Antonio José, “El éxito es bueno para tu trabajo pero no para tu vida personal”

El artista de Palma del Río no hace a sus 21 años sino seguir aumentando su popularidad con “Senti2”, el nuevo álbum del que fuera ganador de “La Voz”

por Ricardo Castillejo

Sus firmas de discos son multitudinarias y sus admiradoras se cuentan por miles. Y es que el destino de Antonio José estaba escrito desde que, con ocho años, se presentara a los premios “Veo Veo” de Teresa Rabal. A partir de ahí “Eurojunior”, donde quedó el segundo de su edición, y “La voz”, concurso en el que se llevó la victoria perteneciendo al equipo de Antonio Orozco. Una trayectoria en ascenso la de nuestro entrevistado apoyada en dos discos, “El viaje” y, ahora, “Senti2”, nuevo álbum gracias al que podemos descubrir más de este joven lleno de sueños y de inquietudes.

-¿Podríamos considerarte el continuador de los conocidos como “niños prodigios”?

-No me veo así. No soy un “niño prodigio” que, por otro lado, es un tópico que nunca sale bien. Era un niño que se ha convertido en un chaval que va camino de ser un hombre que quiere vivir de la música y conquistar el corazón de mis seguidores por mucho tiempo. Por eso me levanto cada día, para conseguir ser un artista de largo recorrido. Lo que tengo es por mí, porque nadie me ha regalado nada. Siempre me ha costado mucho llegar a abrirme las puertas.

-¿Todo esto es tu sueño o el de tus padres o alguien de tu familia?

-El mío. Era o esto, o el fútbol. Luchaba por las dos pero me di cuenta de que en el deporte “se me pasaba el arroz”. La música era algo más de largo recorrido y me senté a componer y a tocar la guitarra. Hubo una racha en la que me desilusioné pero mi madre me pegó un empujón y me presenté a “La voz”. Tuve suerte, gané y he podido llegar al punto en el que estoy.

antonio jose-03-¿No siente que se está perdiendo nada?

-No. Soy feliz. Si no sería imposible levantarme todas las mañanas, a las seis o las siete, por lograr mi sueño. Me realiza entrar en un estudio de grabación, salir de promoción… Lo mismo otros están mejor pero no he tenido oportunidad de hacerlo de otra manera. No quiero disfrutar la vida de otra forma.

-¿Qué te gustaría pensar que eres? ¿Intérprete? ¿Artista? ¿Autor?

-Soy lo que en cada momento me vaya dictando mi corazón. Ni más, ni menos. Me pongo a crear y tengo claro cuándo un tema es para mí o para otro y sé que soy cantante cuando me subo a un escenario.

-¿El deporte lo has abandonado?

-No pero claro, cuando he pasado un montón de horas sin parar y llego al hotel, es lo que menos me apetece. Hay que cuidarse porque, si te dejas, madre mía… (risas).

-¿Desde qué perspectiva estás asimilando todo el “boom” en el que está inmerso?

-Sigo siendo el mismo. El éxito es bueno para tu trabajo pero no para tu vida personal. No me ha corrompido.

-¿No le da miedo que esto se acabe? ¿Que sea un mero producto?

-Productos aquí somos todos. El más grande y el menos. Lo que pasa es que el más grande lo tiene todo hecho y el otro tiene que construir un camino.

antonio jose-02-¿Hasta dónde llega el límite para continuar en su profesión?

-Tengo claro lo que quiero. Espacios de televisión que sean beneficiosos para mi música son bienvenidos. Lo que no me veo es de jurado en una isla.

-¿No piensa que en algún momento pueda llegar a pesarle ser ganador de “La voz”?

-Hombre, pasa por mi cabeza pero sin llegar a obsesionarme. Intento hacerme la vida fácil.

-¿Hay diferencias entre Antonio José sobre unas tablas a cuando se baja de ellas?

-No. Soy el mismo. Cuando actúo, cuando hablo en una entrevista… No tengo dobleces. Soy como soy desde que me parió mi madre. Lo único que no dejo que lo íntimo se interponga con lo laboral.

-¿Qué es lo peor del mundo del espectáculo?

-Muchas cosas. Los madrugones, por ejemplo. Soy más de noche, que es cuando aprovecho para escribir porque estoy más inspirado…

-Sigues viviendo en tu pueblo, ¿no?

-Sí, con mis padres en nuestro piso de setenta metros cuadrados. Y con mis amigos, con los que quedo cuando puedo.

-Hablemos del amor… ¿Qué piensas sobre él?

-Prefiero dejarme llevar a decir. Si llega, llega y, si te engancha, “hasta luego, Lucas”: no hay forma de remediarlo ya que se trata de piel. Reconozco que no soy muy enamoradizo. Me cuesta. Eso sí, me considero romántico y, cuando me entrego, me entrego. Mientras, soy romántico conmigo mismo y con quienes me rodean.

-¿En qué te fijas de una chica?

-Que sea ella. Que me transmita libertad, confianza y alegría. Yo siempre estoy riéndome y de guasa y eso me gusta encontrarlo en una posible pareja.

-¿Has conocido el fracaso en algo?

-Más que fracasar he sabido lo que es desilusionarse. Si pienso en fracaso, saco la mano antes. Solo si sé que gano la guerra seguiré las batallas.

-¿Cuál sería entonces su victoria más apreciada?

-Pues no sé. Llegar a los cincuenta, mirar atrás y pensar que tengo quince o veinte discos y que mi gente me ha seguido desde los diez años. Eso es lo que me mantiene desde que me levanto hasta que me acuesto: ser como soy. No tengo “plan B” ni puedo pensar en ello. El “plan B” es para quien no confía en sí mismo. Si lo tienes es porque no estás muy seguro de lo que haces.

antonio_jose_senti2-portada

(Visited 957 times, 1 visits today)

Leave a Reply