Antonio Lizana: “Los flamencos, para sentirse que están cotizados, tienen que viajar fuera”

“Si quieres hacer un viaje por todo el mundo sin tener que moverte de Sevilla, ven este domingo a las 19.30 horas a la sala Malandar”, con esta invitación Antonio Lizana presenta en nuestra ciudad “Oriente”, su tercer trabajo

por Marcelino Mora

antonio lizana 01Con diez años empezó a tocar el saxofón en el conservatorio pero no fue hasta que salió con su primera novia, cuatro años después, cuando empezó a aficionarse al flamenco. Contrario a las etiquetas que encasillan a los artistas, ha conseguido crear una, la suya propia -Antonio Lizana-, que está abierta a todo tipo de estilos musicales.
-Tu disco comienza con “fronteras”… ¿Cuáles se te han puesto a ti?
-Las que son hechas con palabras. Como mi estilo no es flamenco puro algunas veces no me meten en la mayoría de festivales del género porque lo que quieren es un guitarrista y un cantaor. Igual que en los conciertos de jazz, donde buscan algo más “tradicional”.
-Has actuado en Estados Unidos… ¿Por qué crees que allí el jazz tiene una aceptación que en España no logra alcanzar?
-Ellos tienen circuitos más amplios pero al mismo tiempo les pasa igual que a nosotros con el flamenco. Los flamencos para sentirse que están cotizados tienen que viajar fuera y los músicos extranjeros de jazz están deseando que llegue el verano para venirse a los festivales de Europa y ganar dinero. Eso pasa en todos lados. Nadie es profeta en su tierra aunque sí es verdad que allí ese estilo nació y está vivo y es donde viven los profesionales de mayor nivel.
-Habiendo viajado tanto tendrás miles de anécdotas…
-Una vez actuando en República Checa dije al público “very thank you”, que traducido es “muy gracias”. Y es que aunque domino el inglés, cuando te pones también a traducir los chistes corres cierto riesgo (risas).
-El saxofón no es un instrumento muy flamenco… ¿por qué lo elegiste?
-Cuando empecé con diez años no estaba tan metido ahí ni pensé que me fuera a dedicar a él. Me gustaba más el blues o el rock, donde sí se toca más el saxofón. El flamenco llegó más tarde, con catorce años.
-Entonces, ¿de dónde te viene esa influencia?
-Mi primera novia era bailaora y empecé a escucharlo mucho y a tocar con el grupo de la academia de baile donde ella iba y a partir de ahí empecé a formarme en muchas juergas flamencas de esa época. Siendo de San Fernando, el flamenco te llega nada más salir a la calle.
-¿Con el jazz, por lo sensual que es, se liga más?
-Ligo lo mismo porque soy muy de tener a mi novia. Cuando estás expuesto es normal que llames más la atención, pero no lo he experimentado.

antonio lizana 02

-Por cierto, ¿te presentarías a un “talent show” de televisión?
-Me han ofrecido hacer uno justo ahora y, aunque aún no he respondido, creo que diré que no. Lo que buscan es gente con otro perfil, más maleable y que la puedan hacerla ellos a su gusto pero por suerte a mí me dejan hacer el estilo que quiero y no me veo haciendo cosas de otros. Normalmente al participar se ven en una tela de araña de la que es muy difícil salir y decir luego “esto fue el programa, ahora yo quiero hacer realmente esto otro”, cuesta, como hemos visto con compañeros de “Operación Triunfo” o “La Voz”.
-Lady Gaga, que está vinculada normalmente a otros sonidos, lanzó hace unos años un disco de jazz, ¿cómo valoras aventuras así?
-Desde siempre hay quien no tiene un estilo propio tan marcado y al ser buenos intérpretes deciden hacer algo y luego cambiar. Si se hace con cariño y te asesoras bien, tiene muchas cosas positivas. Por ejemplo, Lady Gaga, siendo tan mediática, puede acercar este género a la gente que no le interesaba pero de ahí a clasificarla como cantante de jazz hay un trecho. Los que fusionan o se meten en un terreno que no es el suyo debe ser respetuosos pero una vez pasada esa primera barrera hay que quedarse con lo positivo. También hay muchos que se han interesado por el latino solo porque el Cigala versionó “Lágrimas negras”…

(Visited 73 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión