Antonio Cortés: “Echando la vista atrás quizás no me hubiera dedicado a esto”

 

 

Con apenas veinte años se alzó con el segundo puesto en la primera edición del exitoso concurso “Se llama copla”. Hoy, con casi treinta, es un referente, dentro y fuera del género, que el próximo 10 de marzo presenta en el Auditorio Box su último trabajo, “Volemos alto”.

 

por Alejandro Patilla

 

Del Antonio Cortés que se metió en los salones de las casas de toda Andalucía hace ya diez años queda todo pero, a la vez, no queda nada. Queda la espontaneidad y el talento de un joven que quería vivir de la música y que ahora sabe los sacrificios que implica. La edad le ha aportado serenidad y aprendizaje para hablar claro y mantener los pies en la tierra.

 

-Llevabas más de cuatro años sin venir a Sevilla, ¿tienes ganas de reecontrarte con el público de aquí?

-Muchas. Sevilla es una tierra que me ha dado todo. Para mí es muy especial. Fue la primera ciudad que me dio la oportunidad, aquí empezó todo.

-¿Habrá sorpresas en tu espectáculo?

-Me acompañarán muchísimos artistas invitados, pero no puedo adelantar nada porque hay que venir a verlo (risas). Intento que este tipo de conciertos sean especiales. Es la presentación del nuevo disco, pero llevaré copla y flamenco.

-¿Has conseguido “volar alto”?

-Totalmente. He hecho muchísimas cosas, en esta última década, que a muchos ya les hubiera gustado pero en este país olvidamos muy pronto todo.

 

-¿Qué queda del joven que se presentó un día a “Se llama copla”?

-Queda absolutamente todo, aunque echando la vista atrás quizás no me hubiera dedicado a esto. Cuando se empieza es muy distinto pero con el tiempo te das cuenta de que es un trabajo duro. Nosotros salimos del programa más visto en la historia de Canal Sur, lo tuvimos muy fácil. Lo dificil ha venido después: la espera y tener que reinventarse muchas veces.

-Parecía que la copla iba a ser una moda pasajera…

-Somos muy elitistas, en el sentido de tener que clasificar los estilos por edades o por gustos. La copla va a gustar siempre. Es un género muy rico, que estaba estancado y que ese concurso supo revivir, no solo por los artistas que salieron, sino también por las figuras a nivel nacional que empezaron a hacer discos del género como locos.

-Sin embargo, muchos de los compañeros que pasaron por aquel espacio se quedaron en el camino…

-Es una pena. Pero sí, porque somos muchos y España no es tan grande.

-Hay que reinventarse. Por ejemplo, Erika Leiva está dando clases de canto. ¿Cómo crees que hay que cantar la copla?

-Con el alma. La copla no hay que cantarla porque tengas mejor voz ni más técnica. Hay que interpretarla con el alma y de verdad.

-¿Te ves como profesor?

-Por supuesto. Con mi bagage ya he tenido oportunidad para aprender…

-¿En qué momento te encuentras?

-En plena madurez, en un momento muy relajado. A nivel personal no tengo a nadie. A nivel profesional estoy en búsqueda del camino.

-Has estado casi cuatro años sin grabar, ¿necesitabas un descanso?

-Necesitaba hacer lo que quisiera y tomar decisiones pues, antes, las han ido tomando por mí. En ocasiones, me he considerado un poco marioneta.

-¿Quienes te seguían te han sabido esperar?

-El público es muy generoso. Me sigue queriendo y reconociendo. Desafortunadamente, si no sales en televisión, mueres. He tenido muchos miedos, han sido años críticos, de buscar sendero. Ahora me reencuentro con la gente con muchas ganas, es una nueva etapa de mi vida. Empiezo de cero.

-¿Ha gustado este cambio de registro?

-La aceptación está siendo buena pero tiene que haber una transición y eso es duro. Tengo ganas de que se descubra este disco en directo. Estoy seguro de que se van a enamorar porque tiene mucha fuerza y mucho sentimiento, como la copla.

-Siempre has sido muy celoso de tu intimidad…

-Tiene que ser así. El que es artista 24 horas se volvería loco. Necesito mi vida privada, salir a mi calle y tomarme un café.

-¿Vender tu vida es una forma de éxito fácil?

-Quienes actúan de esa manera se equivocan. Jugar con los medios tiene sus consecuencias duras, y es lógico. Diferente es la persona que tiene muchísimo éxito y por eso llama la atención a la prensa. Eso es distinto

-¿Cómo llevas que todo el mundo te juzgue por tu trabajo?

-Ya lo llevo mejor. Uno aprende del oficio. Cada uno puede opinar libremente, no tenemos que coincidir todos en las mismas ideas, pero siempre debe haber respeto.

-¿Esta profesión desgasta?

-Te come. Es una profesión muy dura e inestable y en esa inestabilidad pasa de todo.

-Te han comparado con muchos de los grandes como Raphael, ¿te ves como él en un futuro?

-Ojalá (risas). Raphael es único. Me encanta que me comparen con alguien tan grande, pero no puedo ni debo compararme con nadie porque, además, no me gusta. Prefiero que me vean como soy.

 

(Visited 277 times, 1 visits today)

Leave a Reply