Ana Rosa Quintana: “He encontrado a la pareja de mi vida”

La presentadora, que se considera tan sevillana como madrileña, abrió las puertas de su corazón para los lectores del número de octubre “Sevilla Magazine” celebrando los trece años de su programa y los quince de “La revista de AR”

por Ricardo Castillejo

Ana Rosa todo lo hace fácil y a todo responde con amabilidad, educación y sentido del humor. La que es una de las periodistas y presentadoras más queridas de nuestro país ha querido protagonizar nuestro número de octubre apostando por el diseño de Sevilla, ciudad a la que ella considera como propia. Casada con el empresario sevillano Juan Muñoz, “la” Quintana cumplió en enero sesenta años manteniendo una vitalidad que ya quisieran para ellas muchas a las que les dobla la edad. Haciendo una excepción para “Sevilla Magazine” –ya que nunca antes había protagonizado un editorial de moda- Ana Rosa posó para nuestras cámaras en el madrileño Hotel Orfila y acompañada de su equipo más cercano. Una experiencia inolvidable de la que éste es el resultado…

ana-rosa-quintana

Ana Rosa vestida por la firma sevillana Nuribel

-Lo primero me gustaría que nos hablaras de tus vínculos con Sevilla que, antes de casarte con tu marido, ya existían, ¿verdad?
-Sí, sí. Tengo mucha familia allí, todos farmacéuticos. Los de la farmacia de San Jacinto o mi tío, que ya ha fallecido, era el boticario de Bollullos de la Mitación (donde me casé con Juan), mis hijos han sido bautizados en Santa Ana, soy hermana del Cachorro y de la Esperanza de Triana… Muchos amigos y toda la familia de mi esposo, que ya es mi familia.
-¿Lo tuyo en tu profesión ha sido un milagro o ha venido del esfuerzo y la dedicación?
-Son muchos años, mucho trabajo. Aquí no regalan nada nunca. Sí tienes que tener un poco de suerte, ser atrevida, valiente, coger los retos cuando pasan… En la vida hay que asumir riesgos. Y luego levantarte cada mañana y trabajar doce o catorce horas diarias.
-¿Eres una “estrella” de la televisión?
-No. Soy una trabajadora. Aquí las “estrellas” son fugaces. Esto no es Hollywood.
-¿Cómo es Ana Rosa Quintana como jefa?
-No sé. Eso te lo tienen que contestar los demás. Creo que no molesto nada. Tengo un cuartito “chiquitín” y ni paro allí. Soy compañera. De hecho, no dirijo el programa.
-¿Cuál es el balance de tu carrera?
-Que lo he pasado muy bien. Estoy muy agradecida a mi trayectoria. Todos los periodistas vivimos unas vidas que no nos corresponden por nuestra cuna y por nuestro estatus económico.
ana-rosa-quintana-2-¿Y vitalmente? ¿Cuál es tu mayor orgullo?
-Mi familia. Haber podido construir, con un trabajo tan estresante y absorbente, un matrimonio estable y un buen entorno familiar. Ese equilibrio es complicado.
-En enero cambió de década al cumplir sesenta… ¿Bien?
-Igual que la década anterior… No he tenido ningún impacto. Cierto que no me ha cambiado nada y entiendo que notarlo tiene relación con eso. Sigo haciendo lo mismo, voy corriendo de un sitio para otro, tengo unos niños de doce años…
-¿Los años son enemigos o aliados?
-No hay que pensarlo mucho. No son enemigos ni aliados. Simplemente, vienen. Y hay que aceptarlo y asumirlo. No creo que sea maravilloso hacerte mayor. Como tampoco creo que sea maravilloso y un valor en sí mismo la juventud. Se cura con el tiempo.
-¿Puedes hacer una vida normal? Salir al cine, comprar…
-Completamente. Voy a la compra los sábados, al parque con mis hijos y, los fines de semana, si queremos ir a un Museo o al centro, vamos en Metro. El problema es más para los cantantes o los futbolistas.
-¿Y de ama de casa ejerces?
-Sí. Cocino. Y bastante. Sobre todo los días libres, las vacaciones y las cenas. Ahora, planchar y limpiar el polvo, si la señora que viene a echarme una mano falta, se queda pendiente. Pero hacer, lo sé hacer todo (risas).
-Eres presumida…
-Sí. Yo creo que cualquiera quiere sacarse el mayor partido posible…
-¿Así enamoraste a tu marido?
-Fue él el que me enamoró a mí. Y en una Feria de Abril de Sevilla. Había ido con Rosa Villacastín a hacer “ExtraRosa” y tenía una cena en la que había quedado con Antonio Burgos. Pero vino una amiga y me insistió que me acercara a la Feria y me convenció y, en la primera caseta que paramos estaba Juan en la puerta y… hasta hoy. Ya no fui a la cena con Antonio Burgos… No te digo más (risas).
-¿Dónde está el secreto del equilibrio?
-Hay que estar enamorado. No hay otro. El día que se acaba el amor en uno de los dos, se acabó la pareja. Yo creo que hay que tener complicidad, que sean personas similares en cuanto a cultura, gustos, interés por determinadas cosas, curiosidad, sentido del humor, ironía, inteligencia… Pero sobre todo es amor. Puedes tener todo eso y que no haya sentimientos. Es difícil encontrar a la pareja de tu vida y yo estoy segura de que la he encontrado. Llevamos 17 años.
-¿Como madre eres más dura que de jefa?
-No, no. Muy “blandurra”. Me pueden porque me hacen gracia y ahí estás perdido. Intentamos que sean educados y, más que nada, felices. Si te sientes querido en la infancia eso da mucha seguridad en la vida.
-¿Cuál es el piropo que más te llega?
-Qué buena hija he sido…

*Entrevista publicada el 19 de noviembre de 2016

Reportaje gráfico: Francis Guerrero
Ayte. fotografía:Fran Medina
Producción: Jesús Bolín
Estudio fotográfico: Imago Center
Complementos:Sabina
Zapatos:Nuria Cobo
Ubicación: Hotel Orfila (Madrid)

(Visited 4.247 times, 8 visits today)

Déjanos tu opinión