Antonia: “Estoy hecha para romper estereotipos y limitaciones”


La cantaora Antonia nos presenta su álbum, “Mi momento”, con el que pretende, además de hacer disfrutar con su música, tocar temas sociales como la inmigración y la homosexualidad.

Por Ricardo Castillejo

Antonia tiene 32 años, lleva desde los 17 cantando y ahora comienza una nueva etapa en su música. Ya no es Toñi, la reputada artista flamenca que ha recorrido el mundo con su voz y sentimiento. La cantaora se empieza a expresar más madura y sofisticada en “Mi momento”, su primer álbum para Sony y un trabajo en el que canaliza su arrolladora personalidad para demostrarle al público que la música también puede tener carácter.

-¿Cómo se sabe que es “tu momento”?

-Porque lo he impuesto yo misma. Quiero éste sea mi momento. Es la terminación de algo que llevo bastante preparando y es la hora de dárselo a la gente.

-El mercado tiene hoy muchas posibilidades… ¿Qué diferencia lo tuyo del resto?

-Todo es música y de lo que se trata es de que los oyentes se identifiquen. Lo diferente que puedo dar es que, cantando, transmito la experiencia que he vivido a lo largo de mi vida. Para la edad que tengo llevo mucho vivido… (risas). 

-¿Hasta qué punto has intervenido en las decisiones del álbum?

-No he compuesto los temas, pero he elegido los que más me identifican. Tienen un contenido muy social. Si con mis canciones puedo, de alguna manera, llegar a tratar esos temas estaré muy satisfecha. Se habla de la inmigración, la homosexualidad, de las personas que se sienten «bichos raros»…

-En España se están produciendo algunos cambios políticos que afectan mucho a los homosexuales… ¿Cuál crees que sería la solución?

-Soy justa y deseo que cada uno tenga lo que se merece. Me gustaría que el sistema acogiera a todos por igual, que todo llegara a un razonamiento bueno para todo el mundo.

No he sufrido nunca machismo ni por ser mujer ni por ser gitana. Creo que las mujeres estamos y somos muy fuertes, pero aún necesitamos mucho para alcanzar el equilibrio”

-Tú como gitana, ¿has sufrido alguna vez lo que muchos gitanos denuncian?

-He crecido en una familia y un pueblo donde nunca hemos vivido la discriminación pero, aún así, la denuncio porque, para mí, es lo justo. 

-Hay programas en la tele, como los «Gipsy Kings», que dan una imagen del colectivo con la que no sé si te sientes identificada…

-No, porque yo huyo de los estereotipos y de las generalizaciones, aunque no digo que alguien no pueda hacerlo. Es verdad que solo muestran la parte del morbo, pero eso es algo de la comunicación en sí…

-¿Y del machismo qué me dices?

-No puedo hablar por experiencia propia porque no he sufrido nunca machismo ni por ser mujer ni por ser gitana. Creo que las mujeres estamos y somos muy fuertes, pero aún necesitamos mucho para alcanzar el equilibrio. No hay raza en el machismo.

Si lleno estadios es que el público me está devolviendo lo que le doy, pero, si es un teatro de 300 personas, también sigue siendo consecuencia de lo que entrego”

-¿Aceptarías una pareja impuesta por tu familia?

-No, para nada. Estoy hecha para romper estereotipos y limitaciones. Tengo la suerte de poder dárselo al público con la música. 

-Porque, por naturaleza, el ser humano… ¿es bueno o malo?

-Está en un momento complicado. Es muy fácil perder la humanidad, tal y como está ahora mismo el sistema. Pero luego hay detalles en los que ves que no está todo perdido…

-A la hora de pensar en tu propia carrera, ¿en qué punto te encuentras cómoda?

-Mi comodidad es hacer música para aliviar a quienes necesiten de ella. Si lleno estadios es que el público me está devolviendo lo que le doy, pero, si es un teatro de 300 personas, también sigue siendo consecuencia de lo que entrego.

-¿Y el éxito y la fama?

-Igual. Soy muy del karma. Quiero recibir lo que doy. Si la gente considera que debo tener éxito, lo tendré y si no, seguiré haciendo música para que, los muchos o pocos que lo disfruten, puedan tenerla. No pienso en cantar para ser famosa, simplemente hago música y disfruto. Necesito expresarme cantando en un escenario.

-Los programas de “talent show”, ¿pueden vender una idea equivocada de lo que son las profesiones artísticas?

-Habrá quién vaya allí queriendo buscar la fama y habrá quién lo haga porque no tendrá otra oportunidad para poder exponerse. Lo que tengo claro es que recoges lo que siembras.

-Algunos, para mantenerse, tienen que hacer confesiones de su vida privada…

-Tal y como he llevado mi carrera -que empecé cantando en las peñas «chiquititas»-, nunca he pensado en que quería un estadio, ni un éxito, ni nada. Sabía que quería seguir subiendo escalones para crecer en lo que amo…

-¿Qué es para ti ser flamenco?

-Es ser músico. Es verdad que tenemos otra manera de hablar y de expresar. Pero es algo que se nace y se lleva dentro. Yo siento cuando muevo los brazos que soy flamenca, por ejemplo. 

-¿Sabes reconocer esa flamencura en otros?

-Los flamencos tenemos una personalidad que se identifica. Cantando pasa mucho. Si escuchas a un cantante de pop que ha tenido inicios en el flamenco, vas a ver de dónde viene. 

-¿Rosalía es flamenca?

-Yo la escucho y ella hace algo de flamenco, hace música…

(Visited 196 times, 1 visits today)

Leave a Reply