Carmen Tello: “Fui una persona incomprendida en una sociedad cerrada”

La esposa de Curro Romero, coincidiendo con el décimo aniversario de su boda con el torero, abrió las puertas de su casa a “Sevilla Magazine” y charló con nosotros sobre su vida, su matrimonio, sus hijos y su amistad con la duquesa de Alba

Ricardo Castillejo

Es una mujer hogareña y cariñosa a la que le encanta cuidar de su familia y de sus amigos. Ahora, dejando ya atrás la boda de su hijo Fernando Solís –futuro marqués de La Motilla-, con Eva Morejón, abre las puertas de su casa para nuestros lectores coincidiendo con el décimo aniversario de su boda con Curro Romero. Junto al torero, con el que se lleva más de 20 años de edad, encontró una estabilidad sentimental, y personal de la que nos habla, como de su amistad con la duquesa de Alba y Alfonso Díez, en esta selección de una entrevista cuya sesión fotográfica y texto completo, puedes encontrar en la edición impresa de “Sevilla Magazine” y en la revista “Diez minutos”.

Un momento de la entrevista de Ricardo Castillejo a Carmen Tello. Foto: Antonio Cid

Un momento de la entrevista de Ricardo Castillejo a Carmen Tello. Foto: Antonio Cid

-Carmen, acaba de casar a su hijo Fernando… ¿Es su “ojito derecho”?

-Es el en que más me apoyo. Muy sencillo y muy buena persona. Miguel, el tercero, es el que más se parece a mí. Es cariñoso, extrovertido y vehemente. Carmen es más su padre en muchas cosas. Le encanta el campo, los caballos, los animales en general… Quiso ser veterinaria y, al final, se hizo ingeniera agrónoma. Y en cuanto al pequeño, Enrique, es el más aventurero. La verdad es que no me han dado problemas. Yo para los estudios no era buena y no les podía obligar a ello. Sin embargo, han sido muy responsables a la hora de formarse y cada uno tiene su carrera.

-¿Y los nietos?

-Pues tengo a las de mi hija. Carmen, que tiene cuatro años, y Manuela, de quince meses, que se llama así porque a su hermana le gustaba el nombre.

Javier Mascareña maquilla a Carmen Tello para la sesión de fotos de Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

Javier Mascareña maquilla a Carmen Tello para la sesión de fotos de Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

-Entonces, ¿cómo es su momento presente?

-Estoy muy feliz aunque con preocupaciones. Mis padres son mayores y los quiero mucho pero no quieren nadie que los ayude y yo preferiría que estuvieran conmigo. Por otro lado, el pequeño lo tengo por ahí dando vueltas (risas). ¡A ver qué pasa con su vida!… En cuanto a Curro, me inquieta su salud. Cuando le dio el ictus se dio cuenta de que se debe cuidar más…

-Acaba de celebrar el décimo aniversario de su boda con su marido… ¿Cuál es el balance?

-Fue el 16 de febrero y estuvimos en casa tranquilitos los dos. Ha sido una etapa muy positiva. Me ha dado la paz, la tranquilidad y el sosiego que necesitaba. Es muy Séneca. Tiene unas frases muy sentencias con las que enseña mucho de la vida. Veo que es inteligente, prudente, que te deja tu parcela de libertad. Siempre está encantado con todo a pesar de haberse jugado el tipo, y haber vivido al límite, durante mucho tiempo. A él le gusta su dominó por la tarde y estar con sus amigos y, tal vez, lo que lleve un poco peor, por su timidez, son los admiradores.

-¿Lo suyo fue flechazo?

-No. Nos habíamos tratado mucho y nos empezaron a ir mal nuestras relaciones anteriores a los dos y me fijé en su forma de ser. Yo fui una persona incomprendida en una sociedad cerrada. Después Curro pasó mucho toreando… Ten en cuenta que, en su última corrida, tenía 67 años. Mis hijos lo quieren con locura. Con su naturalidad, se los metió en el bolsillo y eso hace que, poco a poco, te enamores más.

-No podemos olvidarnos de su amiga Cayetana… ¿Qué tal se encuentra?

-Fenomenal. Es admirable. He tenido la suerte de conocerla, tratarla y ser su apoyo y me encanta que se haya casado con Alfonso, a quien le tengo mucho cariño. Cayetana es incombustible y muy sabia. Con solo verte sabe si vas a ser o no su amiga. Me siento privilegiada puesto que, por ella y Curro, he accedido a personajes muy interesantes. Soy consciente de que siempre he ido detrás de dos grandes personajes aunque, en este instante, puedo presumir de ser hija, madre y abuela.

Carmen Tello leyendo Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

Carmen Tello leyendo Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

-Fíjese que de Alfonso hubo quien hasta dudó…

-Dudas ningunas. Es muy alegre. No tiene maldad. Parece un niño grande. Le encantan las películas, los libros… Acaba de poner un gallinero en Dueñas y le da huevos a los amigos (risas). Todos sus compañeros de trabajan y hablan bien de él. Por algo será… Tiene detalles con todo el mundo y dice lo que piensa. Eso es lo bonito de la vida… Ellos están encantados uno con el otro. Si no fuera así, Cayetana no se habría puesto bien tan rápidamente. Él la cuida muchísimo y ha encajado muy bien en Sevilla.

-¿De qué forma valora la vida a su edad?

-Está claro que, el ímpetu de la juventud, se pierde. Se gana cabeza y se pierde pasión. Cuando has tenido mucha suerte, hay quien no se alegra de eso. En el camino te ponen zancadillas y, a base de sufrirlas, dejas de entregarte tanto. Yo antes decía normalmente lo que pensaba y había quien lo malinterpretaba. Ya no. Defiendo a los que quiero… La vida es larga y, a la vez, corta.

Estilismo: Javier Mascareña

Fotografía: Antonio Cid

Producción: José Luis Rocha y José Antonio Muñoz

Reportaje completo: “Sevilla Magazine” y “Diez Minutos”

El equipo de Sevilla Magazine junto a Carmen Tello. Foto: Antonio Cid

El equipo de Sevilla Magazine junto a Carmen Tello. Foto: Antonio Cid

(Visited 1.970 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión