Carmen Enríquez, “Gracias a Letizia, el rey ya tiene amigos de clase media”

Su libro “Felipe VI. La Monarquía renovada” analiza y reflexiona sobre el primer año tras el cambio en la Jefatura del Estado

por Josan Muñoz

Ha sido una de las imágenes asociadas a la información sobre la Corona en la televisión pública ya que, desde 1990 y hasta 2007, acompañaba a los Reyes y al entonces Príncipe a todos los actos oficiales. Es por ello una de las periodistas más acreditadas para opinar sobre la monarquía española (a partir de numerosas “fuentes” que ha ido cultivando) y con la que, en esta entrevista, trataremos temas como la institución Real, las “meteduras de pata” del Rey emérito, la paciencia de doña Sofía, la situación de Felipe VI o el cambio de la reina Letizia.
-¿El cambio de monarcas ha salvado a la institución?
-Están haciendo cosas muy positivas y está mejorando la percepción que los ciudadanos de este país tienen hacia la monarquía. Yo creo que el hecho de que el rey Felipe haya aprobado un código de buena conducta que obliga a todos a respetar las normas, haya rechazado los privilegios, opte por que las cuentas de la familia real se supervisen con una auditoria externa, haya demostrado austeridad bajándose el sueldo un 20% o revocara el título de duquesa de Palma a su hermana, la infanta Cristina, son buenos pasos. El rey va por el camino correcto para lograr regenerar la institución.
-¿Estaba a punto de desvanecerse?
-Peligro de desaparecer no pero ha atravesado una crisis profunda por errores del anterior rey y la repercusión del “caso Noos”. El pueblo esperaba mayor firmeza de don Juan Carlos para cortar eso.
-¿Y Corinna no ha tenido culpa?
-Pero no por la infidelidad, porque ya el rey había tenido relaciones anteriores. Lo que ha fallado esta vez ha sido la discreción. El hecho de que transcendiera, el enterarnos de que vivía en el monte del Pardo, en el recinto de Zarzuela, los viajes con ella al Golfo… no han gustado. Él tiene mucho afecto por doña Sofía y siente admiración por ella porque su papel ha sido impecable, pero la ha humillado públicamente.
-¿Por qué la reina nunca le plantó cara a esta situación?
-El divorcio no entró nunca dentro de sus planes. Cuando Elena se separó ella se disgustó bastante. A su edad tiene una mentalidad distinta. Sofía sabía que su pareja no funcionaba pero prefirió mantener discreción para que no peligrara la sucesión de su hijo. Sabía que tenía que favorecer eso y para conseguirlo no podía cometer fallos.
-¿En qué hemos ganado con la llegada de Felipe?
-Es más joven. Tiene más empuje y fortaleza para comprometerse con causas nobles. No es que la renovación fuera necesaria es que era imprescindible. En 39 años los tiempos cambian mucho y la forma de pensar de la gente, también. Don Juan Carlos ha sido uno de los mejores reyes de este país, no hizo uso de los poderes absolutos que heredó de Franco y con él pasamos de un país impresentable a otro homologado y democrático que sólo ha tenido crisis en los tres últimos. A la semana de la abdicación el antiguo rey volvió a subir las encuestas porque la gente dejó de valorar lo más presente para juzgarlo en base a su global.
-Y a Letizia, ¿cómo la ve?
-Es de carácter fuerte, espontánea, no excesivamente simpática pero tampoco antipática. Ha cambiado bastante en este año y lo atribuyo a que se siente por primera vez responsable. No tiene a nadie por detrás y no está a la espera. Asume su labor y se siente más firme, segura… pero tampoco debemos esperar milagros porque cada uno es como es. Letizia ha sido muy maltratada por este país, criticada por todo con injusticia.
-¿Se le exige más que a su suegra?
-Creo que se le examina más. Es más mediática, mucho más joven, no tan convencional, más rompedora… y eso ha aumentado de forma espectacular la presión de la prensa. A ella no le gusta y se siente frustrada cuando se comenta más como va vestida o peinada que lo que está haciendo en uno de sus viajes.
-Se dice que la reina no la quería y sin embargo cedió, ¿por qué con Eva Sannum no?
-Cuando el príncipe dijo a sus padres que su novia era una periodista divorciada ninguno de los dos esperaba ese perfil. Luego Sofía entendió que el príncipe quería casarse por amor y aceptó. La relación con Eva Sannum nunca llegó al punto en el que estaba con Letizia. No estuvieron prometidos y estoy convencida de que fue el propio príncipe quien llegó a la conclusión de que no era con quien quería compartir su vida.
-¿Qué aporta Letizia a Felipe?
-Le ha hecho ver que hay otra vida fuera de Palacio. Ahora pisa el suelo y vive la realidad. No es que estuviera entre nubes pero su círculo amistoso era muy cerrado en ambientes elitistas y ella lo ha llevado a Malasaña, un barrio bohemio, informal… Ahora tiene amigos de clase media.
-¿Cuál ha sido el momento más amargo de la nueva soberana?
-Cuando supo que su hermana se había quitado la vida. No es que se sintiera culpable pero sí con cierta responsabilidad ya que Erika era muy vulnerable y se vio muy acosada. A partir de ahí Letizia procuró proteger a su familia. No quería que nadie más sufriera las consecuencias de su elección.

(Visited 316 times, 1 visits today)

One Response

  1. anónimo

Leave a Reply