Carla Goyanes: “No se echa de menos ser el foco de atención cuando están inventando de ti constantemente”

 

 

 

Con motivo de la presentación de la Nancy vestida de novia, por el diseñador Ion Fiz, Carla Goyanes, uno de los rostros preferidos de la “prensa rosa” hace unos años, nos habla de su sereno momento actual

 

por Ricardo Castillejo

 

Vive tranquila sin echar de menos los años durante los que la prensa “del corazón” la perseguía incansablemente. Y es que, desde que se casó con Jorge Benguría, Carla Goyanes -madre de dos hijos en la actualidad-, no solo ha encontrado la estabilidad emocional sino, más allá, la serenidad en un día a día donde reparte el tiempo entre los suyos y su trabajo en la inmobiliaria familiar. Ahora, coincidiendo con la presentación de la Nancy vestida de novia por Ion Fiz -en el que es el XV aniversario del diseñador, que pronto recibirá la Aguja de Oro por su trayectoria-, la hija de Cari Lapique reaparece para contarnos, en exclusiva, más de cómo le va todo…

-Has sido de pequeña muy fan de la Nancy, con lo que estarás disfrutando mucho este evento, ¿no? ¿La tuya fue una infancia bonita?

-Sí, sí. Privilegiada. Nuestros padres se han volcado con nosotras y, a pesar de tener una parcela pública -por la que tenían que salir y entrar-, siempre han vigilado para que estuviéramos bien. Incluso que mi padre, que es de una generación en la que los hombres se implicaban menos en la educación, ha sido muy especial en eso. Nos lo han dado todo.

-¿Piensas que, por esas condiciones a las que te refieres, has vivido despegada de los problemas reales de la sociedad?

-No, he sido, y soy, perfectamente consciente de lo que pasa. De hecho, estuve cuatro años fuera, porque no había oportunidades laborales para mi marido y le ofrecieron trabajo fuera y me fui y lo dejé todo: mi familia, mis amigos, mi país… Empecé de cero porque de la crisis no se ha librado nadie.

-Tienes dos hijos… ¿y si uno de ellos, a propósito de la Nancy, te dijera que prefiere jugar con muñecas?

-Pues, ¿qué iba a hacer? (risas). Bueno, te diré que el pequeño juega con mi sobrina mucho a los papás y le encanta pasear el carrito… Y hay niñas que le dan al fútbol que te mueres… Yo les regalo lo que sé que les gusta pero no les oriento hacia ningún tipo de juguetes o deportes concretos.

-Es una versión ésta vestida de novia… ¿Fue el día tu boda el más feliz para ti?

-Entonces lo pensaba pero, después de tener a mis niños, esos han sido los momentos más felices. Lo otro fue la manera de gritarle al mundo que era el hombre de mi vida y para él que yo era la mujer de su vida. No hay nada más bonito.

-¿En qué etapa estás ahora?

-Pues con nuestra inmobiliaria, que sobrevivió a la crisis con muchas dificultades, como todo el mundo. Me reincorporé al regresar y estoy entre Madrid y Marbella  ya que parece que hay más movimiento. Mi padre tiene una edad en la que le toca más supervisar que estar al pie del cañón.

-¿Te da lugar a organizarte bien entre tu faceta laboral y la personal con tus niños?

-Los fines de semana, sí y, entre semana, no tanto como me gustaría pero he aprendido que en la vida no se puede tener todo. Cuando tenía más tiempo para la maternidad, en Miami, echaba de menos otras cosas así que… todo, todo, imposible.

-¿Qué ha supuesto ser madre para ti?

-Me ha cambiado la vida. Pero a mejor. Claro que no es todo color de rosa y hay momentos tensos y duros pero es una situación tan reconfortante. Esas risas, esos abrazos, cómo agradecen cuando vas a recogerlos… Por mucho que te lo cuenten, hasta que no pasas por ello no sabes lo que es.

-¿El matrimonio también ha sido tan positivo?

-De momento, sí (risas). Muy feliz… Hombre, no estamos todo el día codo con codo y discutimos, especialmente por los niños, aunque al final el balance es positivo. Tenemos a los abuelos, que son superniñeros, y de vez en cuando nos ayudan a escaparnos algún fin de semana casi como cuando estábamos solteros. Eso ayuda al equilibrio.

-Como personaje pasas una etapa más tranquila… ¿Echas de menos cuando la “prensa rosa” estaba continuamente pendiente de ti?

-Eso no se echa de menos nunca (risas). Siempre he tenido muy buena relación con los medios. En general, siempre los he respetado bastante y ellos igual a mí pero tengo una realidad muy tranquila. Repito que no se echa de menos ser el foco de atención cuando están inventando de ti constantemente.

(Visited 100 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión