Bely Basarte: “Si estoy pasándolo mal seguro que es para aprender algo”

Más de 65 millones de visitas y 400.000 seguidores en su canal de Youtube son una buena carta de presentación para esta joven madrileña que, con su disco, “Des mi otro cuarto”, enamora a su cada vez más creciente público

por Ricardo Castillejo

 

No le agrada que la consideren “youtuber”, aunque lo cierto es que en esa plataforma ha encontrado el espaldarazo definitivo para que, la discográfica Universal Music, la haya fichado. Dotada con una voz y un talante dulce -que le valió para interpretar el personaje de Bella en “La bella y la bestia”-, Bely Basarte es intérprete y autora de temas como “No te quiero ver llorar”, “Mariposas” o todos los que, semanalmente -desde 2013, los viernes a las 15,00 horas-, sube a su canal. Una aventura, la de la música, que por su timidez tardó en comunicar a los suyos, pero en la que cada día cumple nuevos sueños en nuestro país y fuera de nuestras fronteras.

-¿Por qué no te gusta que te definan como “Youtuber”?

-No, no. Para nada es eso… Es que no me identifico como tal. Uso Youtube para publicar mis producciones igual que Itunes, Twitter, Instagram… Reducirlo a un espacio no es como yo me veo.

-¿Y cómo te ves entonces?

-Quiero pensar que soy artista, una música que utiliza las redes sociales para compartir lo que hace. Al final son mi ventana al mundo. Así lo consideraba inicialmente: una posibilidad tremenda para, desde mi propia habitación, llegar donde quisiera.

-Es una “ventana” muy codiciada por una generación que sueña con triunfar ahí… ¿Cuáles son las claves para lograr ese éxito?

-No sé si existe una fórmula pero seguro que hay que tener mucha personalidad, hacer un contenido muy original, trabajar mucho, ser muy constante (el esfuerzo siempre es premiado), y supongo que te acompañe un poquito la suerte. No puedes hacer un vídeo que se haga viral de forma premeditada. Tienen que alinearse los astros.

-¿Hubo un momento, en tu caso, de un antes y un después?

-Creo que el punto de inflexión fue cuando me fijé la meta de subir un vídeo cada semana, los viernes a las tres de la tarde. La plataforma premiaba esto y la gente, como tradición, esperaba encontrarlo. A partir de ese instante, el crecimiento de los seguidores empezó a ser exponencial.

-¿Solo con Internet basta?

-No. Es muy guay poder conocer intérpretes nuevos a través de Internet pero, lo que te ofrece un directo es muy difícil sentirlo a través de una pantalla.

-¿Eres tan dulce como cantas?

-A ratos. Si no me enfadas, sí (risas). Cuando estoy conduciendo saco el genio, pero es difícil verme enfadada (risas). En las redes, por ejemplo, intento no entrar no al trapo con nada. Sí que aprovecho para decirte que, en relación a la mujer, me enfada la desigualdad que existe entre géneros.

-Ahora hay una corriente de denuncias, pero algunas consideran que no han llegado cuando tenían que haberse producido…

-La sociedad nos ha hecho sentirnos avergonzadas si alguien ha abusado de nosotras. Hay un montón de micromachismos que están superaceptados y que hasta yo puedo cometer sin darme cuenta, pero lo importante es que salgan a la luz y se haga justicia sobre lo que estamos haciendo mal desde hace tanto tiempo.

-¿Cómo reaccionarías ante una proposición indecente en lo laboral?

-Me molestaría muchísimo y lo denunciaría.

-Y a nivel emocional, ¿crees en el amor?

-Soy una persona muy optimista. Aunque a veces se mueran las mariposas que sientes en el estómago, siempre pueden resurgir. Me encanta lo bonito, pero también plasmar cuando sufro. Durante las malas épocas es cuando más inspirada estoy…

-¿Te han roto o has roto más tú el corazón a otros?

-Me lo han roto más (risas). Soy muy confiada pero no me voy a quejar… De todo se aprende y con eso me quedo. Si estoy pasándolo mal seguro que es para aprender algo.

-Has logrado triunfar a los 26 años pero, ¿de qué manera estás viviendo tú esto?

-Ha sido algo muy progresivo. Como el trabajo de una hormiguita, no han sido pasos muy agigantados. Quizás por eso he podido ir asimilando todo muy bien. Aparte, no recibo comentarios malos y sí mucho cariño. Tienes el gusanillo de que no va a ser para siempre, pero tú lo vives alegremente.

-¿Confías en Príncipes Azules? Como cantas temas de Disney…

-(Risas) No… ¿Para qué? (risas). No hay que esperar que venga un Príncipe Azul a despertarte de un sueño o salvarte de un dragón.

-¿Te has enamorado, como Bella, de alguna Bestia?

-Es que la apariencia física no lo es todo. Para que alguien me pueda atraer es esencial que me guste lo que tiene dentro, su cabeza. A mí, con una buena conversación y buen gusto musical… (risas).

-¿Tienes novio?

-No.

-¿Ni quieres?

-La verdad que no (risas). Vivo en un piso en Madrid sola, con mis dos gatos, pero estoy super a gusto (risas). Estoy en una etapa que me encanta.

-Y todo lo que está pasando, ¿con quién lo compartes?

-Con mi familia. Al principio sí que lo consideraban muy vertiginoso pero, cuando han visto todo lo que estoy trabajando, no se lo han pensado. Sé que sin ellos no estaría aquí. Igual que, sin mis seguidores, no sería nada…

 

 

(Visited 199 times, 1 visits today)

Leave a Reply