Cecilia Gómez: “Estoy pensando dejar de bailar. Necesito cuidarme y mimarme”

La bailaora, que en la actualidad está soltera y sin compromiso, se presenta en Sevilla hasta el domingo dentro de “Apocalipsis”, la nueva entrega de “El circo de los horrores” dentro de un momento presente de cambios para nuestra entrevistada

por Ricardo Castillejo

Más allá de relaciones que la han unido a nombres como los de Fran Rivera o el joyero Emiliano Suárez, Cecilia Gómez es una mujer valiente y una artista que ha llevado su compañía por medio mundo con espectáculos como el dedicado a la duquesa de Alba o a Chavela Vargas. Colaboradora habitual de “Yo soy del Sur”, el programa de sevillanas de Canal Sur, la bailaora se sincera con nuestros lectores para contarnos, entre otras cosas, su intención de dejar la danza para ir dando paso a nuevos proyectos profesionales que, como “El circo de los horrores”, le permitan descubrir nuevos matices artísticos de sí misma.

-Empezasteis en Valencia en octubre con este espectáculo. Madrid, Sevilla… Cuéntame sobre esta experiencia…

-Es un circo moderno, un musical, ópera-rock… Aquí el flamenco es un número puntual, no es un “show” completo de lo mío. He tenido la libertad de coreografiarlo dentro de una temática que es la de “Apocalipsis”. El mundo termina y, en mi caso, lucho contra el clan de los infectados, dentro de una estética un poco “Mad Max”. No tengo texto, pero me encantaría porque hay tantas cosas que contar en ese momento… Sea como sea, ni la música, ni el vestuario es flamenco. Solo mi baile, que es mi lenguaje. Al final es un reto, porque esto no va con lo que había hecho antes, pero llego más relajada pues, al no llevar la producción, me he quitado muchas preocupaciones que me consumían mucho a la hora de subirme a un escenario. El aplauso del circo es distinto y, a esta edad mía, es un regalo.

-¿Qué te provoca horror en la vida?

-El sufrimiento, las enfermedades, la injusticia… Me horroriza no valerme por mí, verme impedida por enfermedades o carencias. Aparte, me molesta mucho la falta de educación.

-¿Te consideras valiente?

-Sí. Salí de mi casa, de mi zona de confort, y he tenido muchos picos, muchos cambios. Eso te hace todoterreno y perder miedos superficiales.

-¿De qué miedo superado te sientes más orgullosa?

-Del reparo hacia la soledad no elegida.

-¿Hablas a nivel de pareja?

-A todos los niveles. Laboral, también. Es acostarse pensando que, pase lo que pase, vas a solucionarlo.

-¿Estás enamorada?

-No, sola. Es como mejor estoy desde hace mucho. No quiero complicarme en este sentido. No tener novio no es estar solo. Estoy más feliz que nunca porque me encuentro libre.

-¿Has tenido más éxito en el baile o en lo personal?

-Ha estado repartido. Hay cosas por las que lo mismo no me hubiera gustado tener que pasar, pero he aprendido y estoy agradecida por ello. Profesionalmente, gracias al baile he llegado a muchos otros destinos y, el día que lo deje, lo haré con mucha satisfacción porque he bailado lo que he querido y no lo voy a echar de menos porque me ha abierto caminos y la mente.

-¿Estás pensando en dejar de bailar?

-Sí. De alguna manera, sí. Por salud, lo primero. Los que nos dedicamos a algo físico nos maltratamos mucho y no sueles pensar en las consecuencias. El cuerpo se resiente y tengo problemas de espalda. Necesito cuidarme y mimarme y me gustaría derivar hacia la comunicación y coreografiar o dirigir. Cuando actúo lo disfruto muchísimo, pero a la mañana siguiente me va sonando todo hasta que llego al café.

-¿Tienes fecha para ese adiós?

-No definitiva. Mientras me ofrezcan proyectos que me agraden, los iré cogiendo, pero todo puntualmente. Como los toreros. Te cortas la coleta aunque, si puedes, te tiras al ruedo.

-Y mientras el programa de las sevillanas, género al que le habéis dado un nuevo esplendor…

-Tercera temporada ya. No los imaginábamos. Es líder de audiencia los sábados en Canal Sur. Las sevillanas tuvieron su época en los 90 y luego se quedaron para círculos pequeños o ferias. Ha vuelto a resurgir como género de peso y tan nuestro.

-¿Sevillanas o reguetón?

-Sevillanas, sin duda. Cualquier estilo, contra el reguetón, ganará. Lo siento. Las canciones de reguetón son como sexo sin preámbulos. No se puede hablar de casi nada en esta democracia que casi es, en ese sentido, una dictadura y, sin embargo, ahí está el reguetón. Y se compra.

-Por cierto, es el Día de Andalucía, se entregan las Medallas de nuestra tierra, eres de La Línea… ¿Cuál sería un premio soñado por ti?

-Yo, por mucho que salga fuera, tengo mis raíces muy firmes. Cuando me enfado me sale mi acento y mi raza y se me nota de dónde vengo (risas). Echo mucho de menos mi Línea y que me tuvieran en cuenta en mi pueblo me daría mucha alegría, sobre todo por mis padres y mi familia. Que ellos supieran que irme de allí mereció la pena y que llevo por bandera mis orígenes (se emociona)…

(Visited 212 times, 1 visits today)

Leave a Reply