Christian Gálvez “Desde el infierno se olvida cómo es el cielo”

Con “Tienes talento” el presentador Christian Gálvez acerca al lector a su admirado Leonardo da Vinci al tiempo que asesora en la búsqueda de esa marca personal tan necesaria hoy día

Ricardo Castillejo

Lo descubrió “de rebote” en Milán y, desde entonces, la figura de Leonardo da Vinci ha sido tan determinante en la vida de Christian Gálvez que puede presumir de tener en casa una biblioteca dedicada, única y exclusivamente, al genio renacentista. De él ha aprendido –y sigue aprendiendo- mucho y, parte de estas enseñanzas, las comparte con los lectores en “Tienes talento”, tercer libro del presentador y un estupendo manual para enfocar nuestra vida de una forma mucho más provechosa. Casado con la gimnasta Almudena Cid, el madrileño acaba de pasar por Sevilla apadrinado, en la presentación de este texto, por un amigo tan especial como Javier Labandón, “El Arrebato”.

tienes talento.indd

-¿Por qué esa pasión suya por Leonardo da Vinci?

-Bueno, he indagado en su figura y, como maestro que soy, creo que es de justicia devolverle el lugar que debiera corresponderle en el sistema educativo (y que va mucho más allá que haber pintado “La Gioconda”). Él demuestra que, a través de la constancia, puede llegarse a objetivos muy buenos.

-¿No tenía defectos?

-Sí, claro. Hay que saber verlos y no cometer los mismos. Muchas veces tenemos miedo al fracaso por el “qué dirán” y porque vivimos en un país donde nos encanta construir historias para desmontarlas después. Leonardo no nació sabio. Se hizo. Era hijo de un letrado y una campesina y, gracias a la curiosidad, formó una de las mentes más privilegiadas del Renacimiento.

-En esa época parecía que, abarcar muchas cosas, era digno de admiración…

-Ahora a cualquiera que sea multidisciplinar, lo rechazamos. Mientras que, en Estados Unidos, si cantas, bailas o interpretas te adoran, aquí te limitan. O haces programas de televisión, o escribes, o actúas. Yo, en vez de cambiar lo que hacen otros, prefiero invertir ese tiempo en conseguir sueños.

-Porque, ¿todo lo que uno persigue puede lograrse? ¿Incluso en el amor?

-En el amor es necesario cariño, respeto y admiración. Mi relación comenzó por un flechazo por mi parte pero, en realidad, éramos amigos. Luego hay que mantenerlo vivo.

-¿Qué ha supuesto Almudena en su vida?

-Muchas cosas. Me ha enseñado el significado de reciclaje, de actitudes y de aptitudes, de cómo hacer que te sirvan los conocimientos adquiridos.

-¿Habrá hijos? ¿Se ve de padre?

-Sí, claro. A partir del año que viene pero… ¡eso lo sabe toda España!

-Sea como sea, no todo no es color de rosa, ¿verdad?

-Para nada. Yo mismo he fracasado. He estado en lo alto y he descendido a lo más bajo y, a raíz de eso, uno se forma como profesional y como persona. Desde el infierno se olvida cómo es el cielo.

-La tele en su caso, ¿qué le aporta?

-Estabilidad, reconocimiento y tiempo para dedicarme a otros asuntos que me apasionan. Con la que está cayendo, ¡que me quede como estoy!

-¿Puede elegir aquellos proyectos en los que trabaja?

-Hasta ahora sí he podido escoger aunque tengo claro que, en un momento determinado, todos tenemos un precio.

-¿Tiene algo de Leonardo?

-La curiosidad, la formación y el déficit de atención. Cuando algo me gusta mucho siento una vocación tremenda y, si no, no le hago caso (risas).

-¿Ve algún da Vinci en la actualidad?

-Ummm… ¡Me has pillado! (Piensa) No. El público no deja que eso pase. No se entiende la multidisciplina sin el intrusismo.

-Su siguiente libro será una novela también sobre Leonardo pero, ¿de quién no escribiría?

-De los que no tienen escrúpulos ni corazón. De quienes son irrespetuosos y no conocen el significado del a palabra honor. Te podría dar nombres pero, la verdad, soy políticamente correcto… (risas).

 foto christian galvez 01

(Visited 199 times, 1 visits today)

Leave a Reply