Ángela Dionisio: “He tenido que convivir con médicos, sacrificio y un poco de rechazo, pero tantos palos me han hecho madurar”

Ángela Dionisio tiene 17 años y, a pesar de la enfermedad rara que padece, es la ganadora de la primera edición de ‘Se llama copla junior’ y acaba de sacar su primer disco, ‘Primera parada’, con el pop como protagonista.

por Pepe Zarza

La joven ha recorrido un largo camino de superación, pues padece una enfermedad rara que no la ha frenado a la hora de cumplir su sueño de triunfar en la música, la cual compagina con sus estudios de Enseñanza Secundaria, pues es toda una amante de los animales y quiere ser Auxiliar de Veterinaria. Se ha posicionado con su primer trabajo discográfico en la lista de los 50 álbumes más vendidos en su primera semana, recibió en septiembre el Premio Latino a ‘Joven Talento 2018’ y ya tiene la mirada puesta en sus próximos proyectos, entre los cuales nos adelanta que sacará un tema de reggaetón.

-¿En qué momento supiste que te querías dedicar a esto?

-Toda mi vida he cantado, desde que tenía dos añitos, aunque la primera vez que me subí a un escenario fue con doce. Entonces descubrí que era lo que más me gustaba y que quería dedicarme a ello. Tenía una amiga que iba a una peña a cantar y dije que quería ir a verla y al final surgió que me apuntase con ella. Y poco a poco, sin buscarlo, me vi en la televisión.

-¿Cómo se han tomado tus padres tu vocación?

-Muy bien, muy orgullosos. Siempre me han apoyado. Jamás hemos buscado que yo fuese una artista reconocida ni nada, siempre ha sido el destino y lo han querido ver como un ‘hobby’ por lo pequeñita que era.

-Y de repente, ganas ‘Se llama copla junior’…

-Fue algo muy bonito. Jamás me definí como coplera, pero lo repetiría mil veces porque es inolvidable. Al año siguiente volví como capitana de un grupo y vencimos de nuevo, aunque esa edición ya era otro formato y no se hacía copla.

-¿En qué cambia todo a partir de ahí?

-Se me abrieron muchas puertas, participé en galas de Navidad, actué con Cantores de Híspalis y tuve la oportunidad de conocer a gente maravillosa haciendo realidad mi sueño y, luego, grabando mi primer disco, ‘Primera parada’.

-¿Podríamos verte de nuevo en algún programa?

-No lo sé. Mi pensamiento no es estar en ningún concurso, porque se sufre mucho y se vive muy intenso. Es mucha responsabilidad y tendría que plantearme si pasar otra vez por eso. Son experiencias muy bonitas, porque no todo el mundo puede tener el gusto de contarlas, pero, al tener tanta presión, no se disfruta tanto y se pasa mal por el jurado…

– Con lo joven que eres, ¿crees que te has perdido el poder disfrutar de algunas cosas de tu edad?

-La verdad es que todo esto conlleva mucho esfuerzo y mucho sacrificio, pero, sinceramente, creo que no porque, aunque en la tele fuera Ángela Dionisio, la niña que paran por la calle, en mi casa he sido la de siempre. No he perdido nada de la adolescencia y, si he podido perder algo, después lo he recompensado con experiencias que no todas las personas pueden vivirlas, con lo que el balance es positivo.

-¿A qué estarías dispuesta a renunciar por hacerte un hueco en el mundo de la música?

-A casi todo, porque es lo que más me gusta en el mundo y con lo que más disfruto. Mi realidad siempre ha girado en torno a ella y lo podría dejar todo.

-La copla no es tu género, pero ¿qué relación tienes con ella?

-Le estoy muy agradecida, porque fue lo que me abrió las puertas y lo que me dio a conocer en Andalucía, pero no me considero coplera. Pensé que en el álbum nuevo podría hablar un poco más de mí y demostrar que puedo tocar otros estilos. Por eso lo he hecho pop, aunque lleva una copla porque no quiero renunciar del todo a ella.

-¿Te atreverías con el reggaetón?

-Por supuesto. Es más, quizá en un futuro no muy lejano haga algo de eso, pero aún no quiero anunciar nada (risas).

-La música para ti ha sido un refugio…

-Sí, un refugio de todo lo que he pasado de pequeña. Tengo que decir que mi vida no ha sido fácil… Tampoco quiero contar penas, pero este mundo del que me estoy rodeando también es muy duro y, si algo no me ha gustado -porque no te voy a decir que todo es un camino de rosas-, siempre me he intentado refugiar con mis temas y olvidándome de todo.

-Tu camino, además de ser una historia de éxito, ha sido de superación…

-He pasado por muchos médicos porque nací con una enfermedad rara, aunque prefiero llamarla patología ya que no me considero una enferma y no tengo ningún límite para nada. Es simplemente un problema de huesos que suena más fuerte de lo que es. Aun así, he tenido que convivir con médicos, sacrificio y un poco de rechazo. Soy luchadora pero tantos palos me han hecho madurar. Más allá, me gusta tenerlo todo bajo control y soy como un gatito, muy astuta…

-¿Lo peor de todo ha sido el rechazo?

-Sí, claro. He sufrido mucho rechazo desde pequeña porque la gente no comprende y es muy cruel. Debería mentalizarse más de que hay algunas personas diferentes, aunque después todos somos iguales. He pasado mucho y sigo pasándolo mal.

-Y en el amor, ¿tu corazón está libre o está ocupado? Porque después de tu victoria te habrán llovido pretendientes…

– (Risas). Tengo 17 años y ahora mismo sí que es verdad que hay alguien importante en mi vida. Podemos decir que está ocupado (risas).

(Visited 1.288 times, 1 visits today)

Leave a Reply