Antonio Muñoz: “El político debe ser un seductor con la palabra, con su comportamiento y con la imagen”

 

 

¿Cómo es la relación de nuestros políticos con la moda? Conócela cada semana a través del testimonio de nuestros representantes municipales. Hoy, Antonio Muñoz (PSOE), Teniente Alcalde Delegado del Hábitat Urbano, Cultura y Turismo

 

por Ricardo Castillejo

 

Antonio Muñoz se cuida. Y se nota, además. Recién cumplidos los 59 años, este sevillano nacido en La Rinconada tiene buen estilo tanto en sus maneras, como en su “look”. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Málaga, en su trayectoria ha ostentado diferentes responsabilidades como las de ser director del Área de Economía del Ayuntamiento hispalense (1993-99) o director de Turismo de la Provincia (desde 2002). Más allá, en 2011 se incorpora con concejal por el PSOE al Ayuntamiento de Sevilla, donde, desde junio de 2015, es Teniente Alcalde Delegado del Hábitat Urbano, Cultura y Turismo.

Fotos: Nacho Álvarez

– ¿Le interesa el mundo de la moda y de la imagen?

– Sí. En una doble vertiente. Por una parte, como sector económico. En Sevilla hay jóvenes diseñadores consagrados incluso fuera de aquí pero es que, hablando solo de moda flamenca, ésa es un área generadora de empleo y renta donde somos tremendamente competitivo en algo muy arraigado con nuestra tradición. Más allá, intento estar atento al devenir de las tendencias, profesional y personalmente.

– ¿Qué lugar ocupa la imagen en su faceta política?

– En términos generales, el político debe ser un seductor en el sentido amplio. Con la palabra, con su comportamiento, con su discurso y, por qué no, también con la imagen. No hay que olvidar que se trata de atraer a una parte de la población hacia tu programa ideológico. Lo que no se puede caer es en el riesgo de la impostura, proyectando algo que no se corresponda con tu realidad. Eso sería imperdonable. Yo en concreto no me siento preso del devenir de la moda. Hay elementos con los que me siento más cómodo que con otros, aunque quienes me conocen, cuando llega el buen tiempo, siempre me asocian a un “look” cómodo, más asociado al ocio.

– ¿Tiene algún asesor/a o elige usted mismo la ropa?

– Me gusta ir acompañado y tomar la decisión de forma conjunta y si es con mi pareja, mejor. En ocasiones no hay acuerdo, pero prefiero ir con alguien.

– ¿Es muy diferente su día a día vistiendo al laboral?

– Hay diferencias, claro. De vacaciones me permito estar más relajado. Es distinto a cuando trabajas. Un representante público tiene que responder con una manera de estar y en eso influyen determinados atuendos. No se me ocurriría ir al ayuntamiento con un pantalón corto, por ejemplo, aunque respeto a quien lo pueda hacer. Soy tremendamente tolerante pero, como todos, tengo mis códigos.

– ¿Planea lo que lleva en función de su agenda?

– Depende. Hay ocasiones en las que por la mañana miro de reojo la agenda sin que me condicione en exceso. No es lo mismo visitar una obra que tener que ir al teatro o ir una reunión con estudiantes. Un traje marca una distancia que puede no permite empatizar con según qué colectivos. Para mí, de seis años para acá hay determinados complementos, como la corbata (que la uso menos), que han ido perdiendo protagonismo en mi vestimenta (aunque en mi despacho siempre tengo una, por si acaso). Y si fuera necesario, paso por casa y ya está.

– ¿Con qué estilo se siente más identificado y qué prendas no se pondría?

– Nunca me pondría algo como una chaqueta austríaca y, en este momento, me encuentro muy cómodo con un traje de chaqueta sin corbata. ¡Ah! Y el comodín, para mi tiempo libre, el vaquero y la camiseta.

– ¿Los de su ideología visten de una forma concreta? ¿Con colores determinados?

– Hace años era bastante más nítida la diferencia, en hombres y mujeres, entre izquierda y derecha. Ahora resulta más difícil esa diferenciación, aunque existen estereotipos, claro, y cuando se ven determinados perfiles, suele decirse: “Tal persona es del PP o de Podemos”.

– Cuando se tiene un cargo de poder concreto, ¿existen indicaciones desde el partido para llevar unas u otras prendas?

– Yo nunca he tenido intromisión de mi organización política ni en mi forma de vestir, ni en ningún aspecto de mi vida cotidiana. Lo único que para la foto electoral haya ciertas indicaciones, sin obligatoriedad.

– ¿Y físicamente? ¿Se cuida? ¿Hace ejercicio? ¿Tratamientos de belleza?

– Intento hacer deporte. Voy a las siete de la mañana a un gimnasio y eso me libera para el resto del día. Como mínimo en una semana normal lo hago cuatro veces. En cuanto a la alimentación huyo de carnes rojas, fritos, pan, lácteos…  Me llama la atención que una cuestión tan esencial para la salud como la nutrición, sea tan poco estudiada en los colegios. Habría que educar a los niños más allá que en la familia. Por último, en relación a la piel uso hidratantes, sin ser fiel a un producto, y no tomo el sol como cuando era joven.

– ¿Le parece que interesarse por todas estas cuestiones es algo superficial?

– No podemos despreciar en absoluto todo lo concerniente a la salud, y eso abarca desde la alimentación al deporte. Pero tampoco podemos ignorar la autoestima. Sentirnos bien con nosotros mismos, y esto abarca la imagen también, nunca está mal.

 

(Visited 124 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión