morados o turquesas, combinados con diferentes estampados y con variadas formas y detalles, y volúmenes en mangas y parte superior.

Julián Ortíz

Para finalizar, los negros y crudos de Josue Selfa cerraron con líneas más clásicas, para mujeres elegantes y sofisticadas, donde los colores vivos y los neutros convivían a la perfección.

Josue Selfa

Hasta el martes tuvimos que esperar para poder ver moda masculina en todo su esplendor. Pero mereció la pena y se tiró la casa por la ventana. Mientras que A la Vaquera y Puro Ego mostraron un hombre más tradicional, son los segundos quienes lo elevaron a la categoría de gentleman, con trajes de chaqueta, chalequillos, americanas y abrigos tan de nuestra ciudad.

Puro Ego

Maganto, sin embargo, trajo estilismos de invierno con grandes exageraciones en cortavientos, plumíferos o cazadoras, donde el material impermeable estaba muy presente. En complementos mencionar las maxi bufandas y en cromáticas, el rojo, negro y morado se adueñaron de todo el conjunto.

Maganto

Para terminar, Marinetti Project vistió a ellos y ellas por igual, destacando por su aire militar con pantalones cargo, detalles de cintas y colores como el verde camuflaje y el negro.

Sea como sea, el lado femenino no quedó relegado, ni mucho menos, a un segundo plano, ya que el resto jugó todas sus cartas en ese aspecto, pero vislumbrando dos grandes grupos: los más conservadores contra los más innovadores. En este sentido, Joss Blake no dejó indiferente a nadie. Cuero, tul negro, tacones de infarto, volúmenes imposibles y maquillaje fantasía son las claves de un desfile futurista que te transportaba directamente a una película de ciencia ficción ambientada, como mínimo, en el 2059.

Joss Blake

Y mientras que Juan Millán nos despistaba con su concepto de mujer sacada de una película clásica, junto con otra que parecía llegada de otro universo, Nathalapa jugaba con los tejidos metalizados, satinados y con colores vibrantes para ofrecernos una versión fresca de una fémina radiante.

Juan Millán

Castillo prescindió de pronunciados escotes y potenció cintura, las mangas muy largas y el volumen tanto en parte inferior como superior, en estilismos cuidados y rompedores, pero sin perder su elegante esencia.

Meryfor y María Valdés no asumieron riesgos y trabajaron la exquisitez, sin apenas estampados y con cortes muy favorecedores, como los escotes barco o la ya asentada tendencia de las hombreras. Además, el largo midi es predominante y, en caso de la primera, sus trajes de chaqueta femeninos fueron muy destacables.

María Valdés

Lo de Moncho Heredia nos trasladó directamente a un cuento de hadas. Con agrupación de ballet incluida, dibujó siluetas de estilo griego, con cortes debajo del pecho y suaves caídas, colores pastel y, sobre todo, accesorios como diademas y tocados.

Moncho Heredia
Moncho Heredia

Muchísimo estampado es lo que nos trajo The Nook, destacando el “animal print” de cebra, mientras que Mimac lo apostó todo a dos colores bastante complicados: el violeta y el naranja.

Por su parte, María Ávila despuntó por seguir la línea más trendy en estos momentos, con elementos punk e incluso de trap, grandes zapatillas de plataformas, monos con brillo, colores intensos e incluso tejidos tipo chándal. Todo un despliegue de actitud que arrasó ante los asistentes.

María Ávila
María Ávila

Como guinda del pastel, Paquito Martín fue, sin duda, lo más esperado, contando con una afluencia nunca vista y una puesta en escena que rompía con todo lo anterior, donde la temática circense y de cuento estaba muy presente (zancudos, acróbatas y hasta un pianista en directo incluidos).

Paquito Martín
Paquito Martín

Todo esto, unido a la cantidad de personalidades que asistieron a la cita -desde figuras representativas de diferentes instituciones hasta influencers, pasando por la participación de la ex Miss España, María Jesús Ruíz-, lo convirtieron en el final apoteósico que esta edición necesitaba. Con respecto a la colección, Paquito Martin huyó de las convencionales invitadas de eventos y fiestas, eligiendo una figura que, aunque mantenía una línea de formas femeninas, destacaba a su vez por detalles asimétricos y rompedores en forma de mangas, escotes o materiales distintos y por los originales estampados que se aplican tanto en faldas o blusas como en pequeños detalles. Todo un espectáculo que, sin duda, dará que hablar en próximas ediciones.

Sevilla vuelve a marcar la pauta en lo que a moda se refiere, aunque siempre -en especial cuando se hacen bien las cosas-, nos quedamos con ganas de más … ¡Contando los días para la próxima edición de febrero!

(Visited 288 times, 1 visits today)

Leave a Reply